Páginas

domingo, 14 de junio de 2009

Once al asalto.

Era lo que literalmente hacíamos cuando todos los hijos de ... mi madre nos sentábamos a comer.





Uno ponía la mesa, otro hacía el agua de limón generalmente-era lo más barato- el otro iba por las tortillas- cuatro kilos lo menos- otra más les lavaba las manos a los más pequeños y los más ayudaban a lo que mamá ordenara.





Crecí en una familia muy grande, con diez hermanos correteando por todos lados, jalándonos los cabellos, peleándonos por la ropa que hoy nos tocaba ponernos, batallar para poder alimentarnos, supongo que era un trabajo bastante pesado para mis padres.





Y cuando mamá decía- ¡ a comer!- solo se oía el corredero de chamacos para ver quien ganaba el mejor lugar.





Los más pequeños tenían una mesa igual de pequeña, para que no les colgaran los pies y estuvieran fuera de peligro de que los mayores les soltáramos un zape por menos de- enchílame éstas gordas-





Tengo una hermana María chica que cuando le servían la sopa de fideos empezaba su letanía,


-mi sopa está fría-


-está bien contestaba alguien-


-no quiero sopa-


-te la tienes que comer-


-no me gusta-


y así hasta que nadie le hacía caso, entonces se quedaba con el plato de sopa servido aunque estuviera frío se lo tenía que comer.





Y es que mamá tenía una regla de oro, la comida era lo más valioso entonces no se podía desperdiciar nada, así que había que comerse la sopa sin chistar ,era paso obligado para el guizado y los frijoles que siempre eran negros- hasta hoy a mi no me hacen comer frijoles negros para nada- teníamos que tomar un vaso de agua hasta después de terminada la sopa, antes no.





Si en el transcurso de la comida se acababa el agua de sabor, entonces tomábamos agua simple, y cada quien sabía cuántos vasos llevaba ingeridos para que todos tomáramos la misma cantidad.





Y María chica, imperturbable ante su plato de sopa...





Se quedaba ahí hasta que todos terminábamos de comer y algunas veces hasta se quedaba dormida sobre la mesa.





Pocas veces mamá la dejaba levantarse sin haber comido la sopa, pero eran muy pocas veces, casi nunca, así que se quedaba sin comer.





En la cena era más decente el panorama,porque solo tomábamos café negro y una torta de frijoles revueltos con huevo para que alcanzáramos todos y los más pequeños tomaban leche con una pizca de chocolate, cuando no había pa´frijoles, comíamos bolillo solo.





Al terminar de cenar María grande lavaba los trastes, yo ayudaba a lavar los dientes de los pequeños y los más grandes terminaban de levantar la mesa.





Lo más divertido era cuando se iba la luz en plena cena.





Entonces empezaba mamita a contarnos historias de brujas y fantasmas y como en el lugar donde vivía había un patio enorme y muchos árboles, en la noche cuando se movían pensábamos que eran fantasmas y nadie entonces quería ir al baño solo porque mami nos decía que nos iba a salir el nahual,uy! que miedo le teníamos.





El nahual era un sujeto mitad hombre y mitad lobo que se llevaba a las muchachas casaderas,jajaja ( eso ahora me da mucha risa, más bien se iban con el novio) jajajja.





Una vez José grande se escondió debajo de la mesa sin que nos diéramos cuenta y cuando mami estaba en lo más aterrador del cuento, José grande salió de su escondite y todos gritamos y nos paramos tan rápido, que todo lo que había en la mesa salió disparado para todos lados.





Entonces papá que ya estaba dormido se levantó como de rayo a ver que pasaba y sobra decir que le dió unos cuantos cintarazos a mi hermano - merecidos por supuesto- y nos mandó a todos a dormir más que inmediatamente.





Entonces todos ya acostados nos moríamos de la risa y no había poder humano que nos callara, hasta que de nuevo papi nos amenazaba con su voz de trueno- ¡ a callar!, nos tapábamos la cabeza con las sábanas y seguíamos riéndonos hasta que el sueño nos vencía.





Ah! extraño ésos tiempos, como era divertido vivir ahí, en mi casita, con su olor a yerba, a tierra mojada, a aire limpio, a su cielo tan azul que lastimaba.





Extraño el montón de hermanos que siempre estábamos juntos a pesar de los pesares.





Hoy todo ha cambiado, solo nos vemos en fin de año y escasa vez en los cumpleaños, todos vivimos muy alejados unos de otros.





Tengo dos hermanos que viven en provincia, la última vez que los vi fué en el funeral de mamita en el 86, ha pasado tanto tiempo desde entonces.





Quiero ver de nuevo a José grande, a Rafita, a Marco, María grande, Miguel mi hermano más querido, Emilia, Adriana, María chica, Felipe y a José chico, quiero mucho a mis hermanitos, los quiero ver de nuevo,ya!











Ójala podamos vernos antes de que a todos nos llegue la mala hora.









In memoriam.


C Y D

24 comentarios:

  1. Me gusta como hablas de tus recuerdos y tu gente

    comunicas que fuiste muy feliz en ese entonces

    pero todo cambia, no mi Malquerida?, todo... y las familias de dispersan y toman rumbos y lo que parecía inquebrantable simplemente desapareció un día

    nos ha pasado a todos

    tiene su lado bueno y el malo

    pero que bueno que puedes mirar para atrás con tanto gusto.

    Besos señora hongo.

    ResponderEliminar
  2. haish no manches ke padre kuando uno es niño, lastima ke yo soy hija unika me hubiera gustado tener tambien un monton de hermanos... me enkanto tu post, te imagine korreteando y komo mis sobrinos ke son un monton peliandose por ganar un mejor lugar en la mesa, bueno mi malkerida, un saludo desde calurosas playas de acapulco cocotero, hasta pronto!!!

    ResponderEliminar
  3. se ve que tu papa era bien estricto ehhh

    ResponderEliminar
  4. Mi malquerida! vaya que se debe poner eso muy bueno en las fiestas de navidad. Yo nunca he sido muegano je.. me apea un poco decirlo pero si soy bastante despegada y a veces eso es pesima idea, sobre todo cuando la gente no esta...
    o cuando comienza a faltar

    por el lado de mi padre todos son bastante frios... bueno te haz de imaginar porque, en cambio de lado de mama son mucho muy calidos y siempre se disfrutan esas cenas comidas.. o celebraciones...

    aun cuando haya buenas viandas o pocas... como se disfrutan.

    No me llevo mas conmis hermanos , es decir que no me llevo mal pero mas bien la vida nos ha ido separando, y desde qu emurio papa pues peor.
    lo extraño.

    supongo que si mi mama muriera cosa.. que deseo en un millon de años sera peor la cosa.

    estas semanas han sido tan raras..
    horrorosas diria yo. las ausencias pesan. asi que mi malquerida adorada aprovecha aquellos que tienes, no se habra que hacer algo para verles.
    dale
    que siempre será grato dar abrazos al por mayor despues de no verse mucho tiempo.

    siempre me haces llorar.

    ResponderEliminar
  5. Malquerida: La felicidad cambia, pero siempre deja un rastro para todos los que saben buscarla. Eso decía mi abuelo, y creo que tenía razón, además de la experiencia para decirlo.

    Aquí sigo, aunque a veces no me veas asomarme. Beso, señora valiente.

    ResponderEliminar
  6. Supongo que vivías en provincia, chale pues no sé pero creo que a pesar de que está cabrón vivir así por un lado es bueno ya que te apega más a tu familia (padres, hermanos y los que vivan ahí o cerca) así que como lo mencionas hay cosas rescatables, eso de las historias supongo estaba super chido, vientos saludos!!

    ResponderEliminar
  7. Ahhh la niñez, q feliz se es siendo niño, con la ingenuidad de no saber a ciencia cierta q es lo q pasa a nuestro alrededor. Sin las preocupaciones de adulto, sin las penas de adulto...

    Pero q mucho nos marca para ser los adultos q somos!!!

    ResponderEliminar
  8. Oooh!...

    Amé este recuerdo. A medida que leí, mi hicistes recordar a mis hermanos/as también. Nosotros somos cinco, dos hombre y tres mujeres.

    Recuerdo que a mi, no me gustaba el zapallo(calabaza), creo que le dicen en tu país. Mi madre me dejaba horas ahí, sentada hasta que me lo servía...

    Qué bellos recuerdos se tiene, cuando uno es pequeño. Luego de eso, ya nada queda, sólo las historias...

    Besitos, excelente como siempre!!

    ResponderEliminar
  9. Nosotros fuimos 4 hermanos... Yo la mayor y a mi me tocaba llevarlos a la escuela, ver que comieran, que no hicieran travesuras etc...
    A los 17 me fui avivir sola y los extrañé aunque me sacaran de quicio. Ahora los visito cada semana o ellos vienen a visitarme. Al menos podemos disfrutar de poder estar juntos aunke ya no vivamos ni en la misma ciudad ni en el mismo estado.

    ResponderEliminar
  10. sip..la musika es nostalgica como el relato que te trae rekuerdos antaños.....y ke pensabas ke estaban totalmente en el pasado....extraño los dias que me alegra que lloviera en las noches mientras comia leche con galletas...

    ResponderEliminar
  11. YO tengo dos hermanos y no los aguanto... mis papás no pueden con nosotros y mi progentior se queja todo el tiempo de que no hay dinero... ¿qué diablos habría hecho yo en tu familia, mujer? No soy tolerante así que supongo que estaría en la cárcel por haber asesinado a mis nueve hermanos y a mi madre (el papá no, porque si no quién me mantiene)

    ResponderEliminar
  12. De pequeños, mi hermana mayor y yo perréabamos a cada rato... Era una zona de guerra... Al crecer, se nos fué quitando y empezamos a querernos más...

    Mi hermana la menor es más calmada... Nos quiere mucho, pero casi no lo demuestra...

    Es un amor extraño el de mis hermanas y yo... Tal vez por eso, es que somos muy extraños y raros y freaks...

    Frikis les dicen...

    Un abrazote mi querida Malquerida!!!

    ResponderEliminar
  13. imaginate en estas fechas 11 hijos!!! no ma!, aunque de que los hay... los hay.

    Y gracias por el tip, el próximo día de muertos me disfrazare de Nahual... pa llevarme algunas muchachas casaderas, je je je

    Ah, por cierto, los frijoles negros son ricos... no seas racista ¬¬ ja ja

    Espero que pronto puedas ver a tus carnales, uno se va aislando con el paso del tiempo, es como quedarte dormid@ en una cámara de llanta en el mar, cuando despiertas, te das cuenta de que te has alejado muchísimo de la orilla.

    saludos!

    ResponderEliminar
  14. Mami... estas cosas me gusta que las platiques y sólo tú tienes esa capacidad de hacerme llorar y de querer ser más como tú.

    Te amo, es sólo cuestión de que te decidas para verlos otra vez.

    Únicamente tú tienes el poder de juntarlos de nuevo.

    You know...

    ResponderEliminar
  15. querida muy querida:

    me has hecho scar una que otra lahrimita.
    me inspiras
    hablas tanbello de tu familia, de tus hermanos, de tus recuerdos de niña.

    cuando se grande quiero ser como tu!!

    cada post tuyo me sorprende más y más.

    besos

    ResponderEliminar
  16. Caray!!!!

    Me gustó, me atrajo... Lo mejor son lo que generaron, los recuerdos, auch!! Me gustó mucho....

    Me gustó.....

    ResponderEliminar
  17. Aunque con circunstancias diferentes, me identifique mucho con tu historia, yo veo a mis hermanos y a mis papás los fines de semana, ya tengo sobrinos y trato de que convivamos juntos, siempre les digo que la familia es lo mas importante y debemos aprender a defendernos entre nosotros, si no quien?
    Te deje una M dedicada en mi ultimo post.

    ResponderEliminar
  18. Malqueridaaaaaaaaaaa


    Esto es increible, me encantó, amé a cada uno de los once, amé el despelote, amé los jalones de pelo, amé los frijoles negros (aghg), amé la hora de cenar...

    Me encanta cuando hablas de esos lindos recuerdos, me ahce pensar que no has sido malquerida, si no una SUPERQUERIDA

    Sos un encanto mi Señora!

    un encanto!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Malque: No dejes pasar esta inspiración, y convócalos. Luego uno deja las cosas de lado, dizque que por falta de tiempo, y es para estas cosas que el tiempo debería de sobrar. Andaaaaaa, organiiizaaalaaa tuuuu... vas a ver que no te arrepientes. Un beso.

    ResponderEliminar
  20. me recuerdas los cuentos de mi papa... en su casa tambien eran once hermanos y los cuentos mas chistosos eran los de la hora de la comida! Nosotros somos seis hermanos, y como unos eran muy grandes y otros muy chicos nunca vivimos todos juntos, pero si nos reuniamos con frecuencia. Yo tambien los extraño... Hace por lo menos 10 años que no nos reunimos...
    Creo que pronto los llamare...
    Ay, malque! Mira que me haces remover cosas dentro!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  21. es que no has probado los frijoles negros huastecos con jacubes. esos son tan buenisimos que les agarrarias otra vez el gusto.

    no pues si esta fea la cosa, llevas desde que yo tenia un año sin ver a tus carnales.

    y en definitiva las noches de risas son lo mejor que hay en el mundo. aunque se enojen los papás o cual quier persona que este cuidando a los chamacos.

    saludos.

    ResponderEliminar
  22. Mau:Suspiro!

    Pan:Si te hubiera gustado mucho tener más hermanos, eso seguro!.

    Manto:No tienes idea de cuanto,ja!

    Queridísima:Por lo general cuando nos vemos, nos abrazamos mucho.
    Saludos y besos.

    Ivanius:Gracias, se te quiere.

    MisterM: NO,no vivía en provincia.

    Pancita:Nos marca de tal manera, que muchas veces te preguntas porque eres así y es solo cuestión de rascarle un poco en el pasado.

    Saludos.

    saqysay:Las calabazas me hacen que me enferme del estómago, de tanto que no me gustan.

    MIN:Somos pocos los que nos vemos, porque los demás viven en provincia,y es muy difícil que vengan.

    myself:Gracias

    hipokondríako:Y estar arropado escuchando la lluvia caer sobre el tejado, el olor de la tierra,mmmm!

    Betzabé:Me bloqueaste?
    no puedo ponerte comentarios.

    Anarkista:El amor de mis hermanos también es raro, nos da pena abrazarnos o darnos un beso.

    Sr.Valemadre:Es un poco difícil reunirnos por los trabajos, por eso digo que nos veremos solo en los funerales de alguno de nosotros, crudo pero así es.
    Saludos.

    Cállatetú:Mis poderes están bloqueados, por ahora.

    Besitos,te quiero un chingo y dos montones.

    aki:Muchas gracias.

    Mad:Me sonrojas, gracias.

    NTQVCAXYZ:Te extraño, ya lo sabes?
    Gracias por la M.

    Potteeeeeeeeeeeeeeeeer:Gracias, te extraño también a ti, condenado, ya verás...

    Mara:Trataré, te lo aseguro.

    pelusa:No es mi intención que te haga llorar, disculpa.

    Yayo:mmmm! nunca he probado ésos frijoles, no sé en donde los hagan.

    He estado al cuidado de chamacos,por montón y si es un suplicio, pero divertido,ja!

    ResponderEliminar
  23. en la huasteca hidalguense. estan bien riquisisisisimos.

    saludos

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje