Páginas

sábado, 1 de julio de 2017

¿Qué día fue?

  1. Nos casamos un día de julio. Él porque sí. Yo ¿Por qué no? Fue un día de julio. Un viernes. Los padres serios. Los novios serios (no era para menos). Los invitados serios. ¡Cuanta seriedad! Como en los pueblos todos nos fuimos caminando al registro civil (¿Se escribe con mayúsculas? Npi). Regresamos igual pero casados. El juez nos leyó la epístola de Melchor Ocampo. Si si si, esa que dice básicamente que el hombre fuerte y viril debe proteger al débil o sea su mujer. Esta debe ser tierna, compasiva y OBEDIENTE (Permítanme morir tres veces de la risa. ¿Yo obediente? Habrase visto tal desatino. Barry y yo debimos haber estado sordos, no encuentro otra explicación a nuestra seriedad de entonces. Ya me imagino al buen Barry con su látigo de amo azotando mi espalda de esclava mientras yo beso el suelo que pisa. Si amo... Usted manda, yo obedezco. (Permiso, voy a morir de nuevo de risa). Oigan, ahora que recuerdo. Nadie estuvo feliz en la vida si no ¿Por qué nadie está sonriendo en las fotos? Después de todo eso llegamos a casita paterna. No pregunten qué pasó porque ni me acuerdo. Lo que si recuerdo es que mi hermana mayor puso un mantel blanco donde novios e invitados estampamos nuestra firma. Tiempo después mi hermana las bordó (Ya saben ustedes, las hermanas mayores de antes hacían maravillas de la nada) y me lo obsequio. Mucho tiempo guardé el mantelito hasta que un día dije: Chingue su madre lo voy a usar para qué lo quiero guardado. El tiempo y mi uso desmedido de cloro (Si fuera psicóloga habría encontrado en él la razón de mis demonios). Decía que el uso y el cloro hicieron que el mantelito se fuera desgarrando algo así como al amor eterno le sucede. ¿Dónde quedó ese trapito? Sepa la bola. El olvido terminó con él. La cosa es que leí en twitter las estupideces esas de los nosécómonombrarlos marcando tendencia cos sus "Bienvenido julio", "Sorpréndeme julio" y toda esa sarta de tonterías que me niego a creer sean optimistas los que lo escriben. Yo creo han de ser pendejos. No encuentro otra explicación a semejante barrabasada. Se me acaba de ocurrir algo para poner en aprietos a Barry. Le voy a preguntar: Cariño mío ¿Sabes qué fecha es hoy? Obvio me va a decir que no. Si yo no sé el día que vivo él menos. Los hados de la desmemoria nos han tomado bajo su protección. Barry no va a saber qué día es hoy, entonces le voy a preguntar: Sol de mi vida ¿Qué día nos casamos por el civil? No lo va a saber porque como la mayoría de los hombres olvidan las fechas importantes. Eso haré en cuanto se despierte. Mientras tanto voy a leer de nuevo la epístola esa caduca para reirme todo lo que no el día de mi boda. Si acaso dejo que la duda me carcoma, iré al baúl semivacío de los papeles importantes. Buscaré hasta el fondo el acta de matrimonio y veré la fecha impresa. Si, eso haré. Después de una larga vida juntos sabré ¡Por fin! Qué día empezamos a vivir una vida que muchos decían no duraría por mi carácter altanero y caprichoso pero mírenme aquí sigo con el alma en los labios amando al hombre que ha sido el amor de mi vida pero ¡Malditos peros! nunca lo ha creído. Así es esto. Ni siquiera a Enrique amé tanto. Mi vida es un verdadero culebrón de los buenos no de los de ahora. Absurdos y ñoños. Y ya, se acabo por hoy. Al rato corrijo errores y hago sus debidas pausas. Me ha entrado la ueprgente necesidad de saber qué día me casé. (ni estas).

24 comentarios:

  1. Hola Malque, tu vida es un pozo de sorpresas, tal como la cuentas que importa una fecha, si ninguno de los dos la recuerda es por qué la fecha no importa, sólo el cariño. (Qué bien me ha quedado).
    No hace falta que pases, yo vengo aquí por qué me gusta lo que pones :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Si Él te hubiera creído que lo quieres, no estaría contigo. A nadie nos gusta la certidumbre, nos quedamos con el reto. Más domina el corazón que el latigo, lo supo hacer, allí estás, enamorada y feliz a su lado. Eso es algo muy digno de celebrarse.
    Felicidades a los dos!!
    Un abrazo, Bien querida.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Creo que ese ta Melchor Ocampo no estaba pensando en ti cuando escribió semejantes cosas.
    A ver si va a sorprenderte tu santo esposo recordando el día y regalándole un anillo de diamantes.
    Besos, Flor.

    ResponderEliminar
  5. Ay, Malque, a parte de que lo escribes con ese 'salero' tan de Malque, que me hace reír, es ¡preciosoooooo!, muchas felicidades para ti y para Barry.

    Que sigáis disfrutando de ese amor.

    Un beso de tu RosaRosita, con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  6. Hola hermosa. No recuerdo todo lo que me dijeron en el registro civil, quizá los nervios. La fecha si, 14 de febrero. Curaduría. Te haz de ver guapísima de novia. Besos

    ResponderEliminar
  7. Jajaja disfruto cada palabra que escribes, me imagino en cada situación que tienes, y las peleas con tu Harry, pero al final del día terminan durmiendo abrazados con aquella cosa extraña llamado amor...

    ResponderEliminar
  8. no estoy casado así que escribiré sobre una fecha que no trato de recordar, ni me importa, pero que anualmente dos hermanas me la tienen siempre presente: la fecha de la muerte de mis padres.
    yo recuerdo muy bien la fecha de nacimiento de ambos (10 y 16 de julio) pero no entiendo el porqué hay gente que tienen muy presente el día que partieron.
    la única explicación plausible es que aprovechan esas fechas para reunirse en la casa y ponerse a rezarles con sus fotos y velas de por medio.
    yo los recuerdo todo el tiempo sin necesidad de "fechas especiales" y menos la fecha en que murieron.

    besos.

    ResponderEliminar
  9. El también se olvidaba, también fue en julio , de lo demás recuerdo o no, o tal vez o no sé


    un abrazo y un brindis por las fechas que se olvidan o no

    ResponderEliminar
  10. Las fechas en realidad no son tan relevantes. Lo que importa es que sigas feliz con la decisión.
    Eso sí, lo de que te pidan sumisión no te pega nada. Se ve que el juez no te conocía.

    Besotes y ríete a gusto ahora que puedes.

    ResponderEliminar

  11. Cuando el amor es de verdad, se ama sin hora ni fecha en el calendario.

    "...aquí sigo con el alma en los labios..."
    Nunca mejor dicho.

    Un beso y un cálido abrazo!

    :)

    ResponderEliminar
  12. Eres muy suertuda si te casaste con el amor de tu vida y aún sigues con él. No acordarse de la fecha exacta es lo de menos.
    Me ha gustado ese mantel con las firmas bordadas, lástima que se te rompiera.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. San Barry de la Paciencia Hermosa.

    Jajajjaaja

    Felicidades para los dos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Felicidades a ambos, y no olvides que aún puedes aprender a ser obediente y darle así realmente un buen susto a Barry.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Yo también en julio.
    Felicidades Malque.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. En primer lugar, la mujer le debe obediencia y sumisión al hombre, no lo dijo yo sino la Biblia y no puedes quitar ni añadir palabras a la de Dios.

    En segundo lugar, puede que los hombres olvidemos fechas pero no los acontecimientos importantes, lo importante no es el matrimonio sino la duración del mismo y eso Barry lo tiene presente todos los días.

    Finalmente, avísanos de la fecha para desearte un ¡Feliz Aniversario!.

    ResponderEliminar
  17. Deseo fervientemente que las próximas generaciones (porque la mía fracasó en su intento, lo sé), deban buscar en una enciclopedia bien grande, gorda y olvidada, el significado de "casamiento" en su acepción, "por iglesia". Eso sí sería un verdadero cambio cultural.
    La mujer nace igual que el hombre, ni obediente, ni sumisa. Rebeldes por igual.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  18. ¡Malquerida! Hace rato no tenía la suerte de pasar a leerte con calma. Lo importante es que ni tú ni Barry se tomaron en serio eso que decía la epístola, ¿cuántas personas sí lo tomarían en serio?, eso dá escalofríos. Un afectuoso abrazo!!

    ResponderEliminar
  19. Hace tanto que me casé que ya se me ha olvidado. Un beso grande y buena semana

    ResponderEliminar
  20. Después de una vida amontonando recuerdos se te olvida lo más importante: abrir puertas y ventanas. Después de tanto amor sepultado, no hay altar ante el que arrepentirse ni Enrique que te absuelva. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  21. Que va, yo ni me acuerdo del dia, mes, ni el año, tampoco las referidas al descasamiento, en fin, que mas da, a lo mejor lo que deberíamos hacer es casarnos de nuevo para que las fechas estén mas recientes y las recordemos, pero...¿Lo hacemos con la misma persona, o cambiamos? Eso ya, como que va a ser mucho peo...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  22. Lo importante es que a pesar de todas las cosas decidisteis iniciar una vida juntos y hasta este momento así sigue. felicidades!!
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Sea el día que sea...felicidades,ya ves que los presagios se equivocaban y seguís juntos...
    ; )

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje