Páginas

sábado, 15 de junio de 2013

Los dias obligados

Mañana se celebra el Día del Padre, por tal motivo Los Apellidos Ilustres se reunirán para celebrar a los papas que hay en la familia. Pocas veces son en las que se juntan a lo largo del año. El lazo que los unía -la madre- se rompió el día de su muerte. Asi pues con estas reuniones esporadicas, intentan volver a ser por unas horas la familia feliz de cuando eran pequeños pero que al paso del tiempo esa felicidad se fue perdiendo en los caminos de una vida comoda pero solitaria. Se puede decir que son felices pero cada uno sabe lo solos que están. Añoran por momentos -se les ve en la mirada- recuperar esa alegría que les daba ser unidos. El tiempo pasa y la vida también. Los hermanos son seres extraños de los que casi nadie sabe nada de nadie. Reunirse en dias como este es querer recuperar lo que ya no existe: ser la familia feliz de cuando jugaban bote pateado o a los encantados y que en ese entonces poco importaba andar con los zapatos rotos porque la felicidad estaba en la cocina preparando la comida, una mama que los reunía a la mesa con su deliciosos guisos y cariños en forma de pan y de carencias sustituidas por tortillas con sal. Esa mama un día se murio llevandose la alegría de estar unidos e intentando -en fechas como esta- dejar de ser solitarios -viviendo de recuerdos- en dias obligados. Bien,vivamos el momento como diría el #%^*} Angel de la Guarda. Fin.

15 comentarios:

  1. Tal como lo dices.
    Así de duro y crudo.
    Lo vivo en mi propia carne.
    Me gusta lo que ves porque es lo mismo que veo yo.
    Me siento acompañado con tu mirada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Doy fe, de que la madre que se va, suele llevarse todo aquello que nos unìa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Si, así es, el caminar por la vida creciendo nos cambia, pero está bien realizar estos encuentros por que en lo mas profundo de nosotros siguen las vivencias de la niñez, la sangre en común hace que a veces las desempolvemos y afloren de nuevo.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Es cierto eso. Algunas cosas son irrecuperables, por mucho paripé que se haga en días señalados.
    Besos, buen finde

    ResponderEliminar
  5. En mi casa aun estamos todos gracias a Dios no imagino lo dificil que es perder a tu mamá y tratar de seguir fomentando la unión familiar.

    ResponderEliminar
  6. Yo soy hija única y mi marido también, así que ese problema no lo tengo (tengo otros).

    Besos

    ResponderEliminar
  7. todo va mutando en las familias....se va gente y entra gente, pero no hay que perder motivos para reunirse...

    ResponderEliminar
  8. las más felices con estos "días especiales" son las tiendas de regalo. así que ¡feliz día del padre para todas ellas!
    besos.

    ResponderEliminar
  9. Coincido totalmente, Flor! No creo en los "días especiales" Mi padre -que ya no está conmigo y lo sufro cada minuto de mi vida- tampoco creía en ellos. Quizás por eso, mañana será un día común e intentaré, como bien dices, vivir lo mejor cada día.
    Un abrazo enorme, amiga!

    ResponderEliminar
  10. Oh =/ En casa somos tan pequeños que aun no celebramos a papá supongo que ya va siendo hora de que le compremos un regalito.

    =) Saludos Malque

    ResponderEliminar
  11. Tantos padres no se merecen ese dia...
    un abrazo :)
    Romek

    ResponderEliminar
  12. Malque, se que hay ausencias que no se llenan, pero también habrá que recordar ese jugar a los encantados, el delicioso sabor de las tortillas con sal, un gran abrazo con todo cariño

    ResponderEliminar
  13. Así es... vivamos el momento! No hay más que decir...

    ResponderEliminar

Aí usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo. Sucede que en este su blog -que es mio pero por educación se lo ofrezco- el pp se apodera de la poca lucidez y tiempo que poseo.

Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje