Páginas

martes, 6 de noviembre de 2012

Despeinando los elotes





Las leyes después de un tiempo resultan obsoletas. Hay que cambiarlas después de un tiempo porque todo se vuelve un caos. Lo que antes era bueno en este momento ya no lo es. 

El caso es que después de un pequeño viaje a Querétaro (Hace como tres años), encontré una placa con una leyenda que adopté como ley desde entonces.

¨En esta casa la reina no cocina¨

Después de media vida de preparar deliciosos platillos porque eso si cocino muy rico. Decidí no volver a hacerlo porque mi cerebro se secó. Ya no me gustaba la cocina.
Mi familia se abstuvo de rebatir, adaptándose a lo que yo quisiera. De cualquier forma ya nadie come en casa porque todos trabajan. No importaba mucho que no hubiera comida preparada.

Regalé muchos de los electrodomésticos que usaba. Con lo que me quedé fue un aparatejo que sirve como licuadora y fue todo.

El chiste es que después de saber que estoy muy jodida en salud, Nueris (La mamá de La Bella) me ha traído su licuadora para que pueda preparar mi comida.

Así pues que desde ayer debo preparar mis alimentos porque de algún modo me siento agradecida por la acción de Nueris.

Ayer no cociné porque me dio flojera pero hoy ya no hay excusa. He decidido preparar uno de los mejores platos que preparo: Pollo sin piel en salsa verde con calabacitas y champiñones.
Haré arroz blanco y agua de sandía.

La ley que impuse hace tiempo se ha vuelto obsoleta. Regresaré a la cocina a despeinar elotes y a llorar al desnudar a las cebollas, como me dijo un día El Poeta.

Hoy comencé la mañana haciendo el desayuno de Bruno. (Ayer preparé la cena, ¡No lo puedo creer!) Le hice hot cakes -Hace mucho tiempo pedía que los hiciera- y me sentí muy bien.





Mñeh! la verdad que preparar hot cakes no tiene gracia, cualquiera los hace. La cocina sigue sin gustarme pero qué se le va a hacer.

Quejarme de todo es inherente a mi, ustedes pasen a disculpar.

Y como hoy no tengo pretexto empezaré desde temprano a preparar la comida. Mi ley se ha quedado colgada en lo alto de la cocina y yo estoy abajo, ahí en la estufa como señora antigua.
Rodeada de deliciosos olores que ayudan a sobrellevar este clima frío. Con mi delantal puesto tarareó una melodía triste mientras espero la llegada de mi familia, enfundada en un chalequito para cuidarme los dolores de espalda.

Si se ponen a ver esta entrada no tiene ningún chiste pero si la analizan concienzudamente se darán cuenta que así es.














22 comentarios:

  1. Lo que hoy nos gusta no nos tiene por que gustar siempre y viceversa. Muy cierto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que rico suena el pollo sin piel!!!! y champiniones mmm... a ver si nos das clasesitas de cocina! jajaja yo creo que si pongo ese letrero de mi será verdad! yo no cocinaré! jajajaja Beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. No cualquiera prepara ricos hot cakes, deberías ver las cosas pálidas, sin forma y sin consistencia que prepara mi Sr. Esposo :S

    Se me hace que yo voy a ser así de grande, esperando en casa a que llegue mi Sr. viendo el reloj, viendo que este todo listo ...

    ResponderEliminar
  4. Jajaja,... eso del analisis concienzudo, ¿es una directa indirecta o, te salio asi? Jajaja...

    La cocina, como las tareas domesticas, son una verdadera... pero, una vez te pones, todo va saliendo segun lo planeas y, eso, anima, ¿no?
    Y, si, ademas de haber cocinado rico, te regalan los oidos diciendotelo pues, entonces, hay que dejarse de zarandajas y ponerse a ello. ¿No te parece?

    Ademas, todo cuanto haces es para la gente que llena tu corazon, que acapara tus dias y tus sueños...
    ¿Que mas quieres?

    En cuanto a la ley obsoleta de tu casa, esa de la placa... ya sabes lo que decia el Mahatma Gandi, ¿no?

    -. Cuando una ley es injusta, lo correcto es desobedecer.


    Bss

    sarva mangalam
    Namasté.

    ResponderEliminar
  5. A mí me encanta cocinar y hornear cuando me quedo solo en casa o me llega una receta peculiar con la que no me quiero quedar con las ganas de experimentarla.
    El detalle es que me relajo tanto en la estufa, el horno y la barra que pierdo la noción del tiempo y mis comensales (cuando los hay) se desesperan.

    Se lee rico el menú del regreso :D

    ResponderEliminar
  6. Y para que están las leyes si no es para abolirlas luego????
    Jajaja!!! Me gusta cuando te pones protestona!!! Y lo más gracioso es que protestas y luego haces cosas muy sabrosas!!!
    Por eso eres especial!
    Un beso grande, Flor!
    P/D: Por cierto el pollo me ha dejado con un apetito enorme! :)

    ResponderEliminar
  7. A nuestras vidas regresan muchas cosas que no hacíamos antes y siempre hay un detonante para volverlas a hacer, me da gusto que cocines otra vez y con el paso del tiempo amaras mas como antes cocinar, cuídate mucho y abrígate muy bien de este frió horrible!

    ResponderEliminar
  8. ¡Tienen buena pinta! uhmmm...La mayoría de los pequeños electrodomésticos se guardan usasdos un par de veces...
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Yo cocino en mi casa, y de vez en cuando si me da bastante flojera solo pensar que haré hoy, pero igual, me pongo a tono con algo de musica y cocino. Aunque me da que en un futuro, me hare una placa como esa, en version "Rey", claro.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Suena rico el menú, ¡hasta hambre me dio! y bueno, respecto a retomar la cocina, pienso que puede ser una excelente terapia ocupacional. Máxime si tienes una sensibilidad tan abierta como para combinar el clima con los olores y darle un gozo a tu nariz.


    Saludos Enfermos.

    ResponderEliminar
  11. De momento aprendó lo que es un elote, no tenia ni idea, y despues de reflexionar mucho, tienes razón, las leyes hay que analizarlas y cambiarlas según cambian los tiempos y las mentalidades...
    Lástima que la ley de vida no se pueda cambiar y yo sea cada día mas viejo carcamal...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  12. yo casi no cocino pero con esa maña que tegno de comer diario, o compro o cocino. cual ser primitivo me gusta encontrar mi alimento, así la mayoría de las veces es de mi agrado.

    ResponderEliminar
  13. Pues elijo desayunar contigo, yo preparo algo y tu observas, mientras me puedes criticar o aconsejar. Luego nos lo comemos y platicaremos un buen de rato, si gustas claro, incluso me puedo llevar mi laptop para meternos al msn y ahí retomar la plática, mientras nos tomamos una taza de café o té o lo que quieras aunque estemos frente a frente.
    =P
    Beso Malque bienvenida a la coci.

    ResponderEliminar
  14. le has despertado el apetito a este pirata.
    dicho sin dobles intenciones, jajajaja.
    un beso.

    ResponderEliminar
  15. mmm ... de solo leer ese platillo de pollo sin piel con calabazitas se me hizo agua la boca...

    :P slurp!

    ResponderEliminar
  16. Me pregunto si la falta de práctica habrá disminuido tus cualidades culinarias!!?? Mi mama cocina delicioso y le gusta hacerlo para nosotros! La extraño tanto!!

    ResponderEliminar
  17. Una auténtica Reina!

    Mi reverencia...

    ResponderEliminar
  18. Un buen pretexto para apapacharte. Aunque, es cierto a veces da mucha flojera. A mi, por lo general siempre. Sin embargo, le busco el gusto, sobre todo cuando me tomo mi tiempo, por ejemplo un Sabado...Saludos!

    ResponderEliminar
  19. Venga esos pucheros hirviendo a todo gas!!!!! Arriba esos cucharones!!!!! Campeona, me gustaría probar tus delicatessen!!! Besos mil desde España.

    ResponderEliminar
  20. Buena cosa es la cocina, arte y catarsis. Puro placer que se materializa en el rostro de los otros...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. creo que hasta me dio hambre con ese platillo...

    mmm... =b

    ResponderEliminar
  22. se me antojaron unos jochos y unos hotcakes

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje