Páginas

lunes, 26 de enero de 2015

Can





-Soy más inteligente que tú, abuela- dijo La Bella cuando una mañana en sus juegos acostumbrados -para mi las mañanas de escuela son vivir al filo del peligro porque al cuarto para la hora la niña decide que no quiere ir- se esconde bajo el edredón resguardada por su fiel guardián en el que se ha convertido Benito Tiki.

Con el único colmillo que le queda, echado a un lado del bulto movedizo y con risita traviesa, el perro gruñe advirtiéndome con mirada maquiavélica: ¡No te acerques a mi amita o lo pagarás caro! ¡Atrás hija de tu chi!

Los pelos se me paran más que de costumbre. Peinados para ningún lado se encuentran erizados ante lo que se me viene encima. Caos absoluto. Comienzo a temblar -jaja- mi mente se encuentra a la entrada de la histeria. El fin del mundo se avecina.

Como soy muy considerada con la mascotita más antigua de la casa, le grito a mi escudero para que venga a socorrerme. No quiero emplear la fuerza de mis escuálidos brazos. Alguien podría salir lastimado. Alguien que no es el perrito, obvio. Mujer precavida vale por dos. Le dejo el trabajo a él que todo lo puede.

-¡Barry! ¡Auxilio! ¡Tiki no me deja vestir a Nati, me quiere morder!

Barry sube corriendo las escaleras. Lo hace de prisa porque en las mañanas dado que soy un robot tipi tipi tom tipi tom, no me puedo mover con la agilidad característica del mediodía. No puede aunque quiera hacerse de la vista gorda como suele ocurrir.
Sube presto con la velocidad de tortuga en playa, en defensa de su pobrecita dama quien se encuentra en manos de una pequeñita y su enorme perro guardián de no más de treinta centímetros de altura. ¡Muero!

Ya arriba y viendo la escalofriante escena -un bulto resguardado por un perrito y una señora despeinada sumida en la paranoia total- Barry toma el control.

-Emmm... Tiki... no muerdas... shu shu vete... atrás. Dicho todo esto con un trapo en la mano -si el perro ha de morder algo que sea al trapo- ¡atrás perro del mal! ¡Vamos! ¡Vete de aquí pinche perro!

Benito ni se inmuta. Con esos ojos tan suyos nos mira como preguntando quién será el valiente que lo enfrente.
-Paso.

-Yo tambor dijo un corneta.

Entonces saliendo de su escondite, Natalia dice:

-Soy más inteligente que tú, abuela

Explica con un mohín gracioso la sencilla y práctica idea que se le ha venido a la cabeza: -Le pego si me quiere morder.

-A los perros no se les pega, muñeca- digo sorprendida. Aunque la idea no sea la correcta, la niña puso de inmediato a trabajar el cerebro, cosa que Barry y yo de cotidiano no hacemos. Temerle a un perrito habla muy bien de lo dicho. Nuestro cerebro está acostumbrado a permanecer en estado catatónico todas las mañanas. Tarda unas cuantas horas en recobrar la lucidez. Lo malo que cuando lo hace, es hora de dormir de nuevo.

Mientras mi escudero le explicaba que hay que respetar a los seres humanos y a los animales -no es lo mismo pero es igual- yo tiro de la mano suavemente a La Bella quien atenta escucha al abuelo dejándose vestir sin ningún reparo.
Tiki viendo que el peligro ha pasado, duerme relajado junto a la pijama de la niña.

Todo es felicidad. Natalia me abraza. Yo la abrazo. Barry nos mira. Tiki dormido. Babito viendo el aire. Todos felices al cinco para la hora.

-¿Cinco?- ¿dije cinco?

-¡Corran, nos cierran la escuela!

-¡Mi bastón!- 

-Vayan, vayan ya yo los alcanzo.

Ha recomenzado en total normalidad otro día -la vida- en casa.


















35 comentarios:

  1. Me parece un maravilloso relato donde la ternura y el amor existe
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Jajaja! Fantastica narracion de las mañanas familiares.
    Un abrazo mi Malque!

    ResponderEliminar
  3. Que divertido es despertarse así. Los niños y los perros son geniales.
    un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola Flor María, jajajaja, joooooooo desde bien tempranito historias bellas.
    Los animales son inteligentes, y siempre están al lado del más debíl, en este caso Bello que es una belleza y hace jaimitada tras jaimitada, hasta el extremo de poner en contra al perro para no dejar que os acerquéis a ella. Inteligencia infantil e inteligencia canina jajajaja. Tienen montones de aventuras desde bien temprano, que divertido es vivir en esa casa :-)
    Saludos y abrazos grandes

    ResponderEliminar
  5. La normalidad de una casa donde hay una niña siempre es sorprendente, llena de anécdotas y divertida.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. jajajaja Al final, La Bella no se salió con la suya, ni el perro monstruito :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. No sabríamos qué hacer si nos faltará la inocente ternura infantil en cada casa.
    Y un perrito completando la escena.
    Qué gozada de relato, Malque!

    Besos

    ResponderEliminar
  8. No sabríamos qué hacer si nos faltará la inocente ternura infantil en cada casa.
    Y un perrito completando la escena.
    Qué gozada de relato, Malque!

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Como dice Toro tu de aburrimiento nada.
    abrazo y tengas buena semana.

    ResponderEliminar
  10. ay ay ay ay

    me muero de la risa

    como decían en una canción

    NO lloro es que me sudan los ojos

    jaja

    menuda escena y tu manera de narrarla es estupenda,

    un abrazo inmenso

    me voy riendo

    sorry

    es que hay cosas que son para reír......después de que se han acabo los apuros del momento !!

    el perrito es de armas tomar jaja... grandeeeeeeeeee

    guauuu

    ResponderEliminar
  11. Es bueno siempre inculcar el respeto, para cuando a nosotros se nos olvide, tengamos quienes nos lo recuerde... por cierto me quedo con esta parte "...Todo es felicidad. Natalia me abraza. Yo la abrazo. Barry nos mira. Tiki dormido. Babito viendo el aire..."

    Un abrazo grande, aunque a mi no me gusten los perros.

    ResponderEliminar
  12. Sublime inocencia... eso es comenzar el día sin aburrimientos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Eso es empezar el día con buen can. Di que sí.
    Je je.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  14. menos mal que el susodicho mide tan sólo 30 cms de altura. para la próxima, que la bella tenga un poodle, je.

    besos

    ResponderEliminar
  15. Tan pequeña y tan bruja. Y tan capaz de conseguir que mientras ella está en casa su abuela no se acuerda de dolores ni desgracias.
    Besos para las dos.

    ResponderEliminar
  16. Hermosa famila,
    La Bella tiene carácter, pienso que se te parece bastante.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. qué tierno relato Malque
    para empezar la semana con dulzor

    abrazos

    ResponderEliminar
  18. Definitivamente son más inteligentes, sí.
    ¡Vida de perros...!

    ResponderEliminar
  19. La Bella ya ha encontrado su excusa perfecta para retrasar lo máximo posible la salida para el colegio. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  20. Escena que de manera mas o menos parecida se repite en la mayoría de las casas y una excelente manera de narrarla!un abrazo te invito a mi blog!

    ResponderEliminar
  21. Escena que de manera mas o menos parecida se repite en la mayoría de las casas y una excelente manera de narrarla!un abrazo te invito a mi blog!

    ResponderEliminar
  22. Y es que la vida cotidiana está llena de grandes aventuras :-)

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  23. Pero a bien seguro, que todo esto en mayor o menor medida te llena.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  24. Hola Malquerida , me gusta tu Can ya que tiene una cara muy bonita , la entrada es muy tierna , me gusta mucho.
    Te deseo una feliz tarde , besos de Flor.

    ResponderEliminar
  25. Me encanta tu manera de expresar tu historia. Leer y vivirla.
    Bonita entrada, muy bien narrada
    Un beso querida Malque
    Isa

    ResponderEliminar
  26. Jajaja, rediós, tan chiquita la Bella y ya es domadora de perros. Asombrado me quedo, Malque. Hay que ver en qué aventuras meten los nenes a los adultos. Bueno, gracias que todo se resolvió felizmente. En fin, el pulso de la vida. Qué historia tan bonita, como la luz del amanecer. Besos, Flor.

    ResponderEliminar
  27. =) Bella, bella!!! Siempre una nina que nos roba sonrisas!!!
    Saludoss

    ResponderEliminar
  28. has descrito el trabajo de una abuelita amorosa
    :)

    gracias por estar para la bella
    esta etapa es la que uno refleja algo de nuestro ser conforme maduramos
    aprendemos y memorizamos

    sobre todo aprendemos a querer

    :)

    ResponderEliminar
  29. Hola BIENQUERIDA:
    Asi te siento yo hoy en dia
    Me gustan tus reviros emocionales y la pimienta con sal que lepones a tus textos

    ResponderEliminar
  30. todo afán diario es un aprender de nuevo ...con los niños se renueva eso cada día...

    ResponderEliminar
  31. Wow ... eres genial
    Una ternura de relato.
    Besos
    Carlos

    ResponderEliminar
  32. Tanto eres genial y estupenda y no escribes. Igual no eres tanto de todo. Ni guapa. En fin. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  33. Describes con tanta gracias situaciones extremas. ;uy lindo
    Besos

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje