Páginas

sábado, 12 de junio de 2010

Días sin huella.




Sábado caluroso, he pasado la noche con los ojos abiertos al tiempo que se ha ido. Mi espalda da a la pared. No me gusta dormir así pero no encuentro acomodo en la cama que no quiere tenerme en ella. 
Las sombras de mi cuarto empiezan a perseguirme logrando darme alcance a mitad de la noche. Han agarrado mi espiritú, no dejan que se vaya. Lo tienen prisionero entre los barrotes del insomnio.

Me muevo entre la oscuridad alumbrada por una luna que se asoma a la ventana que da al patio. Los pájaros parlanchines que me despiertan en las mañanas, han quedado dormidos al suave vaivén de los árboles, arrullados con el canto de las hojas que se rozan entre si.

Me estoy moviendo en mi cama sin poder dormir, mi almohada me rechaza no quiere mi cabeza en su regazo, no ahora.

Estoy boca abajo, he vuelto a moverme sin lograr acomodo. Siento en mi espalda una mano que me aprisiona no dejándome respirar. Abro los ojos y me asusto del peso que siento sobre mi. El corazón empieza a latir ansioso por escapar de mi pecho.
No es nadie... pero lo siento... algo o alguien estaba sobre mi. El peso no me deja respirar ni moverme, me duele el miedo.

Tan sólo déjame estar un momento a solas, tan sólo ¡déjame en paz!.

Trato de no pensar, no quiero pensar cosas feas. No quiero pensar en las caras dantescas de películas de terror que se me vienen a la mente, me asustan no puedo apartarlas, se enredan en mi pelo asiéndose con mil uñas, resistiéndose a irse de mi.
Los sombreros y la chamarra apostados en el perchero hacen que los ojos me jueguen una mala pasada, veo al lado de mi cama a alguien que me estira el brazo para tocarme la cabeza. Cierro los ojos para desaparecer esa sombra vil que me asusta tanto. No quiero que me agarre, me quiere tocar el pelo y muevo la cabeza hacia adelante librándome de sus garras.

Me volteo de nueva cuenta, ahora doy la espalda a la puerta pero siempre he pensado que si me duermo así, alguien entrará a mi habitación y no podré hacer nada para defenderme.

Ángel de la Guarda,
mi dulce compañía,
no me desampares,
de noche ni de día.

Recuerdo la oración que me enseñó mi madre para espantar los miedos, quiero que el fantasma de sombrero se vaya y me deje dormir, pero sigue ahí imperturbable, como guardián celoso de mis sueños. 
Doy vueltas y vueltas, el sueño se burla de mi, no quiere entrar a mis ojos.
Como niña pequeña repaso que pude haber hecho mal para tener pesadillas y no poder dormir, pero no encuentro nada. Hoy me porté especialmente bien. Como niña pequeña me porté muy bien.

No siempre entiendo qué sucede conmigo.

Vuelvo a caer entre el sopor del sueño y el calor que abraza mis sentidos.
La espalda... otra vez... hay alguien encima de mi...
Quiero creer que es un sueño y que abriendo los ojos se quitará esa sensación de peso pero... tengo los ojos abiertos.
Me muevo rápidamente quedando boca arriba, ya no podré soportar otra vez el peso en mi espalda.
Mis ojos pasan del techo  a la sombra del sombrero y de este al payaso de cuerda que está volteado hacía mi. No aguanto más y me levanto a tomar un vaso de agua, entonces me doy cuenta.
Mis sandalias están cruzadas. No sé porqué siempre tengo la costumbre de dejarlas bien derechitas de modo que cuando baje los pies de la cama, mis pies entren directamente en ellas sin tocar el piso.
Pero estaban movidas, alguien las movió. No fuí yo porque soy muy cuidadosa en eso, tengo la manía de dejarlas derechitas so pena que pase lo que pasó... no poder dormir y tener pesadillas.

Este intervalo de tiempo que siempre he estado perdiendo...

Tengo manías que con el tiempo he ido corrigiendo pero esta es una de las que ni siquiera he intentado quitarme porque me da miedo saber que no podré dormir.
Quisiera ser libre de manías, de miedos, de estigmas, de rencores y frustraciones, algún día lo haré. Luchar contra algo que traigo arraigado de mucho tiempo ha, es difícil pero lo estoy logrando.
Olvidaré acomodar las sandalias y sabré que podré dormir tranquila como quien nada debe. Dejaré de ver fantasmas que al encender la luz se irán. No tocaré madera para que nada malo pase. Dejaré de contar los días que faltan para algo. Dejaré...

Los días pasan demasiado rápido, dejando apenas rastros de su paso por mi vida. Las noches largas son cada vez menos. Las pesadillas se han ido marchando para aparecer de vez en cuando como hoy. Los días no dejan huellas imorrables.
El peso de culpas y recuerdos van desapareciendo entre palabras alentadoras y abrazos efusivos que me dan sin empacho.
Sin embargo creo que cada día es especial porque es diferente cada uno.
Algunos no dejan rastro, otros como ayer... como hoy los recordaré y precisamente será por lo que no pasó.




18 comentarios:

  1. Debo decir que me gusta mucho como escribes.
    A mi no me gusta nada el insomnio (hay gente a l ¡a que le gusta) y sin embargo esa es la razón por la que no duermo muchas veces. No mola... no mola nada...



    Saludos

    ResponderEliminar
  2. He sentido ese miedo, que es mera aprensión, manía como dices, pero que acorrala, y sólo se vence saliendo de él. Me gusta cómo relatas este miedo. Tiene visos de cuento, y de intimidad, como las narraciones de Fernando Vallejo, colombiano, que vive en DC. UN abrazo para espantar tus miedos. Carlos

    ResponderEliminar
  3. Querida Malquecita,

    En serio, que lindo escribes! =D, quisiera tener un poquitito de insomio para escribir solo un poquitito asi, pero soy de sueño inmediato y profundo, y no es albur eh!

    Duermete niña, duermete ya, que viene el señor del costa y te comera...

    Dulces sueños Flon.

    Abrazo y beso soñador para vos.

    ResponderEliminar
  4. Querida Malque:

    El insomno es la peor pesadilla que podemos tener; sin embargo, sabemos que es un desajuste nuestro, y aunado a ese miedo que dices sentir se convierte en una noche de sufrimiento, pero, pero, pero, debes relajarte para poder tener un sueño agradable y descansar, bueno, eso es lo que me dijo el neurolog, pero en ocasiones no puedo hacerlo.

    Besos Brujos*

    ResponderEliminar
  5. caray!
    °o°

    Eso si que estuvo bueno jaja.
    No pués la verdad, me gustó, es algo que a todos nos ha pasado alguna vez, creo, y está tan explícito que siento que me pasó esta noche, como... bueno ahorita estoy perdida en mis ideas locas ja, pero bueno esta de 10

    saludos, te espero XD
    suerte

    ResponderEliminar
  6. Tranquila, que fueron tus "fieras" las que trastocaron las sandalias.
    Besitos de buenas noches

    ResponderEliminar
  7. Hay veces que la noche es más obscura de lo que acostumbra

    es inevitable que suceda pues las sombras también tienen derecho en este espacio nuestro

    haz las paces, dejalas pasar

    nada sucederá porque todos tenemos que seguir nuestro camino.

    ResponderEliminar
  8. Los insomnios resultan productivos. la memoria a veces traiciona sabes? una vez que yo me anticipo a creer que exorcize algun sitio o alguna imagen... los sonidos. algunas formas o los colores se transforman en sombras acechantes.
    pero solo es miedo... y a veces aparecen en esas noches de insomnio porque es uno de los ingredientes que tiene...


    besos

    ResponderEliminar
  9. DvD: Debo decirte muchas gracias.

    A mi tampoco me gusta pero he aprendido un poco a vivir con él.

    No mola nada je

    Saludos.

    Carlos: Gracias.

    Investigaré a Fernando Vallejo porque me parece haberlo oido pero no sé de él.

    Gracias por el abrazo que recibo gustosa.

    ResponderEliminar
  10. Rey H: Gracias querido Rey H tu siempre tan amable.
    Escribes lo del hidrógeno que es más importante que escribir sobre sueños perdidos.

    El señor del costal no come, te mete en su costalote y te roba jaja el que come es el coco, uy!.

    Gracias Rey.

    Brujita: Me relajo pero no es suficiente para espantar los sueños nocturnos, que debían de ser de otro tipo ja.

    Beso.

    ResponderEliminar
  11. Karla: Pues si.

    Una pesadilla que me ocurrió anoche je.

    Saludos. Voy

    Cassiopeia: No, no fueron ellas estoy segura.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Mau: Hay veces... hay veces.

    Si pero las sombras me asustan Mau.

    ¿Cómo?, ni siquiera sé como hacerlo.

    Espero que nada suceda, pero hay algo que me asusta.

    Besos.

    Jo: Miedo que aún no logro erradicar del todo de mi vida o deberé decir de mi alma?.

    Beso.

    ResponderEliminar
  13. Yo tambien tengo trantornos del Sueño bien cabron, sobre todo eso del insomio es un mendigo problema anes lo hacia por rebeldia a mis padres ahora no me lo puedo quitar!!!

    Para Las Pesadillas simepre tengo a Angela bajo mi Almoada, mi hermano me regaña y me dice que son @&%"&# Mias, pero creeme que ayudan mucho.

    ResponderEliminar
  14. Yo que soy miedosa profesional me vi envuelta en tu relato...

    Mie.do. totalis....

    ME gusta el insomio cuando tengo una tele prendida, un perro alerta, chucherías y una compu.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  15. Yo tambien syfro de insmnio, pero ya ni caso le hago ja ja ja, respecto a los miedos y que uno fugura ver cosas, a mi me pasaba bastante, ahora ya tampoco le hago caso, una vez me imaginaba que alguien estaba en mi cuarto y se burlaba de mi (le veia la sonrisa, pues), pero ya tampoco pasa eso, ni modo je je je, Flor gracias por tus textos, ya investigaste algo de las editoriales que te dije???.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Ácido: ¿Quién es ¨Angela¨, tu ángel de la guarda?.

    Moka: Ja no pasa nada.
    A mi no me gusta de ninguna forma, lo único que quiero es dormir.

    Saludos.

    Malhechecito: A mi se me está yendo de a poco pero no termina de irse nunca.

    Sipirili, mira: Una está totalmente en inglés y necesito traducirlo lo más fiel posible para entender bien las cláusulas y la otra está en español y le he pedido a mi hija que me ayude y me ha dicho que si pero será hasta que termine el mundial porque ahorita no hay tiempo por el exceso de trabajo.

    Igual no quito el dedo del renglón te lo aseguro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Ufs!

    Anoche fue así, mil preguntas y yo sin poder dormir. Fue horrible!!


    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Pues si es raro cuando no puedo dormir y mas cuando tengo pesadillas eso pasa cuando veo una pelicula de terror, cuando ceno mucho :S o solo cuando mi subconciente quiere hacer que amanezca con mas ojeras de las que de por si tengo :S

    Y aunque estemos acostumbrados a conocer nuestra casa o habitacion aveces pasa y solo pensar en pararnos y prender la luz da miedo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje