Páginas

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Verbo mata carita o lo que es lo mismo te amo pero asht!






Dice Barry que para pelear se necesitan dos y yo no voy a pelear. La vida me ha enseñado lo suficiente como para ser  prudente hasta en los arranques de ira que tiene.
Pero ¡Dios! quién puede tener prudencia ante un pinche viejito cascarrabias mandón que se la pasa dando órdenes a todos. 
Cierto que nadie lo obedece pero es feo que a uno lo manden.

Cuando empieza con su letanía: ¿No viste mis lentes? ¿Ya te vas a subir a dormir? ¿Me bajas mi pijama? ¿No has visto mis lentes? ¿Ya echaste spray matamoscos? ¿Quién me llamó? ¿Me acomodas mis almohadas? ¿Mis lentes? ¿Tengo recados? ¿Comiste? ¿Ya te llamaron tus hijos? ¿Hablaste con La Bella? ¿No viste mis lentes? ¡Ya deja tu maquinita! ¿No viste mis lentes otra vez? ¡Ahhh por dios! 
Le digo que tiene Alzheimer porque todo olvida pero dice que a ese güey ni lo conoce.

Sentadita toda bella como soy, recibo la andanada de preguntas que respondo con un No, No, Si, No, No, Si, Si, así hasta el cansancio.

Él dice que para pelear se necesitan dos y vaya que debo armarme de paciencia para no pelear pero ganas no me faltan de darle un mandarriazo entre ceja, oreja y media madre.
Así que toda mona y hermosa lo mando a chingar a su madre -quedito para que no me oiga- y agarrando mi maquinita, mi libro convertido en hojas, el celular y el aparatejo de música que es lo que necesito para dormir, me dirijo a mis aposentos dejándolo en su sillón con sus perros, su televisión, su café y lo dejo solo a que se le baje lo gruñón.

En los tiempos viejos me hubiera puesto a pelear pero ya aprendí... ¿eso ya lo dije?... bueno, el caso es que ya no peleo y menos cuando -como ayer- me llega con un obsequio que me deja muda.


-¡Muchas gracias mi querido y bienamado esposo, eres un sol!-

¿Y quién no aguanta eso y más si el guapo esposo llega después de un duro día de trabajo con un obsequio para su entrañable esposa? Un disco del amor platónico de la MaLquEridA.

Pero ¡Shhh! no le digan que ya lo tengo.


















Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales