Páginas

domingo, 18 de noviembre de 2012

Retales infantiles



Cartita escrita por Pache 

Algunas noches escucho los ecos de las voces de los niños que habitan ¿o habitaban? en mi entorno cotidiano. Las oigo cuando no hay más ruido que el de mi propia consciencia intentando revivir momentos que ya fueron, haciéndome sonreír cuando no hay más nada que hacer que resucitar las horas muertas. Su sabiduría de labios empalagosos acarician mis oídos y me regresan la paz o el desazón de algo que ya no puedo remediar.
Algunas frases fueron dichas con enojo, picardía, inocencia de niño y van quedando guardadas como la banda sonora de la película de mi vida y que hoy como tantas otras noches las trajo el dolor de no poder dormir que no es lo mismo que me duela recordar.

Mi mamá no me ciere: Laura (5 años)
Es que cuando voy al baño se me hace grande y por eso salpico todo: Bruno (5 años)
¿Y cómo conseguiste a Barry?: Abril (5 años)
Cuando sea grande voy a comprar mi metralleta y los voy a matar a todos: Pache ( 7 años)
¿Abuelita, porqué se te mueve la mano?: Tadeo (3 años)
¿Cómo estás?: men. Said (18 meses)
Cuando sea grande, me voy a conseguir un marido, dos hijos y otro hijo. Si no me consigo un marido, dos hijos y otro hijo me quedaré sola y entonces me voy a ir a la casa de mi mamá. Abril (5 años)
Yo voy a vender naranjas cuando sea grande: Laura (5 años)
Majshurtyehsndhansh: Natalia (14 meses)
¡Pásele, pásele! ¡Qué le doy? ¿Qué le vendo?: Tadeo (3 años)
Me tocó representar la fascinante dualidad del Dr. Jeckyll y Mr. Hyde: Fer (10 años)
Agüela, vamos a bajarnos por las escaleras eléctricas que van para arriba pero si la policía te dice algo no le hagas caso porque te van a regañar: Pache (10 años)
Te quiero mucho: Abril (5 años)
Para mi siempre serás más que una madre: Pogh (11 años)
te: La Bella (14 meses)
A la indigente la maté poquito cuando me tocó representar el lado malo: Fer (10 años)
Te escribo otra carta porque tu y yo nunca podemos hablar sin enojarnos: Laura (13 años)
¡Yupi, mi abuelita ya se fue al cielo!: Tadeo (3 años)
Cuando mi papá conoció a mi mamá, ella vendía limones. Entonces se la llevó, la limpió, la bañó y se la quedó. Abril (5 años)
Yo sí sé bailar pero ahorita no quiero: Leo (6 años)
Mi uniforme de gala es como el de Harry Potter pero sin magia: Fer (10 años)
Ahí tá: Said (18 meses)
¿Sabes que si mueres, moriré contigo verdad?: Laura (12 años)
Las conchas de chocolate no me gustan porque hacen que me haga más negro: David (7 años)
Al anciano lo golpeé en repetidas ocasiones en la obra porque me tocaba ser muy malo: Fer (10 años)
Me dan mucho miedo los perros: Pache ( 7 años)
¡No te mueras nunca mamá!: Bruno (10 años)
¿Me das un abrazo?: Kiku  (10 años)
Yo tengo una tablet: Abril (5años)
¡Me sacaste un ojo!, ¡No es cierto mamá, te engañé!: Gabino (12 años)
¡Mira, mi papá nos compró un helado y se viene comiendo el tuyo!: Laura (9 años)
Yo no me voy a casar porque nací para ser libre: Ausencia (12 años)
Cuando mi mamá se va, huelo la almohada donde durmió para guardar su perfume en mi nariz: Pache (7 años)
No me gusta que me digan negra, me trauma. Soy Laura y ya, no negra ni gorda: Laura (13 años)
No estoy  gordo, soy coleccionista de kilos que no es lo mismo: Bruno (10 años)
Ustedes son como mis papás: Pogh (10 años)
No no no no no: Natalia (14 meses)
¿Por qué no llega mi abuelita Flor a leernos el cuento?: Tadeo (3 años)
Tu y yo somos tan distintas que al final terminamos siendo iguales: Laura (12 años)

Cuando pasadas las horas mi cabeza se ha llenado de esas palabras dulces, me duermo pensando que sin ellos, sin esos niños la vida no habría valido la pena.
Esas palabras a muchos no les dice nada pero a mi me llenaron y me llenan la vida, quise compartir porque las palabras pierden sentido cuando nadie las lee o las escucha y no hay nada más bello que las palabras dichas por la inocencia de un niño. Sirva esto de pretexto para escribir en una mañana fría de noviembre, cuando el sueño se quedó a dormir en brazos de otra y yo me sigo quejando de su ausencia en mi cama.















27 comentarios:

  1. ... "No te mueras nunca mamá " ...
    me morí pero de amor , esos locos bajitos son todo en esta tierra , ellos y sus ocurrencias ! :)
    Bss Malque

    ResponderEliminar
  2. Si te fijas bien los niños es lo único puro de los humanos.
    No deberían hacerse mayores.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hay algunas frases preciosas, de esas que son flechas directas al corazón, me alegra que te hagan compañía

    Un besote

    ResponderEliminar
  4. ¿Te puedes imaginar al Toro la Gitana tu y yo jugando de niños? jajaja
    Seguro que nosotros propondríamos jugar a los médicos...jajaja
    Gracias señora preciosa por haber compartido ese tesoro, no veas como he disfrutado!!!
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. ¿Y?..y lindas perlas has dejado en este escrito. Ya sea de niños o de otras persona, incluso cosas nos parece escucharlo cuando lo necesitamos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Cuando mi mamá se va, huelo la almohada donde durmió para guardar su perfume en mi nariz... Qué lindo Pache!!! Lindos todos, habla la inocencia.

    ResponderEliminar
  7. Shhhhh!!! Cuando "los bajitos" hablan hay que hacer silencio y escuchar. Porque hablan con la sabiduría y la honestidad que luego se van desgastando y algunos las pierden por completo.
    Me encantó el post!
    Besos desde la lluviosa Buenos Aieres, linda Flor!

    ResponderEliminar
  8. Parece un coro de niños que se quitan la palabra para decir su frase y me has permitido escucharlos, pero como ellos no me han visto han seguido con toda su naturalidad y espontaneidad.
    Estás bien acompañada.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  9. Las ocurrencias e inocencia de los niños... sublime :)

    ResponderEliminar
  10. Sin ellos nuestra imaginación se convertiría en una almendra sin cáscara.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. :') Me encanto mi MalQue, de verdad ame cada una de esas palabritas :)

    Un abrazote, este post me cae en muy buen momento.

    Un beso :*

    ResponderEliminar
  12. Que linda colección de frases, la inocencia de la niñez
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Ahhhh los niños son todo un caso, a veces pueden ser las criaturas más inocentes y en otras algo turbios, pues hay un par de comentarios que sí te hace preguntar qué onda con ellos :P
    Gracias por compartir estas frases ¡¡ten bonito día Malque!! :D

    ResponderEliminar
  14. JAJAJAJA me encantaron las de me voy a comprar mi metralleta, la de Entonces se la llevó, la limpió, la bañó y se la quedó y la de no me gustan las de chocolate porque me hago más negro...

    que palabras tan puras!

    ResponderEliminar
  15. Que maravillosa la inocencia e imaginación de los niños. :)

    ... Y cómo este mundo valora mal esas cualidades si las mantienes de adulto.

    ResponderEliminar
  16. me gustan las voces de los niños, son como promesas de felicidad y de futuro, quizá de un futuro mejor

    besos,

    ResponderEliminar
  17. Toc-toc...
    Se puede?

    Vengo a visitarte, aunque confieso que ya habia pasado antes por aqui, y que me encanto ese lenguaje tuyo tan florido, ya me gustaria a mi hablar asi, pero a mi o me sale, je je.

    En cuanto a tu entrada, encantadora !

    Lástima perder esa fresca espontaneidad con los años...

    Me paseare por aqui para conocer un poco mas de ti, ya te contare.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. ¡Uy mamita, todas las que faltaron!

    Yo recuerdo todas ellas y vibro. Hay que ir escuchando con mayor atención a Natalia y a Tadeo, tienen mucho qué decirnos.

    Te amo.

    ResponderEliminar
  19. Siempre nos despertara una sonrisa al recordar a los chiquilines.



    Besos

    ResponderEliminar
  20. de belloooo cada frasecita mas bonita que la anterior!... mi mama vendía limones, jajajaajaj la recogieron? que lindaaaaa!!!


    Beso enorme.

    ResponderEliminar
  21. Morí con esta: Cuando mi mamá se va, huelo la almohada donde durmió para guardar su perfume en mi nariz..

    Yo hacía lo mismo!!! Qué lindo post Malque!!!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  22. Aromas, recuerdos, reminiscencias.....(que bello y cruel a la vez) cuando compruebas el paso del tiempo..aunue eres testigo, señal que estas viva.

    ResponderEliminar
  23. es la manera mas pura de expresar los sentimientos a flor de piel...

    ResponderEliminar
  24. Hola Malque!!! me he reído con cada una de las ocurrencias de tus niños!!!!! Qué inocencia la de esos años, verdad????? Muchas veces me pregunto por qué no seguimos siendo tan sencillos y directos como ellos... quizá el mundo sería mejor, Muchos besos cariñosos desde España.

    ResponderEliminar
  25. ta pasado el Fer :o

    Hiciste bien en compartirlo. Los niños nos alegran la vida, inluso en sus momentos desafortunados.

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje