Páginas

miércoles, 22 de enero de 2014

Natalia la Bella y las múltiples variantes de una palabra

Pasando a cosas más agradables, estaba pensando en cómo la llegada de Natalia nos ha transformado. A todos nos ha tocado con su varita mágica de inocencia y alegría.

Una cosa que ha cambiado es que no digo groserías. Para mi no decir majaderías es como quedarme muda en instantes valiosos. Es como ver a Enrique y no suspirar por él. 

En casa todos hablamos un poco guarro, le hecho la culpa (siempre hay un culpable de mis desatinos) de mi lenguaje procaz al régimen duro en el que crecí y a la mano dura de mi padre. Además, claro a que me salen sin esfuerzo. Soy malhablada por elección propia.

La cosa es que no decir majaderías delante de La Bella me cuesta un huevo y la mitad del otro porque ella como toda niña-esponja, absorbe y repite todo.

¨No mames¨, ¨Chinga¨, ¨Güey¨, ¨Pinche¨, ¨Mamón¨ por decir, son las más frecuentes.

Cuando llegan sus papás y les dice una palabra nueva -salida sin querer del ronco pecho de Barry o mio- tragamos gordo porque hay que explicar lo evidente. Lo bueno es que a veces no le entienden. Lo malo es cuando si. Sudamos aceite, ¡Gulp!

Sin ser grosería pero si un poco ofensiva -dependiendo a quien la digan- Natalia aprendió a decir ¨Tonto¨ -no sé dónde porque aquí no decimos lo evidente je- y la repite cuando se enoja y cuando no.

¨Tonto¨ le dice a su abuelo, ¨Tonto¨ le dice a su papá, ¨Tonto¨ le dice a Babo Alejandro, ¨Tonto¨ le dice a Calixto, en fin a todos. Nadie se salva.
A mi no me decía pero siempre hay una primera vez.

Para solucionar esta situación, sus papás le han prohibido decir dicha palabra -Pobres, están aprendiendo a ser padres y no saben que prohibir no es solución pero bueno, tienen que aprender ellos también- y no la tiene que decir y menos a su abuelo que se ha convertido en blanco de sus puyas infantiles.

Hete aquí que para obedecer, La Bella ha inventado múltiples variantes de ¨Tonto¨ que le salen en el mismo instante que recuerda lo que no debe decir.

Así pues cuando se enoja, a su abuelo le dice ¨Tontino¨. a su abuela amada le dice ¨Tonti¨, a su papá le dice ¨Tontono¨, a Laura le dice ¨Tontita¨, a Babo Alejandro le dice ¨Tonte¨,  en fin la que se le ocurra al instante.
 A su mamá no le dice nada porque sabe quien manda en casa.

Y es que obedeciendo a sus padres Natalia no dice ¨Tonto¨. Sobre sus variantes no le han dicho nada. Cuando lo hagan seguramente buscará otra forma de decir las cosas porque eso si, mi nieta amada no tiene un pelo de tonta (algo tenía que heredar de mi).













31 comentarios:

  1. Los niños son más inteligentes y con más determinacion de seguir con lo que tienen en mente, de lo que nosotros nos creemos, y son la fuerza que nos llena de alegría y nos hace seguir adelante, el mío me tiene loquita, dicfruta de tus nietos todo lo que puedas.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  2. todas las Natalias y Natalios del mundo son parientes de bob esponja, absorven el lenguaje , ademanes y conocimiento a una velocidad que lamentablemente de grandes vamos perdiendo o mejor dichos vamos asentando en la poltrona de la rutina y la modorra

    abrazos

    ResponderEliminar
  3. Jajaja linda tu princesa! E inteligente! Jajajaa Pues si! Hay que tener mucho cuidado con lo que se hace delante de los pequeños! Que repiten todo lo que escuchan! En varios problemas me metieron mis primos pequeños! Jajaja

    ResponderEliminar
  4. Hay amiga si escuchas a mi nieto te espantas y no de parte de sus abuelos,vive a muchos kilometros de distancia,los peques de ahora no son como los de antes,abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Es que como bien dices es TODA una esponjita!!! Lo máximo!!! Pero bueno, está bien que ahora tenga derivados, jajaja así ya se baraja mejor!
    Beso mi Malque!
    Otro para la Bella!

    ResponderEliminar
  6. Es más lista que el hambre.

    :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. A mi me encanta cuando mis nietos dicen groserías que no tienen significado o nada que ver con el momento, pero no puedo confesarlo... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. Jeje... Es genial Natalia la Bella, me encanta!

    ResponderEliminar
  9. Los niños son como esponjitas y la bella Natalia no se escapa a ello :) pero si que es muy lista con todas sus variantes, seguro será una persona más que creativa, un enorme abrazo a las dos, las quiero mucho

    ResponderEliminar
  10. A mí me hace gracia que digas cien palabras y se vayan a fijar en la única "prohibida" para aprenderla y repetirla. Son listos los jodíos (perdón, los granujillas). Un sobrino mío decía "jolín", que más que palabro es una cursilada. Yo le dije a mi cuñada que procuraría no enseñarle, pero que si decía "jolín" le diría que se decía "joder". Mejor malhablado que ñoño.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. jajaja los niños son un mundo aparte, me gusta verlos crecer, aprender y actuar, tonto no es algo malo supongo que hay muchas palabras mas fuertes y groseras espero que esas si no las aprenda de pequeña por que de grande estoy seguro que si las sabrá utilizar, abrazos malque

    ResponderEliminar
  12. por medio del lenguaje los niños experimentan el mundo y es el tiempo quien coloca todo en su justa medida.

    besos.

    ResponderEliminar
  13. "Mi mamá dice que tonto es el que dice tonterías."
    Esta frase, sacada de 'Forrest Gump', es muy inteligente. Deberíamos (de) aprender de ella.
    P.D. : Yo de niño dejé de llamar tontos a los demás cuando vi que diciéndoselo a otros niños, estos se unían contra mí. ¡Cosas buenas del kínder!

    ResponderEliminar
  14. Los niños tienen su vocabulario propio, y si les prohíbes una palabra malsonante, ya se inventarán ellos otra que suene mejor y diga los mismo, porque son muy avispados. Como ha dicho Toro, es más lista que el hambre.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  15. Si es que ya lo dice el dicho: "Hecha la ley, hecha la trampa". Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Ellos experimentan libres, por eso son tan creativos, por buena salió la Bella, y seguro que sus papás mudos :O Abrazos tontainas ;)

    ResponderEliminar
  17. Los ninños son tremendo, aprenden muy rápido. Absorben y absorben

    ResponderEliminar
  18. qué vivaracha...!!! jajaja

    cómo se las arregló para no repetir la palabra prohibida sin dejar a la vez de decirla...

    cariño grande!

    ResponderEliminar
  19. Esa Bella es una genia!!! Y ha heredado la genialidad de su abuela. Bravo por ella!!! La sangre es la sangre ;-) Abrazo fuerte, mi linda Flor!

    ResponderEliminar
  20. A pesar de las palabrotas...me ha gustado lo que has escrito e incluso me identifico...hay veces que si no suelto alguna....parece que me arde dentro...
    Los niños siempre aprenden lo que no queremos ante que lo que si...
    Besos Malque...
    Ah y por Enrique siempre hay que suspirar

    ResponderEliminar
  21. ¿y para qué prohibir? mejor no echarles cuenta y no darle importancia, sólos lo van olvidando y de todas formas, por mucho que se les prohiba de chicos lo dicen de mayores.

    Besos, Malque

    ResponderEliminar
  22. jejeje qué lista la Bella! No es bueno, como tú dices, prohibirles porque eso redobla el atractivo. Sencillamente yo diría que no hay que darle importancia. Las palabras fuertes son parte del vocabulario y de la vida. Yo digo unas cuantas y cuando me enfado, buffffffffffff no me queda una para más tarde.
    En Galicia somos muy mala hablados, vamos que decir tacos ya es lo normal.
    Agradable la entrada, Malque.
    El Bumbury está rebueno eh! :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Tiene ingenio y creatividad, va buscando la manera.
    Es que los niños son esponja de lo que ven, no de lo que se dice.


    Un abbrazo :)

    ResponderEliminar
  24. Es lista, esa habilidad para conjugar el verbo "tonto" (porque es un verbo, ¿no? bueno, tal vez sea un adverbio, o un sustantivo, o tal vez sea una tontería, vaya usté a saber) denota inteligencia, aunque suene a paradoja.

    Por otro lado, lo de prohibir palabrotas... no sirve de mucho, es más bien al contrario.

    Un abrazo pa'ti, tontita :)

    (P.D: aclaro que tontita, por aquí, se usa en sentido cariñoso)

    ResponderEliminar
  25. Debe ser tan Mexicana como la mía que a diario aplica esa palabrita jajaja me encanto excelente blog un gusto leerte..

    besos y abrazos...

    ResponderEliminar
  26. Lo bueno de la lengua es que sigue viva, por mas que la RAE y sus clones intenten decirnos lo contrario para creer de ese modo que aún tienen algún sentido su existencia.

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
  27. jaja Me ha encantado lo de que ellos (los padres) también tienen que aprender. ¡Que cierto! Por más que pasen los años, no dejan de ser hijios. :P
    La belñla como digna nieta de su abuela, domina el lenguaje y sus variantes.
    Besazo

    ResponderEliminar
  28. los hijos enseñan a los padres, especialmente los niños esponja, y es bueno que un niño sea así de inteligente, solo deben saber guiarlo en vez de cuartearlo o limitarlo.

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje