Páginas

lunes, 11 de febrero de 2013

Oda a una pastilla










¡No
quiero
tomar
las
pastillas
nunca
más!

Me rebelo
contra los medicamentos de los que está lleno mi cuerpo
tampoco lo quiero abotagado de pastillas
Ni quiero estar supeditada a un horario,
las eximo de su labor aliviadora dejándolas en su frasco marrón
Llegó el momento que para vivir 
necesito no estar bajo los influjos de nada
Saber el estado real del cuerpo mio.

¡Oh Dios libérame de este tormento!

Los redondos cuerpos se niegan a ser tragados
se rompen en minúsculos granos
la cabeza hace labor de convencimiento
sin lograrlo casi nunca.

Frascos se apilan en el fondo de la alacena
cada vez son más y más
reiterando mi deseo de no volverlas a tomar.

Quiero ser libre, vivir sin sueños amorfos
ni pastillas que tragar
pero sin ellas se acerca el final.

¡Quiero ser libre
por favor!

Mi cuerpo las pide,
mi mente las rechaza
en un Sí y un No que se juntan para dividirme
y no saber que determinar.

Para que me hago tonta
mejor me las voy a tomar.
Me estoy volviendo loca
y no lo puedo evitar.


Fin.













22 comentarios:

  1. Si te las tomas, te doy un chocolate !!

    MaLquE, son un mal necesario.

    Un beso y como dice Genin, salud !

    ResponderEliminar
  2. animo Malque, por lo pronto tomatelas para que estes bien de salud y así puedas seguir escribiendo...

    ResponderEliminar
  3. eso, ¡a tomarlas! que no hay otra opción
    un beso.

    ResponderEliminar
  4. Te comprendo muy bien, a mi me pasa los mismo, odio las putas pastillas, pero si no me las tomo la tensión me hará estallar en pedacitos y se pondrá todo perdido con mi sangre y mis tripas por el suelo, que asco por favor!!!...
    Hace un rato me acordaba de ti mientras veía "Arráncame la vida" una excelente película mexicana...
    Y déjate de vainas y tomate las pastillas, no me seas pendeja...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Vamos Malque, es solo una pastilla, dale con agua y te olvidas.
    Beso!

    ResponderEliminar
  6. Mi bienquerida, a veces me haces chillar, a veces las pastillas son jodidas lo se, ¿Te comente que soy farmacéutico? Y que a veces me apena ver pacientes aletargados, adormecidos, atontados, pero que sin ayuda de esas drogas no estarían aquí, es un precio que hay que pagar. Me gusta tu oda a la pastilla.

    ResponderEliminar
  7. Que tanto es tantito Malque? :D Si se puede!! Si se puede!!

    ResponderEliminar
  8. ¿Y si hablamos de inyecciones? :p
    Jajaja eso sí es un tormento! D:
    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  9. Cómo vivir sin ellos (los medicamentos). ES una noria, Malque...sé del tormento de las pastilla diaria... y más cuando tiene que ver con ese mundo donde confluyen psiquis, mente e inervación. UN beso. Carlos

    ResponderEliminar
  10. Te entiendo , yo tambien detesto tomar cada dia de mi vida mis pastillas a las 6 hs de la mañana y esperar media hora para desayunar y 4 hs de no comer fibras y bla bla bla . Que odioooooo ! Quiero ser libre de eso ! Pero no queda otra Malque ! :S
    ( peor es la Guadaña de la entrada Genin ) jajaa

    ResponderEliminar
  11. las pastillas son como los hombres, si estas sin ellos sientes que mueres, y si estas con ellos quieres morir (obvio por no tragartelas) ni modo son esenciales a determinada edad jejejeje

    saludoss

    ResponderEliminar
  12. Yo también prefiero llamarte Bienquerida, sólo tienes que ver las reacciones a tu "oda a una pastilla". Se te quiere, Bienque, y aunque casi todos (o más bien todos) dependemos de la p.... industria farmacéutica, tenemos que tragarnos las p... pastillas y aliviar nuestro cuerpo y abotargar nuestra mente. Qué le vamos a hacer? nos han hecho drogodependientes para tener mejores yates, porque antes, nuestras madres y abuelas salían al campo y recogían plantas que sabían que eran medicinales.

    Me sumo a los demás, no desfallezcas Bienque: hay que seguir adelante mientras el cuerpo aguante, o no, eso depende del coraje de cada uno y tú lo tienes.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Mujer , piensa en los científicos que investigan, en las industrias farmaceuticas con sus trabajadores, en los médicos, enfermeras y farmacias......
    las cajas, los recipientes...
    Trabaja mmucha gente para nuestra pastillita....

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. No seas tan rebelde, coño, y tómate las pastillicas. Sé una niña buena, anda. Natalia te necesita en plenas facultades.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Amiiita malque!!:...
    guao cuanto tiempo no?
    ___ hey hey .. como es eso que no quieres tomar la pastilla?,

    hagamos una cosa =D
    que tal si toma la pastilla y se gana un chocolate =D

    està bien... ud ganó, se gana dos?

    __ ahora... abrir la boca, tomar un poquito de agua, la pastilla, otro sorbo de agua y sonría, sonría..


    ve!... todo salió bien =D

    te mando muchoos besooss.. amiiiata malque! kiss kisss kisss

    ResponderEliminar
  16. de verdad crees que estarás más contenta sin las pastillas? velas como una de esas cosas que necesitamos, como el sueño o la comida.

    ResponderEliminar
  17. GENIAL
    Me uno a vos y a tu maravilloso texto
    genial y diferente

    ResponderEliminar
  18. Nada, nada las pastillas se toman, eso es lo que te da cuerda para seguir.

    Me gustó el pastillero, yo quiero uno así para mi madre jeje.

    Saludotes

    ResponderEliminar
  19. No tomes pastillas, mejor fuma marihuana. ;)

    Andarás mas feliz por la vida, es más, ¡¡¡se te olvidara escribir!!!












    RaWwWwr!!!

    ResponderEliminar
  20. Malque vamos que todo es para que te sientas mejor, aunque tal vez esto sea irónico.

    Saludos Malque.!

    ResponderEliminar
  21. No queda otra. Yo soy bipolar y tomo muchas pastillas. Jamàs me imaginè en este estado. Tomalas amore!

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje