Páginas

viernes, 2 de octubre de 2015

El Señor H2O

Alguien tocó a mi puerta

-Toc toc toc

-Soy el Señor H2O- abra por favor- me dijo amablemente una voz tras de mi puerta.
-No gracias señor, hoy no- respondí sin asomarme. Sabía quién era por eso no salí.
-Toc toc toc-
-por favor abra -contestó ansioso
-¡Achis! por qué tanta insistencia.

Ante el apremio del tipo abrí la puerta
-¿Cuánto está dando de recompensa por su perro?
-¿Eh? 
-Por el perro, ¿de cuánto es la recompensa?
-No lo sé, mi esposo maneja eso ¿por qué?
-Yo sé quién lo tiene.

Así empezó el retorno de Babo a la casa.

Cuando me dijo dónde se encontraba -relativamente cerca- le pedí esperara que llegara Barry para ir con él. Hice algunas llamadas, contacté a medio mundo para que me monitorearan y esperé la llegada del hombre de mi vida.
Transcurrido un tiempo, nos fuimos en busca de la felicidad eterna -bueno no, estoy exagerando pero sí- tomé el iPad por si las moscas no nos lo quisieran entregar y salimos disparados 

Cuando llegamos lo vi echado bajo un plástico, se le asomaba nomás su colita. Había caído una tormenta la noche anterior. Si el perro durmió afuera no quisiera saber lo que sufrió. Morí poquito (y tú ni te enteras).

-¡Babo!- ¡Babito!- grité

Entonces de debajo del plástico salió mi perro, saltando de gusto comenzó a chillar. Yo lloraba de puritita emoción urgiendo a Barry para que tocara la puerta 

La dueña de la casa al oír la alharaca salió, se nos quedó viendo sorprendida, entonces Barry le dijo:
-Es el perrito de mi esposa, se le extravió- decía mientras señalaba mi cara llorosa. 
-Él la cuida, está enferma y es su compañía.

-¡Babo!- ¡Babito!- grité

En el clímax del culebrón que se armó, yo lloraba a moco tendido pidiendo desesperada a la bendita señora que abriera ya por favor. 
La mujer quitó el cerrojo haciéndose a un lado, Babo saltó hacía mi y se puso a lamerme la cara. Barry con los ojos llorosos -¿quién dice que los hombres no lloran?- me sostenía para no caerme. El Señor H2O desesperado  porque tenía que seguir trabajando no dejaba de mirar el reloj. Como pude abracé a mi perrito, le di muchos besos y dije: -¡Si es!-

De todo lo que pasó después no tengo conciencia. Recuerdo entre brumas a Barry entregando la recompensa mientras Babo era olfateado groseramente por Tiki quién al reconocerlo se fue directo a su cama  a seguir durmiendo.

Por la noche bañado y comido volvía a roncar perdido en la comodidad de su cama. Sus lloros en las noche (la mujer nos dijo que Babito chillaba mucho en las noches) habían quedado atrás, estaba otra vez en casa.

De lo que pasó durante su ausencia lo escribiré en las próximas semanas. 
¡¡¡No cierto!!! ¡¡¡No se crean!!! prometo no hablar de mi perro hasta que yo duerma ocho horas seguidas. 

A la mañana siguiente todo volvió a la normalidad; Babo ladrando al aire, SabinaCuca y MiltónSilvio pidiendo desayuno, Natalia cantando, Barry tomando café, Benito Tiki dormido, el teléfono sonando. Si no 

En la cocina yo volvía a ser muy feliz, la vida en compás de espera.
Si no hubiera sido por el Señor H2O...
















24 comentarios:

  1. bueno, nadie se acuerde ya de la ausencia de Babo y el rastro de pena que impuso: lo realmente importante es celebrar su regreso. Y ensanchar nuestro corazón por este como pasaje bíblico del niño perdido y hallado en el templo!!!!
    albricias, albricias, albricias, Malque.
    "dadme albricias //hijos d'Eva// di de que dártelas //han...//O hi de Dios y qué nuevas//...."

    besicos

    ResponderEliminar
  2. Algo tiene el H2O cuando la bendicen.
    Muchas felicidades, de nuevo.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Por fortuna la tristeza ha pasado y ya sólo será recuerdo.
    Disfruta mucho del peludo!

    Pd. El placer es mío y gracias por pasarte.

    ResponderEliminar
  4. Te reitero mi alegría por tan afortunado rescate. Cuiden mucho, Mana. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Te reitero mi alegría por tan afortunado rescate. Cuiden mucho, Mana. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Siempre quedan buenas personas en el mundo y en este caso a ti te devolvieron a tu querido Babo. Me alegro que todo va a la normalidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me he emocionado leyendo vuestro reencuentro...
    Jo.

    Ufffffffff

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Qué bonito, me imagino qué alegría tuviste. Qué rico Babo lamiéndote, me imagino sus ojos, y tu Babo, Babito, ese cariño inmenso ... (como yo le llamo a Lola muchas veces, Lola, Lolina ...).

    Qué bonito todo, Malque, y cuánto me alegro.

    Un beso, con mucho cariño.

    ResponderEliminar
  9. Snif...hip...
    Qué final tan emocionante y feliz.
    Me alegro mucho.
    Hip...

    Bes-hip...

    ResponderEliminar

  10. Me alegro tanto por vos, por 'Babo', por vuestra familia...

    Un beso y un cáilido abrazo.

    :)

    ResponderEliminar

  11. PD: ...'cálido'... ppor escribir sin gafas... :S

    ResponderEliminar
  12. Cuánto me alegro, Malque!!!! Estaba tan segura de que Babo iba a aparecer... ¿Dónde va a estar mejor que contigo? Un besote y disfrútalo.

    ResponderEliminar
  13. Sabes que estoy feliz
    no tanto de los que piden recompensa .. en fin cada cual con su conciencia
    y perdona que no salte de alegría .. de eso ya lo hice y moqueé cuando me enteré .. y es que con perdón o sin el insisto me "jode" quien cobra por que otros sean felices
    un beso y un abrazo enorme !

    pd/ no sé si he leído bien tal vez me equivoque si es así , que ando torpe.. mis disculpas Malque .. espero que entiendas lo que pretendo decirte

    ResponderEliminar
  14. Por suerte te lo cuidaron!, me alegra un montón haber conocido la historia de la aparición y rastreo de Babo.
    Y me encanta como lo has contado.
    Disfruta de esa felicidad, y esa tranquilidad tanto merecida.
    besos

    ResponderEliminar
  15. Me alegra la recuperaciòn de tu perrillo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Qué bonito y qué emocionante. Adoro a los perros. Me alegro tanto de que los dos os hayàis reencontrado. Un besote a Babo, qué lindo. Y otro para ti.

    ResponderEliminar
  17. Canijo Babo.
    Me da gusto que haya vuelto. Sé lo que es que se ausente un miembro de la familia (no una mascota).

    Mi querida Malquerida, siempre que vengo lo repito: jamás te recuerdo porque nunca te olvido.

    Karnicero

    ResponderEliminar
  18. Si Babo hubiera aparecido el otro dia que me hospitalizaron con la angina de pecho, lo hubiera achacado a la alegría que me ha producido su aparición, les beso a los dos, espero que el no me muerda...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  19. Qué chilo MaLquE, me alegro un montón!!!
    becho y abacho =)))

    ResponderEliminar
  20. ¿Se admite un silencio? ¡Gracias! y besitos a cada uno de los que contribuyó a que Babo ya esté en casa.

    ResponderEliminar
  21. A mi también se me ha escapado una lagrimilla con tu relato emocionante de la aparición de Babo. Me alegro tanto por ti, por ese inmenso cariño que le tienes...
    Yo siempre llego tarde...pero voy llegando.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  22. Hola Flor de María. Me alegro que hayan podido encontrar al perro. Seguro él también les echó mucho de menos. Enhorabuena.
    Saludos y abrazos

    ResponderEliminar
  23. Hola Flor de María. Me alegro que hayan podido encontrar al perro. Seguro él también les echó mucho de menos. Enhorabuena.
    Saludos y abrazos

    ResponderEliminar
  24. Qué bueno que encontraron a Babo uff

    ResponderEliminar

Aí usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo. Sucede que en este su blog -que es mio pero por educación se lo ofrezco- el pp se apodera de la poca lucidez y tiempo que poseo.

Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje