Páginas

jueves, 25 de mayo de 2017

La inquietante frugalidad del ser

Y que se me olvida que tenía que comprar una medicina que me recetó el neurólogo en marzo pasado.
Y que recuerdo que por estos días toca revisión.
Y que encuentro la receta
y que me acuerdo que no la compré
y que me pongo a investigar cuánto cuesta y los efectos secundarios en mi cuerpo.
Y que veo que es un antidepresivo.
Y que recuerdo que la señorita médica también me recetó un nuevo medicamento.
Y que me pongo a investigar 
y que me doy cuenta que es un antidepresivo muy fuerte.
Dos médicos diferentes mandan antidepresivos.
O estoy muy mal muchachos
y
no me he dado cuenta o de plano necesito una habitación permanente en La casa de la risa.
A lo mejor soy un orate actuando normal evitando ser encerrada en un cuarto acolchado.
Quizás mi chip necesita ser  cambiado por uno de nueva generación.

No estoy deprimida, no estoy ansiosa, no tengo pensamientos suicidas. No tengo ansiedad. Me como las uñas cuando veo a la señorita médica porque no sé qué hacer con las manos en la consulta. 
¿Lloro? Cualquier perro llora no es novedad. ¿Me siento una chancla vieja? Obvio soy el treinta por ciento de lo que fui.

Rechazo tomar los antidepresivos. Mi familia preocupada lo acepta. Es mi decisión. Es mi vida.
¿Qué tal si nomás tengo un cable suelto?
¿Y qué tal si se arregla todo con una simple trepanación?

Si si si muy bien bla bla bla pero ¿Qué les voy a decir cuando me pregunten cómo me siento con el arsenal de pastillas que sumados a los somníferos hacen que la vida se vea más fácil? 

Npi

Voy a rebelarme.
Mandaré todo cerquita del carajo. 
¿Y si los médicos se confabulan con mi familia? ¿Y si empiezo a ver conspiraciones como antes a mi alrededor? ¿Y si renace mis ganas de borrarme de este mundo?

Renuncié a las pastillitas coloridas. Acepté los golpes bajos sin chistar Lalaralará.. Estoy resignada a ser un robot tipi tipi tom tipi tom. 
Tengo que encontrar una excusa lo bastante fuerte para convencer al neuroloco de mi no tomar el antidepresivo.

Haré lo mismito que la compu, entraré en estado catatónico en el momento oportuno.

Ay dios si existes échame una manita
ya ves que a pesar de todo
nunca te olvido.
Amén
o algo así.
Bye.











28 comentarios:

  1. debido a la enfermedad que padeces los médicos te recetan antidepresivos para contrarrestar una súbita aparición de alguna depresión en algún momento inesperado.

    imagínate que te sientas mal emocionalmente y no tengas ninguna pastilla para salir del apuro.

    es mejor que tengas las pastillas a no tenerlas justo cuando más las necesites.

    besos.

    ResponderEliminar
  2. La última vez que me deprimí tomé pastillas para dormir. No para morirme sino. Nomás para dormir. Me gustarní morir dormida, sin que me diera cuenta. No por propia"mano sino por quue ya era hora. Serena pa' que digan mira tú qque bonita se ve. Como cuando me casé, cuando me vio mi tía dijo: que bonita te ves pareces una virgencita.

    Te quiero. DRACO manque me hagas llorar porque escriba lo que escriba siempre vienes. Eres a toda madre.. Cllick

    ResponderEliminar
  3. Cuéntale a tu doctor que tienes un blog y escribes regularmente en él y verás que nunca más te vuelve a recetar antidepresivos.

    ResponderEliminar
  4. Yo también creo que es tu decisión,es tu vida.
    Hazte la sueca y a lo tuyo.
    ; )

    Un beso.
    Click!

    ResponderEliminar
  5. Pues de cabeza sigues de puta madre. O como se diga.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Creo que muchas veces recetan antidepresivos para tranquilizar su conciencia.
    A mí me parece bien lo que decidas.
    Ha llegado un punto en que la gente no soporta ver a otros llorar, o que estén tristes... prefieren drogarlos y así ya no lloran.
    A ver... a veces son necesarios los antidepresivos o los ansiolíticos pero creo que se está haciendo un uso excesivo...

    Si puedes pasar sin tomarlos muchísimo mejor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. No escribo, solo entre para reírme como loco de lo tu razonamiento lógico, tu sigue tu instinto , todo lo que te pasa es normal, a tu estado, o es que. Quieren que seas la alegría del huerto? Jajajaja, que no, un beso

    ResponderEliminar
  8. Como no soy médico, no me aventuraré a aconsejarte nada, por si luego, luego... Ellos saben de lo tuyo ya que te siguen hace tiempo, consúltaselo y háblales de que aligeren la medicación porque no la necesitas.
    Lo que no pienso sería aconsejable es quitártelo todo tú solita de cuajo. No por nada, que fuerte eres, sino porque no son gominolas y son años tomándolas... y ojito con el mono después.
    Es mi humilde opinión. Y eso es todo.
    Eso sí, decidas lo que decidas, cuídateme mucho, que eres alguien muy valioso para mí.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Eres tú la que sabe qué es lo que necesita y cuando.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Por lo que leo, eres fuerte. Sobre todo BIENQUERIDA.
    Ya verás que cuando cierres la sombrilla, habrá dejado de llover y el sol brillará para tí.

    Saluditos y saludotes,

    ResponderEliminar
  11. Yo tb ando en busca de la casa de la risa ... ya ves no somos tan distintas

    un besito y gracias ...

    ...

    te quiero mi adorable Malque

    ResponderEliminar
  12. Está de última moda recetar antidepresivos y toda una batería de medicamentos.
    Hace mucho que estoy con depresión y los médicos que me atendieron en seguida recetaron los antidepresivos. Me negué rotundamente y me quedo con mi depre, que manejo como puedo.
    Lo que sí es desaconsejable es que si los tuviste tomando por un tiempo los cortes de golpe. Hay que reducirlos de a poco.
    Un gran abrazote.

    ResponderEliminar
  13. LO único que siento que no te pone mal, es escribir. No sólo te sacas cosas que necesitas drenar, quizás te alivian, y alternadamente, para nosotros tus lectores es una gratificación lerte, porque en medio de tus penurias, sabes ironizar, hacer buen humor y reír. UN beso. carlos

    ResponderEliminar
  14. A mi los antidepresivos me sientan fatal de la muerte, te doy toda la razón de no tomarlos, una vez me recetaron unos, tomé una sola pastilla y me sentí fatal, volví al medico y le comuniqué que no seguiría tomando esa mierda, y se lo decía para que lo supiera, al tiempo que le di las pastillas para que se las diera a alguien que le sentaran bien, el caso es que me dió la razón de que eran una mierda, y hasta ahora, felizmente cumpliendo años...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  15. De lo que hagas ni entro, no soy nadie para aconsejarte, ni creo que lo pidas, pero si puedes hablarlo con los neurolocos mejor, al menos que ellos lo sepan, luego, tú misma. Ya sé que sirve de poco lo que te digo, pero si te pido algo, no dejes de escribir todo lo que piensas y sientes.
    Yo no soy de médicos y ahorita ando de lleno en ellos, buscan algo porque no funciono demasiado bien en este momento, y les he dado un voto de confianza, ya cuando me digan lo que tengo que hacer, veremos.
    Un abrazo grande.
    Muy grande.

    ResponderEliminar

  16. Cuéntales a esos médicos lo que aquí has escrito, pero al final es tu salud y tu vida y tú eres la que tiene que decidir.

    Eso sí, es cierto que es un tipo de medicación fuerte y de una posología que se sale de lo habitual, no son aspirinas.
    Y a la hora de empezar a tomar esa medicación o de dejarla no se puede/debe hacer de cualquier manera, ni de golpe o cuajo.

    Decidas lo que decidas, que sea lo mejor para ti.

    Un beso y un cálido achuchón!

    ResponderEliminar
  17. No sé qué decirte preciosa. La medicación como todo debe ser consensuada entre médico y paciente ... decidas lo que decidas, lo que no debes dudar es en comentárselo a tus médicos, ellos deben estar enterados de lo que tomas y d lo que no para observar tu evolución y actuar en consecuencia, pero con esto no te descubro nada que tu no sepas mi querida MALQUE. Por otro lado si los antidepresivos te los recetó en Marzo pasado y estamos a finales de Mayo está claro que no estabas colgada de ellos porque a estas alturas ya estaría arrastrada por el suelo .. así que eso tb es una buena noticia para comentérsela a tu médico ... si durante dos meses no los has necesitado a lo mejor es que efectivamente puedes pasar sin ellos, lo cual es fantástico!!!! el mejor medicamento por bueno que sea, mejor que se quede en la caja; )

    Siempre me has parecido una mujer increíblemente fuerte, fortísima.. con tooodo lo que llevas encima ahí, agarrada a tu timón por más temblores que te den, por más que arrecie el viento sobre tu velamen en pie, plantada y bonita como tú eres, no, no más....

    ¡¡¡ ES PEC TA CU LAR !!!

    - y me da igual si no te lo crees, desde aquí se te ve así -

    Un beso inmenso como lo es mi admiración por ti!!!!!

    MMmuuuaaaaaaaaaaaaakkkkssS!!!!!


    Que tu finde sea a juego contigo mi querida MALQUE!!!

    ResponderEliminar
  18. Solo tú puedes saber lo que te sienta mejor. Los alópatas recetan y exigen cada cosa que ellos no se tomarían si estuvieran en el lugar del paciente. En fin...
    Besos Flor de María.

    ResponderEliminar
  19. ¡No los tomes, está claro que no los necesitas! Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  20. Con o sin antidepresivos, tú cabeza sigue igual de genial.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  21. Con o sin antidepresivos, tú cabeza sigue igual de genial.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  22. Mejor que lo consultes con el médico, si ves que te sientan mal, él o ella sabrán aconsejarte. Los antidepresivos, según me han dicho, no pueden dejar de tomarse de golpe, se reducen gradualmente.

    Un beso grandísimo, querida Malque.

    ResponderEliminar
  23. ¿Y si cambias de médico?
    Digo, algunas veces trabajan de manera rutinaria recetando siempre lo mismo sin fijarse en verdad qué es lo que necesita cada persona que les visita.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  24. Tú no necesitas antidepresivos: tú necesitas mimos. O sea, cariño, comprension, apoyo. Los doctores recetan antidepresivos porque es una droga legal "cercana" a un mimo.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
  25. https://www.youtube.com/watch?v=Zo6x9bO9glo

    Imposible no acordarme de ti

    un beso y un tequila a tu salú

    ResponderEliminar
  26. Haz según sientas... sigue el primer pálpito de tu pensamiento... suele coincidir con el primer pálpito del corazón... y cada día dale a tu corazón toda la confianza que atesores... él nunca te traicionará...

    Abrazo

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje