Páginas

lunes, 1 de mayo de 2017

Del olvido ni me acuerdo

Pregunta usted dónde quedó la mujer inteligente que conoció. No está escondida como piensa debajo de estas ruinas que ve. Más bien le digo que se murió. ¿A poco no le avisaron? Si. Morí el día que dejé mi voluntad y mi cuerpo en manos de quien creí podría salvarme. Su mundo de olvidos no es muy diferente al mío. Lo que lo hace diferente es la libertad que lo mueve. Puede ir a donde quiera. Lo único malo es que tiene por obligación volver. Unas por otras. Nadie se es completamente libre. 

Yo ¿Sabe? Soy prisionera en esta casa que tanto amé. Tuve -la vida me las dio- dos opciones para elegir. De las dos me quedo con la tercera. Ofrece cierta seguridad aunque debo decir que trae consigo cierto vivir sobre una cuerda floja. Si me muevo un poco mis huesos caen directito a la chingada como la última vez que no pude platicarle porque el tiempo se acabó. Confusión sin nombres.

Para elegir esta opción dejé a un ladito del camino -por si un día mis huellas me vean volver a recoger los destierros- mi dignidad estorbosa, los paseos, las citas médicas que me mantenían más o menos funcional. Las visitas sabatinas a La casa de los aviones. Los regresos cantando en familia. Abandoné un poco mi cuerpo, mi hermoso pelo, mi vestir ansioso. Los desayunos programados, la libertad de decidir a dónde ir se murió en mis pies. Eso no me servía, tenía que dejarlo si quería seguir. Y bueno pos aquí estoy. Dando bastonazos a la vida. Dicen que a todo se acostumbra uno menos a no comer y mire usté yo podré con todo menos con la maldita hambre que siempre me da. ¿Se acuerda que le dije que cuando mi madre murió yo quería comer pero había que abstenerse porque nadie pensaba en eso? Pues eso, soy como las gordas criticadas en el mundanal mundo. Comen sus ansias vertidas en pan porque la ceguera sentimental no les permite ver más allá de su puta nariz. . Así mismito yo.

Las opciones fueron dadas. Elegí la mejor. Caminar de su mano con los ojos cerrados al amparo de sus olvidos. Eso si ¿Eh? Mi tiranía no la dejo. Me quité la corona peto no olvido lo que fui.. Elegí vivir. Por cierto recordaba hace rato -esto no tiene que ver con nada- hoy es el último día para entrar al concurso de cuento. Gracias a dios elegí no participar. Me habría dado mucha pena perder. Digo, está bien que me pasé al bando de los perdedores por elección pero al menos quiero conservar la capacidad para elegir mis derrotas.
Ahí tiene usted la respuesta donde corroboro lo que le dije, la mujer inteligente que usted conoció se murió.

¡Salú!
(Hoy no hay besos, aí apúntemelos pa' la otra).
















28 comentarios:

  1. Es peor superar una victoria que una derrota. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  2. Genio y figura.
    Míos sí que hay, así que debajo te los dejo por si quieres cogerlos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre son bienvenidos. Hoy escatimo besos porque se me devaluaron mi Chema.

      Un abrazo mejor

      Eliminar
  3. Te dejo muchos besos, porque podrá faltar de todo, pero no muestras de cariño.

    ResponderEliminar
  4. La capacidad de elegir, nunca se pude perder, por más bastonazos que debamos dar a la vida.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  5. Ninguna decisión es fácil de tomar y a veces solemos coger la que ni tan siquiera teníamos prevista, pero es lo que hay y hay que seguir adelante con ello.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. A mí me pareces magnífica.
    Cada vez más.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. de los olvidos se aprende solo a eternizar los buenos recuerdos, Malque querida!!!



    Besos

    ResponderEliminar
  8. Elegistes vivir. Ahí es ná.

    Yo te dejo dos besos, porque me apetece mucho.

    ResponderEliminar
  9. Eres una luchadora y lo serás siempre.
    Besos 🌸 💐 🌼 🌷

    ResponderEliminar
  10. Elegiste lo que creíste mejor.

    Y te dejo muchos besos.
    :)

    ResponderEliminar
  11. Seguro que hubieras ganado... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  12. hay días y días; lo que hoy creemos que es lo correcto mañana ya no nos parece que lo sea. todo depende del ánimo con que nos levantamos.

    besos.

    ResponderEliminar
  13. Pues es fantástico tal como lo pusiste. Olvídate de concursos...
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Dando bastonazos a la vida,sí...esa sensación...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. La vida es una constante elección de opciones. Y sí, a veces elegimos perder, no hay nada deshonroso en ello. Aunque sé que en otros muchos aspectos elegiste ganar.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Comer es importante Malque .
    No estás muerta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. No lo digo por lo del apetito ( que es muy importante) sino por tu sentir.

    ResponderEliminar

  18. A veces los bastonazos son muy duros...
    Tanto como nuestras cabezas y nuestros corazones...

    Un beso y un cálido abrazo unilaterales.

    ResponderEliminar
  19. Como dice Verónica,eres luchadora,abrazo apretado.

    ResponderEliminar
  20. En una mujer habitan varias mujeres, mientras unas mueren, otras nuevas nacen.

    ResponderEliminar
  21. Un concurso menos en el que se participa, un dolor menos de cabeza. Hiciste muy bien ahí. Yo cuando paso por problemas de baja autoestima literaria, me meto a concursos jaja

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
  22. Florecita Rockera:

    Uno se puede alejar pero nunca irse.

    Ando en México.

    Sigo ensayando Bendecida, tu dices cuando.

    Me da mucho gusto leerte.

    Te mando miles de abrazos.

    (Ya dile a Kiku que me de el SI jajajaja)

    Con muchisimo cariño:

    Brandon R.

    Ex-Maestro Karnicero

    ResponderEliminar
  23. Sólo una sabe lo que es mejor pa una misma, sus circunstancias y su yo.
    Y hasta cuándo y dónde puede llegar.
    Lo demás, ni modo. Si no fue, pues que no sea.
    Yo dejo beso, rebelde... ;)

    ResponderEliminar
  24. Tal vez esa mujer inteligente murio, pero dejo emerger (no digo nacer, por que nacio con la inteligente) a la mujer cinica, la mujer que siente, la que vive, dejo paso a la malquerida. Con el tiempo ella tambien tendra que hacerse a un lado cuando una nueva mujer surja intelugente, cinica o feliz... Quien sabe.

    ResponderEliminar

Aí usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo. Sucede que en este su blog -que es mio pero por educación se lo ofrezco- el pp se apodera de la poca lucidez y tiempo que poseo.

Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje