Páginas

martes, 1 de febrero de 2011

De como regresar a la infancia sin que te coma la nostalgia.









¨Hoy elijo ser feliz¨, me dije cuando abrí los ojos el sábado.

Me quedo pensando en el rumbo que van tomando mis sueños y que no quiero se hagan pesadillas. Y doy vueltas pensando y pensando y pensando.
Trato de oír mi respiración pero lo único que escucho es el golpeteo incesante de mi corazón que quiere salir corriendo a buscar un lugar donde no sufra mucho, poquito nomás.

Y me quedo hecha un ovillo en mi camita. Esperando que alguien se acerque y me de un beso y me diga que no pasa nada. Y vuelvo a dormir sin saber que esto así no funciona.
Duermo todo el día evadiéndome de una realidad que no me gusta pero que debo enfrentar. Y me duermo buscando en el sueño la solución o la claridad de mis pensamientos.
Y me despierta un beso de Barry que me acaricia la cabeza diciéndome ¨Te quiero Chikis¨ y así ya sé que todo ha pasado y que la nube negra en la que me subí no iba por buen camino pero sigue ahí.

Y me levanto y me doy cuenta que la vida funciona de diferentes maneras todos los días.Y se van dando encuentros y desencuentros que forman parte de esta vida mía.

El sábado regresé a la casa donde vi la cara de mi madre por primera vez. Aquella casa de la que salí para casarme y tener una  nueva vida. Oí los ecos de mi infancia. Los llantos de la adolescencia. Escuché las lágrimas por mis muertos.

Oí a mamá llamándome a comer: ¨Ven a comer Sol porque la sopa se va a enfriar¨, me decía y yo corría moviendo las trenzas de un lado a otro a probar las delicias de mi madre.

Volví a ver a mis padres muertos. Los encontré en mis hermanos sonrientes y con los brazos abiertos. Me abrazaron y me besaron y me quisieron y me amaron y me dijeron ¨Te quiero¨  y yo sólo sonreí porque volví a la casa que me vio nacer y oí las risas de todos los que ahí vivimos.
Y sentí a mi padre en el abrazo que me dio mi hermano. Vi la sonrisa quedita en la cara de mi hermana mayor. Volví a ver a mis padres en cada gesto que heredaron a los guerreros que son sus hijos.
Y nunca como entonces me sentí orgullosa de pertenecer a los apellidos ilustres 

El sábado escogí Ser Feliz y lo sigo siendo. A veces callada y a veces melancólica porque sé que en la tristeza también se asoman las sonrisas de mis muertos.










.

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales