Páginas

jueves, 3 de junio de 2010

La primera vez no me gustó.




El cuarto era más o menos grande, alrededor había sillones acomodados de manera que todos estuviésemos cómodamente sentados.
Entrando del lado derecho había una gran ventana de las que usan para ser observados, sin que los de adentro puedan ver para fuera, pero los de fuera si nos pueden ver.
Enfrente había otra ventana con persianas plegables que se movían al compás del viento, estaban cerradas.
Del lado izquierdo había otra gran ventana como la del lado derecho, para que fuésemos observados, me sentí como ratón de laboratorio o delincuente, observada por no sé cuantos afuera, es más ni siquiera sabía que alguien nos estuviera viendo pero no me gustó esa sensación.

Entrando del lado izquierdo había un ventilador que una señora se encargó de poner a funcionar dándome el aire de lleno en la cara, tuve que ponerme mis lentes porque el aire hace que mi ojito derecho me llore mucho, hay que usar las gafas y así lo hice.
Yo me senté a la entrada por si había que salir corriendo. Dejé mi bolso-mochila en mis muslos y me dediqué a observar.

Llegaron una... dos... tres, hasta contar 21 personas que se fueron acomodando en los sillones. 

Por último entró la sicóloga y pasó lista.

Nos presentó a ¨Las nuevas¨. Les dijo a las otras que quien quería darnos la bienvenida, como si entrar a un grupo de esos fuera bienvenido.
Sentía que era como en Alcóholicos Anónimos: ¨Hola, soy Flor y estoy loca¨. 

Empezó a preguntar cual era nuestro ¨problema¨ . Yo no tengo ninguno pensé viendo a las mujeres con ojos inquisidores. Ya sé que van a empezar a decir que el primer paso es reconocer que uno está enfermo pero, yo ya lo reconocí, ya lo acepté, ya lo tengo todo claro y lo acepto sin ningún problema, ¿Entonces?, nada, estoy sana y quiero irme. No me voy a suicidar, no se me va a quitar el Parkinson y soy muy feliz... no hay problema, ¿porqué estar ahí entonces?.

Empezó una señora y otra interrumpió para decir que ayer le pasó algo y quería que la escucharan porque estaba muy consternada.
Yo observo.
Veo las caras, los gestos, las actitudes, quién le habla a quien, quienes ya se conocen, en fin todo lo que se puede observar en una sesión semejante.
Había otras que sentían que sabían más que la sicóloga. Señoras que parece que disfrutan estando ahí, tal vez en su casa no las pelen pero al menos yo no quiero estar ahí haciéndome más vieja oyendo lo malo que cada quien trae dentro.
Barry dice que debo sacar algo bueno de ahí, que si quiero sólo escuche y que no hable nada si eso es lo que  quiero. Pero si lo que quiero es no ir, por dios!.

No, esto no es para mi.

No podré soportar lo que dicen las señoras, siento que sus problemas son tan... tan  ajenos que a mi me pareció que era por demás estar ahí. Ni siquiera mi enfermedad me parece lo suficientemente importante para tener que estársela contando a gente que en mi vida he visto.

Hay otras que sus problemas son fuertes pero no creo que nosotras podamos ayudarla y menos si todas la están viendo como sucedió el día de hoy. Tener todos esos ojos mirándonos fijamente, por dios.
Hubo una que nos dijo que ojalá aguantáramos porque era difícil ir a terapia. Yo me pregunto si se trata de aguantar estoy jodida, a la primera que empezó a hablar ya quería que se callara para poder irme a mi clase.

No, la primera vez con la sicóloga no me gustó.

Ella dice que no es una sicóloga apapachadora, que es una sicóloga confrontativa. Sé lo que es eso  ya lo investigué y sé cómo reaccionar, así que estaré atenta a lo que digo y como lo digo para que me den de alta ipso facto, esas sesiones no se hicieron para mi, no... no para mi.

La sicóloga me ha dicho al verme en la salida que quiere hablar detenidamente conmigo, debo estar serena, tranquila y pensaré bien lo que voy a decir.
Lo que me gusto hoy es que no llore cuando dije porqué estaba ahí, eso me gustó, las lágrimas no se están saliendo fácil y eso vislumbra una nueva Flor, esa a la que muchos han estado buscando y no han encontrado.

Seré la primera que darán de alta cuando vean que mandarme con la sicóloga fue un error. Y no es que no quiero que me ayuden, es fácil verlo, no necesito ayuda.

Lo sé.

Por primera vez después de mucho tiempo estoy tomando conciencia de lo que acarrea decir las cosas sin pensar.










16 comentarios:

  1. Pues trata de hacer todo bien y de no decir nada mal puesto, asi como quieres te dan de alta rapido, quien quite y te ayuda con algunos fantasmas que traigas por ahi.
    Dicen que lo que no te mata te fortalece,ya veras que todo es para mejorar.
    Animo!!! ya falta menos que al principio.

    ResponderEliminar
  2. querida malque:

    todo proceso conlleva un inicio(o a un infarto, jajajaja), pero tu estas atravesando por uno, tal vez sea innecesareo, ahora piensas que tu no tienes porque estar ahí, y esta bien, la primera impresion cuando es repuslsiva solo lleva a una salida: el rechazo.

    ahora bueno, no todo lo nuevo tiene que ser necesariamente malo, no se a cuantas seciones tengas que ir, solo te digo, que si son a guevo, trata de tomar solo lo positivo de ellas.

    amiga, aguevo ni los calcetines entras, pero, si puedes poner suavecitos los puies. jajajajaja.


    saludos.

    el mismisimo Ángello.

    ResponderEliminar
  3. Querida Malque:

    Algo bueno saldra de esas sesiones con la psicologa, como dice alguien que tu y yo conocemos: TU, FLOJITA Y COOPERANDO, al final de tus sesiones todo lo veras diferente, ya veras.

    Besos Brujos*

    ResponderEliminar
  4. no?

    mm.. a mi tampoco. Con público?
    uy..
    nono...

    bueno de algo sirve eso si. aunque...
    creo que al final eres valiente

    :D

    ResponderEliminar
  5. pense que las terapias eran individuales....

    yo estaria diciendo....a mi que fregados me importa la vida de los demas......peligro hay otros peores que uno y se me pega...

    saludos!!!

    ResponderEliminar
  6. Ya estas dando el primer paso, no abandones, algo positivo va a salir de todo esto, el poder contar lo que te pasa sin que salten las lagrimas ya es un logro, te felicito!Y es bueno que tomes conciencia que las cosas que uno dice afectan a los que te quieren. Besos

    ResponderEliminar
  7. querida malque jaja k chistoso es comenzar asi jaja pero mi mente cochambrosa penso k otra primeravez hablarias jaja chale jaja saludos k estes bien

    ResponderEliminar
  8. aaah, pues hechando a perder de aprende no?, malditas primeras veces... por lo general no son chidas, pues hay que tratar de que salga todo bien a la primera =/
    PD. casí todos los psicologos están locos xD no les hagas cado jajaja xD
    saludos!
    Pd. siento que comente puras incoherencias... ya no rindo igual T__T
    Paz.

    ResponderEliminar
  9. que no las sesiones son por separado?
    a mis conocidos se las hacen por separado cada quein dice solo a la psicológa lo que tienen que decir sin que nadie se entere...
    en vez de darlos de alta los trauman más y los hacen llorar para que no se vayan o que carajos,
    a caso quieren lana o trabajo o algo así...
    changos que locos
    te deseo lo mejor
    si se puede
    si se puede
    saludos!

    ResponderEliminar
  10. La Verdad, MaLquE, yo no regresaba a esa sesion.

    Pero si entendi bien no tienes opcion ¿verdad?

    Si es asi, aguanta, finge y consigue que te "den de alta"

    caray.

    ResponderEliminar
  11. Puedo solo decir besos para ti?... Aveces vasta solo con eso no?

    ResponderEliminar
  12. Y porque tienes que asistir si TU no lo quieres? quien te obliga o por que? no entiendo...

    Yo asistí hace años a una terapia porque tenia depresión, eramos solo3 personas y la verdad las otras tenian problemas mas graves y terminé sintiendome mucho mejor sin decir una palabra. Luego empecé a escribir en blogs y resultó mas benéfico que la terapia.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Terapias en grupos, ayudan o destruyen una de 2, has que se chisqueen los demas yd ate cuenta que ahy gente mas loca que uno XD

    ResponderEliminar
  14. aLevoSía: Trataré de ser lo más sensata posible, espero lograrlo, gracias.

    Saludos.

    DvD: No debo estar ahí y no estaré, lo prometo.

    Saludos.

    Ángello: Tomar las pláticas con la sicóloga es a fuerza pero ya sé como hacer para no ir.

    Ciao.

    Brujita: No creo que haya nada bueno con ella, lo puedo ver.

    Saludos.

    Jo: No.

    Si.

    Uy!

    Si, soy valiente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. P´pito: No, son grupales.

    Yo pensé lo mismo, ¿a mi qué chingdos me importa?, no puedo evitarlo pero de verdad no me importa.

    Y si sé que hay otros peores que uno.

    Besos.

    Nanita: He tomado conciencia y aprendí a pensar antes de hablar.

    saludos.

    lex: No, no era de esa primera vez que hablaría, lo siento.

    Saludos.

    Fernando: Entendí todo perfecto no te preocupes.

    gracias por pasar.

    Saludos.

    Karla: Estas son grupales.

    También pienso que son peor las sesiones grupales.

    Gracias por tus deseos.

    Saludos.

    Arañita: No creo regresar, aún estoy viendo.

    No tengo opción pero estoy buscando.

    Besos Araña.

    Pancita: Y a mi me basta con eso.

    Te quiero.

    besos.

    Diana: El neurólogo me mandó, es casi obligatorio.

    Mi blog también es mejor que las terapias.

    saludos.

    ResponderEliminar
  16. Ácido: Creo que a mi no me van a beneficiar, será mejor que la deje.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje