Páginas

martes, 30 de marzo de 2010

Sin saber que hacer.





Pocas son las veces que pregunto que hacer cuando una duda me pone en aprietos como ocurre ahora.
Muchos dirán que ni siquiera vale la pena ocuparse en esto pero a mi me preocupa porque es un ser vivo el que está en apuros.

Y es que desde el domingo apareció un perrito en la casa de al lado, se quedó en su cochera y de ahí no se movió hasta ayer que los dueños de la casa lo sacaron a base de golpes y de aventarle agua.
Es un cachorro de no sé que raza.
Pero es un perro de los que crecen mucho por  lo que se ve.
El problema es que el perrito asustado se vino a refugiar a mi cochera. Ayer los señores del agua no pudieron pasar porque el perrito les gruñía y los miraba amenazador. Yo no podía salir porque me daba miedo que fuera a morderme.

Abrí la puerta de la casa pero el perrito al verla abierta quiso meterse, así que volví a cerrarla y no pudieron surtirme de agua. 
Barry  yo le hablamos tranquilos y el perro se fue a la cochera de al lado.
Tal vez si tuviera espacio no me costaría nada tener a otro perro pero teniendo a los chihuahuas ya no se puede tener un perro más.
No puedo con un perro más en casa.

No puedo aunque hiciera un tremendo esfuerzo. Máxime que este cachorro se ve que va a crecer mucho.
Se le ven las costillas, está muy flaco. Con mucho trabajo puede tenerse en pie y le teme a todo por lo que hemos visto. Barry sin que yo viera le dió de comer algo y es que le dije que no le diera nada de comida porque si no ya no se iría y eso fue lo que pasó.
El perrito sigue fuera de mi casa y ahora no sé qué hacer. Barry ha dicho que al rato le dará más comida y le diré que le dé agua porque eso si no le dió.
A Kiku y a él les da mucha lástima el cachorro y si los dejo lo meterán a la casa, pero me pondré firme. A mi también me da mucha lástima pero no puedo meterlo, ni siquiera puedo dejarlo en la cochera es punto menos que imposible.

Si llamo a la perrera sé como se las gastan ellos en cuanto al trato a los animales y no quiero ser cómplice de la muerte de un perro porque es lo que ellos harán, los matan sin compasión.
A Milagros Caninos tampoco puedo llamar porque debido a la falta de dinero, no aceptan más perros, además no vendrían porque estamos al final del infierno, estamos muy lejos.

Y no puedo correrlo... no puedo, mi conciencia no me lo perdonaría jamás.

Así que creo que dejaré que Barry sea el que lo alimente hasta que el cachorro decida irse si es que decide hacerlo.

Detesto a la gente que sin más se deshace de sus mascotas y las echa a la calle sin ninguna compasión, de verdad que la detesto.
Al final estos pobres perros lo único que tienen es la esperanza de encontrarse a alguien bueno en su camino y los adopte pero siendo un perro grande es casi imposible que eso suceda.

Aquí no hay a quien acudir para que los ayude como en el DF, aquí solo queda la perrera y no la voy  a llamar.

Hoy no sé que hacer con ese perrito... esto puede parecer un tema trivial pero para mi que he tomado conciencia con respecto a los perros no lo es.

No sé que hacer...

No puedo quedarme con él... de verdad que no puedo y eso me tiene angustiada porque el perrito está aquí fuera de mi casa. Hoy en la mañana me ha visto con una cara de tristeza que mejor no quise seguir viéndolo y me metí.

No sé que hacer...






Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales