Páginas

lunes, 6 de agosto de 2018

Esto lo escribiste tú o yo?

Si el neurólogo aprueba que estoy lista para aguantar mi realidad sin tanto amansalocos estaré libre. Entonces agarraré la escalera al cielo, tomaré una nube gorda de lluvia y me iré a volar sobre el mar. El inmenso mar al que le tengo profundo respeto. Claro que si el médico lee esto me mandará de inmediato a La Casa de la Risa, creerá que se me botó un tornillo. Creo invariablemente que no me quitará los antidepresivos porque a vista del mundo que me rodea, no estoy lista. Mi realidad es como un pastel de esos que traen el centro envinado. No me gusta el vino -pero si el tequila tampoco se crean que no- entonces para llegar al centro hay que cortarlo en rebanadas que saboreo delicadamente. Mi gusto rupestre acepta los sabores conocidos pero al llegar al centro ¿Eh? ¿Tiene vino? ¡Guácala no me gusta! ¿Entienden? Esa es mi realidad. Para que me quiten los antidepresivos necesito probar que tengo las agallas suficientes para aguantar lo que ya sabemos. 
Cuando mi psicóloga favorita me recetó los primeros antidepresivos lo hizo con mi permiso. Una linda ella. "me voy a hacer adicta" le dije. "Es una cantidad muy pequeña Flor, solo para que usted esté bien", me dijo entonces. ¿Quién es capaz de resistirse a esa sonrisa tan fina y elegante? Yo no. Dije si. Tomé la vía del camino medicado. Con él llevo desde los inicios del blog hasta ahora. 
¿Quién sinceramente cree que estoy apta para vivir la realidad? Levanten la mano. ¿Alguien? ¿Nadie? Lo mismo creo. No estoy preparada pinchesmadres. Y no es que no sea fuerte -he aguantado hasta puñaladas traperas- soy fuerte señoras y señores aguanto pero con un maldito pero, los antiepresiivos descubrieron mi sensibilidad. Es como si  aceptase verme desnuda frente a un espejo. Y no. Acepto ver mi rostro sin detenerme, de pasadita pero no para ver todos los defectos que tengo. Mi cuerpo es muy hermoso pero viéndolo desde un avión volando muy alto. No hay manera. El tiempo ha dejado huellas. Estoy muy traqueteada. Entonces no. De tal manera que seguiré como hasta hoy. Por favor no me digan que puedo con eso y más. Ver mi vida casi acabada en todos sus aspectos vulnera mis sentidos. Acobarda mi alma. Me hace ser un pájaro nalgón al que le cortaron las alas bajo su propia resignación. Así que niños les traeré nuevas noticias seguiré preocupando a mi familia y a ustedes los que me quieren obvio pero así es la vida. No nací para perder donde no hay posibilidades de ganar ¿entienden? Yo tampoco. Hasta la vista beibys.
Como dice Enrique, hoy no estoy para nadie. Au revoir por hoy. Tampoco digan que no es justo empezando en que la vida nunca será justa para nadie digo yo. Click! Voy a refugiarme en el único consuelo que no pierdo por ahora. Mis letras. Hoy me escojo solitaria para no dañar con mis sentires obsoletos a nadie.
Igual no hagan mucho caso ya saben que soy muy así quién sabe como.















22 comentarios:

  1. OK, pues no te diré nada que no quieras que te diga. ¿Un abrazote sí te puedo mandar? Pues eso.

    ResponderEliminar
  2. :D Alter no me hagas reir que debo estar seriaaaa.

    Tú diblo que quieras :D

    ResponderEliminar
  3. No te quepa la menor duda de que lo escribiste tú. No hay quien sea capaz de imitar lo que escribe doña Flor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Eres como quieres y tienes derecho a ser. Con limitaciones, pero un espíritu libre y algo salvaje. Como debe ser.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. La realidad estará siempre salpicoteada de engaños y pomelos, alguna verdad contagiosa y nubes que emborronan y refrescan... todo lo demás es demasiado importante como para poder darnos cuenta, pero usted lo conjuga a pesar de todo. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Uf! Imposible opinar sobre esa materia, yo odio los antidepresivos, creo que hacen mas daño que bien, recuerdo que me recetaron una caja y apenas tomé una pastilla que me sentó fatal, salí corriendo para el médico, bueno, era médica, le conté lo que me pasaba y me dijo que dejara de tomarlas, me iba a mandar otras diferentes, pero me negué en redondo a tomar porquerías de esas, y hasta hoy, ni me he vuelto loco del todo ni estoy irremisiblemente jodido, solo, como todo el mundo...jajajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. El mejor cobijo la escritura, porque son parte de la piel del alma. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  8. Lo mejor que puedes hacer, meterte en tu burbuja de letras, no estar para nadie que no seas tú. Es que a veces hace mejor eso que cualquier palabra por mejor intencionada que sea.
    Besazo enorme.

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que el mejor antidepresivo es la escritura y a ti se te da de máravulla. Estás más cuerda que muchos de nosotros que no tomamos esas medicinas.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  10. Hola hermosa, el día de hoy esta vetado por doña hermosa hacer alusión alguna sobre dar ánimos, así que dejare que disfrutes los antidepresivos y el casi nulo efecto que tienen en ti. Pero la preocupación si la voy a tener porque esa es mía y nada mas. Porque estoy en la lista de los que te queremos, que por si no lo sabes es larga. Besos de ida y vuelta ( por si los regresas )

    ResponderEliminar
  11. lo malo para los que te seguimos es que no podemos decirte si debes o no seguir con antidepresivos. es mejor que aquello lo decida tu especialista.

    nosotros siempre vamos a querer lo que mejor te vaya y estaremos bien siempre que tú te sientas bien.

    besos.

    ResponderEliminar
  12. La realidad es muy dura.
    Con y sin antidepresivos.
    Tienen mala fama pero han ayudado a mucha gente.
    Yo no estoy para nadie a diario... no sé si estoy loco pero es que así estoy mejor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Y si viene Enrique??
    :P

    A ver qué te dicen...de todas formas tú continuarás siendo auténtica.
    Ánimo,Malque.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. ¿Y qué problema hay en que necesites gafas para ver o antidepresivos para no sentir más que lo justo mi querida MALQUE ? aaaah!!!! creíste que ya te habías librado de mi ¿verdaaaad? jajaja pues no... aquí está tu María .. la pelma que te inunda el blog con su verborragia intentando escribirte como puede la admiración que siento por ti desde la primera vez que te leí y que ahora me cuentas que ya estabas bajo los efectos de los antidepresivos ... ¿ cómo vas a dejar de tomarlos? serías otra diferente a quien yo conozco y yo te quiero así, tan tú, tan valiente y tremenda, tan auténticamente humana y de verdad, tal cual te leo .. mi querida FLOR MARÍA la MALQUERIDA bien querida por todos. Así que ...
    Nada! no le des más vueltas ¿ qué necesidad tienes de pasar por el mono de la deshabituación de los antidepresivos para que te engulla el gorila de la angustia ... mejor ver la vida con lentes con vidrios de culo de vaso que cerrar los ojos hasta hacerse sangre de lo que duelen sin ellos mi preciosa MALQUE.


    Un beso grandísimo y mil perdones por mis ausencias, aunque no estoy, estoy...
    Siempre te lo digo, jamás me voy del todo de ningún lugar que quiero y este es uno de ellos.

    MmuaaaaaaaksS! inmeeenso que cruce el Atlántico y te llve tooodo mi cariño para que te haga de almohada esta noche y te ayude a descansar



    PD
    Mi hermana, mi sobrina y mi cuñado ( q como creo te he comentado es mexicano como tú) ahora mismo están ahí contigo en México DC - han ido a pasar este mes de vacaciones- ojalá te pudieran traer con ellos para darte un besazo en vivo y en directo ... nunca se sabe : )

    Cuídeseme mucho mi querida MALQUE...
    Hasta otro ratito bonita... ¡y tómeseme Vd las pastillas como una niña buena! lo eres ; )

    ResponderEliminar
  15. Qué bueno que existen los antidepresivos, los ansiolíticos y todo lo que ayude a vivir.

    ResponderEliminar
  16. Siempre que tú te sientas mejor con los antidepresivos y tu médico lo aconseje, hazle caso.
    Y qué bien desgranas tus sentimientos.
    Tú nunca dañas, querida Malque, al contrario, tus sentires son muy queridos para mí.

    Un beso enorme.
    Regreso, de nuevo, a mi montaña.
    Mis vecinos mejicanos aún continúan allí y solemos charlar algunos días de todo. Se irán a finales de mes y hasta el año que viene. Son buenas personas.
    Siempre te recuerdo.
    :)

    ResponderEliminar
  17. Como me gusta este blog!
    Me recordó a Cantinflas, sabe quién le digo no? Por esa forma abstracta de hablar. Uno la lee rápido, sin respirar.
    En fin, yo Mundo Aquilante, creo que usted está más que apta para vivir. Y quizá pueda dejar las pastillas y fumar flores mágicas, o nada, o seguir con los antidepre, pero usted está bien.

    Saludos desde Mundo Aquilante!

    ResponderEliminar

  18. "...agarraré la escalera al cielo, tomaré una nube gorda de lluvia y me iré a volar sobre el mar."
    Qué maravilla... ¡yo también quiero!

    Eres como eres... y punto.

    Un beso y un cálido abrazo.

    :)

    PD: Que sea lo que sea, sea lo mejor posible para ti.

    ResponderEliminar
  19. Cierto, la puta vida se encarga de restregarnos nuestros errores en los morros.
    Bueno, te lo escribo acá, porque leí tu preciosa entrada en el Feedly y aquí dicen que no existe, y ya que vine, pues eso... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar

Advertencia:
Este blog es administrado por una bruja psicótica que habla con los dedos mientras lanza maldiciones en idioma abstracto.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales