Páginas

jueves, 10 de junio de 2010

Someone help me, please.



Nunca en la vida he caminado tanto como estos días. Mis pies han sido masacrados por las piedras del camino, la tierra de un lugar al que nunca había ido, pavimento caliente, gente acalorada caminando como zombie. Ay ya no quiero caminar más!. Coches... coches... coches.

No exhalo ninguna queja y yo misma me sorprendo de lo bien que he tomado el paseo. Y a pesar de que las condiciones son adversas aguanto estoica la caminata, ay pero que calor!.
Piedras lastimando mis delicados pies, me han dejado dos que tres ampollas. Para apaciguar el calor me he llevado mi sombrero de Enrique Bunbury y vaya que me ha cubierto del sol quemante del medio día, ay!.
Me he llevado mi abanico y mi botella de agua casi congelada para aguantar.

He caminado tanto que creo haber dado la vuelta al mundo más rápido que Passpartout y su amo en  su viaje al rededor del mundo, ay mis piececitos!.

Sin embargo no me quejo, sólo es que me duelen mis pies porque no están acostumbrados a cargar conmigo tanto tiempo, si nada más era subirme al coche e ir cómodamente sentada sin que nada me molestara,

Ay me duelen mis piececitos!.

No creo seguir con estas caminatas. Casi todas son de tres o cuatro horas y no quejarme es más que buena señal de la disposición de tratar de estar mejor en casa.
Las caminatas por las terapias están siendo necesarias por eso no me quejo, pero ay ya me cansé!. El calor es agobiante, consumo agua por litros, o refresco según donde esté, pero ay que calor!.

Lo veo por el lado bueno, la convivencia con mi familia es grata y me estoy acostumbrando a andar con ellos más que antes.

Ir de sur a norte en un mismo día y después irnos al poniente, con el tráfico y la gente a veces es muy cansado, nadie ha emitido una queja - bueno yo pero poquito- pero de eso a lo de antes es muy bueno.

Pero ya me cansé, ya...

Seguiré así sin quejarme, sin decir más que ¨quiero agua¨ , poner buena cara y aceptar las caminatas pero ay ya me cansé!.

Ya me cansé por dios!!!.

Ay!!!.









Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales