jueves, 31 de marzo de 2011

Hola, me llamo Lola y estoy sola.






Tenía tanto tiempo de no ir a clases que mi bolso-mochila albergaba ya a toda la familia de la Sra. Brown y otros bichos.
No teniendo más remedio ayer tuve que ir a la escuela. Al mal paso darle prisa me dije a mi misma y partí rauda y veloz como condenada al cadalso.
Mi sorpresa fue mayúscula cuando al llegar al salón vi que había un millón de personas listas a entrar tan pronto Jean Claude abriera la puerta.
Mi hermana y yo no entendíamos de donde salieron tantos alumnos nuevos. Resulta que el Profe debido a la campaña política en la que está  inmerso, ha decidido juntar dos grupos y darnos clases a todos en mi horario. Tendré clases casi todos los días.

Mis nuevos compañeros son tan bulliciosos que me atarantan más de lo que ya estoy. Todos se conocen, se saludan dándose palmaditas, se gritan, se empujan, dios! me marea tanto ruido. Son muchos, no alcanzaron los pupitres de tantos que éramos.
Los compañeros de mi salón todos somos bien portados y silenciosos, ahora nos encontramos con un grupo bullicioso que no sabemos qué hacer.

Pero no todo es tan malo porque, ¡HAY CUATRO COMPAÑEROS NUEVOS! ¡CUATRO!, eso hace un poco más tolerable la situación.
No están de mal ver y mejor tocar. Casualmente se me cayeron unas hojas y un compañero que está así como me lo recetó el doctor me levantó mis hojitas, ¡Válgame dios!.
Otro no me dejaba ver el pizarrón y lo acuse con Jean Claude. Volteó a verme y se sonrió conmigo, ejem ejem le sonreí coqueta.
Luego nos preguntaba cosas y se nos acercaba peligrosamente, ¡Jesucristo vencedor aplaca tu ira y tu rigor!
A mi hermana también se le cayeron casualmente unos lápices y él se los levantó, ufff! que calor.
Y bueno ya me dí cuenta que quiero regresar a clases, los compañeros digo las clases se están poniendo MUY interesantes así que ya no faltaré nunca jamás.

¡CUATRO COMPAÑEROS NUEVOS! ¡CUATRO! y yo perdiéndomelo. Ya tengo con que entretenerme mientras mi Ángel de la Guarda regresa.





martes, 29 de marzo de 2011

You give me fever*.





Sus ojos pasaban de los míos a los de Barry, luego al piso, luego a los míos mientras su mano sostenía su mentón.
De mirada inquieta, hacía preguntas y no dejaba de ver mis ojitos pispiretos. Su pelo negro recién lavado caía coqueto sobre su frente, era un tipazo. Se parece al guapérrimo de Johnny Depp.
Traía corbata oscura que resaltaba sobre la camisa blanca y la bata de igual color. Madre mía! Está tan jovencito no tendrá ni 25 años.
Su pelo, sus manos, su cara, su todo, es un niño travieso.

Tan joven, tan delgado, tan guapo, tan galán. Sabía el impacto que causaba porque dueño de si mismo nos observaba, es tan guapo, creo que ya lo dije.
Me tocó las manos, las piernas, la espalda, otra vez las manos, otra vez las piernas, me jaló de espaldas hacía él, todo esto bajo la mirada complaciente de Barry que solo se limitaba a observar divertido.

Me puso a hacer ejercicios con los dedos, con las manos, con los pies, unos eran tan graciosos que no podía acallar mi risa.
Lo peor es que tuve que caminar en la sala de espera, de puntitas, de talones, y la gente se me quedaba viendo y me tenía que morder los labios porque me daba pena.

Me sentí en las nubes cuando me vio por primera vez.

Un suspiro largo salió de mi frondoso pecho, me había flechado ese muchacho tan guapo. Lo mejor de todo es que me dio su número telefónico, suspiro largo mil veces.

Que grato es haberlo conocido, hace que los calores suban en tropel a mi cara. Pensaba que eso era cosa del olvido, pero ya me dí cuenta que este cuerpecito siente aún por otros guapos.

Suspiro solo de recordarlo.

Lo malo es que es mi médico especialista. Y si me tocó las piernas y las manos fue porque me estaba auscultando.Y cuando me jaló hacía él fue porque tenía que ver mi pronta respuesta a un estímulo. Y si me dio su teléfono fue para que le diga como me siento, snif.

Lo voy a volver a ver en abril y le diré a Barry que espere afuera del consultorio. No importa al fin que yo no le digo nada cuando me dice que la terapeuta está muy guapa que le gusta y no puede apartar la vista de sus ojazos negros.

Este médico está como para mi-guelito, me hace temblar de emoción, he suspirado tantas veces por él que se me va a salir el alma.

Ya quiero que sea abril.










*Post marcado para que no lo vea Barry ni mi familia, shhh.

lunes, 28 de marzo de 2011

Nacha la cucaracha gacha.






Un grito estridente hizo que abriera los ojos. Empezó a recorrer con la vista el cielo raso. Las paredes, la lámpara. Todo era tan conocido pero tan diferente. 
Le dolía la cabeza. Masajeó sus sienes, quería seguir durmiendo y cerró nuevamente los ojos.

Pero otro chillido hizo que asustada abriera los ojos. Entonces la vio. Una mujer con los pelos parados la señalaba  con dedo tembloroso. El esposo junto a ella con cara de fastidio la veía sorprendido.

Su mente empezó a trabajar a mil por hora. Recordaba que había salido a una reunión de cucarachas fiesteras. Tacho su novio y tres amigas salieron de rumba. Llegaron a la cocina donde trastes sucios y alacenas a tope ofrecían ante sus ojos excelentes platillos dignos de una señora cucaracha como ella.
Anduvo olisqueando y catando con sus grandes antenas, los mejores manjares que encontraba en platos sucios y restos de pastel por aquí y por allá.
Después de comer un poco, Tacho sacó su trompeta y empezó a tocar una alegre melodía. Nacha cantaba y tocaba la guitarra. Las amigas cantaban a grito abierto dejando salir notas tan desafinadas como ellas.

Repentinamente algo llamó su atención. Un chocolate envinado que aún conservaba su envoltura hizo que se relamiera los bigotes.
Se acercó, lo olisqueo y empezó a comer poco a poco. El sabor del chocolate y el vino empezaron a hacer sus efectos.
Los ojos se le cruzaban, los movimientos de las antenas se empezaron a hacer lentos. Quiso gritarle a Tacho el cucaracho pero su lengua no le obedeció. Sólo salieron palabras ininteligibles de su boca maloliente.

Siguió llenando de chocolate su gran estómago hasta que sintió que iba a explotar de tanto alcohol revuelto con chocolate delicioso. 
Así fue como Nacha la cucaracha, su novio y amigas, estuvieron bebiendo y comiendo a su antojo hasta que un spray amenazador hizo que todas se separarán y huyeran por sus vidas.
Corrió y corrió por paredes sucias y lugares mal olientes hasta que una luz hizo que se metiera a ese halo salvador.
Recorrió un río de agua sucia y salió por una coladera que daba al baño. Caminó hasta llegar a un sitio que de tan limpio lastimaba su nariz y antenas acostumbradas a la suciedad de su casa.
Sintiéndose a salvo, se tiró en una esquina de la recámara principal a dormir.

Era así como los gritos ahora la sacaban de la borrachera y asustada se encontraba ante una vieja gritona que con pequeños saltitos le pedía al enojado esposo que acabara con ella.

¡Patas pa´ cuando son!. 

Empezó a correr y correr con pasos cruzados deteniéndose difícilmente de los bordes de la pared. Se detuvo un instante para reconocer el terreno y volteó hacia arriba. Vio el tragaluz y corrió hacia él. Si llegaba ahí antes que la escoba amenazadora que el esposo blandía ya entre sus manos, estaría salvada.

Aspiró profundamente el aire limpio que reinaba en esa casa y echó a correr hacía arriba, hacía su salvación.
Se prometía a si misma jamás volver a comer chocolates envinados. Ya tendría tiempo de reclamar a Tacho y sus amigas que la hubiesen dejado sola. pero mientras seguía corriendo. Poniéndose a salvo de la escoba y alejándose de los gritos de la vieja que amenazaban hacerle estallar la cabeza. 
Corría por su vida, no quería que Tacho y sus amigas la recordaran como Nacha, la cucaracha gacha que  casi agarraban por borracha.









sábado, 26 de marzo de 2011

Al que me quiere quiero.








Hoy te amo a ti a ti a ti a ti y a ti. También a ti y a ti y a ti y a él y a ese y aquel y al de más allá y al de ese lado. Al de más acá. Al que llegó. Al que se fue. Al dueño de mi silencio. Al que me llenó de amor. Al que me cuida. Al que me extraña. Al que no me busca. Al que si. Al que me hace reír. Al que me llama Jani. Al que me llama hermosa. Al que me traicionó. Al que me llama reinita. Al que vive sin mi. Al que vive conmigo. Al que me quiere mucho. Al que me quiere poco. Al dueño de mis besos. Al que sufre por mi. Al que me recuerda. Al dueño de mi olvido. Al que le importo. Al que escribe versos que no son para mi. Al que llega en la noche. Al que vive en un barco. Al que está solo. Al que le canta a la luna. Al que me quiere en silencio. Al dueño de mi cuerpo. Al que me ama porque si. Al que me ama porque no. Al dueño de mi corazón. Al que me ayuda. Al que me enseña. Al que me llora. Al que me hace feliz. Al que me hace llorar. Al dueño de mis lágrimas. Al que me ama por encima de todo. Al dueño de mis besos. Al dueño de mi vida pero sobre todo hoy amo mucho al dueño de mi alma.










Ausencia.








Un instante sin ti
es una vida de olvido.






viernes, 25 de marzo de 2011

¡Gulp!.




¨Que bonito huele¨ me dijeron ayer.

Se acercó un poco a mi por detrás. Me puse tiesa y me quedé con los ojos muy abiertos. Inmóvil. Su voz se oyó muy cercana a mi. Me puse chinita.

¨Es que siempre que pasa por aquí el dejo de su perfume se queda en mi nariz¨. Volvió a decir.

¡Gulp!

Y no es que no me guste que me digan que huelo rico. Soy Flor siempre huelo riquísimo. Pasa que quien lo hizo fue una señora. Pasa que es la tercera vez que me lo dice. Pasa que me da miedo su mirada. Pasa que me da friki. Pasa que a mi me gustan los hombres. Pasa que me da cosita que me lo diga ella. Pasa que me pone los pelos de punta.

¡Gulp! trago saliva y me alejo sin voltear, no vaya a ser el diablo y resulte que me gusten las mujeres.





Quejona.com








Hoy es viernes según quien sabe quien, bueno si sé quien lo dijo, Hoy toca pero no quiero que me toque. Hoy y ayer y antier he estado enojada con Barry y quisiera que estuviera lejos de mi. Que se vaya con su mamá. 
Hoy no quiero que me toque. Sé que al rato me buscará para contentarme pero mientras ya me hizo enojar.
No te quiero más Barry, go away.

Feo... eres un feo gordo... feo. Eres bueno pero feo.

Debería de haber una ley que impida que los pobres nos enfermemos, ¿quién puede comprar una medicina que dura 10 días y cuesta $ 500?, yo no. Ni mi familia. Estoy cansada que gasten en esta méndiga enfermedad jija de su madre.

Se prohíbe a los pobres enfermarse. ¡VIVA! sería feliz.

No me gusta la primavera. Cierto que disfruto mucho cuando mis plantas florecen, para mi es un logro. Me gusta ver el cielo azul. Me gusta escuchar a los pájaros negros de la azotea esforzándose por cantar pero solo salen chillidos de sus picos. Me gusta... pero lejos de mi.
El calor me mata. Me convierte en monstruo verde.

¡Aléjense de mi!

Me altera tanta luz. El sol hace que sude como loca. Me sale sangre de la nariz y quiero quedarme metida en mi cubil todo el día.

¡Grrr!

Quiero que mi Ángel de la Guarda tenga tiempo para mi pero se me olvida que los ángeles también comen. Y más el mio.

Pinche Ángel trabajador que me descuida.

Debo conseguir un trabajo para poder ayudar con el tratamiento. Debería de haber una ley que exija dar trabajo a ogros.

Hoy empecé una lucha contra mi yo-bueno y mi yo-malo. No querrán saber quien va ganando.

Hoy he abierto los ojos y he elegido Ser Feliz, ¿entonces porqué no sonrío?.

¡Ya sé! puedo conseguir trabajo de maraquera. Lo malo que soy arrítmica totalmente.

Hoy quería que todo se fuera al infierno pero mejor no. Mejor me voy yo solita. Espero que Lucy me aguante y si no ya se fregó.
Voy a buscar con que reírme.


Hoy es el post No. 600, mñeh.





jueves, 24 de marzo de 2011

Fantasías con Santa. (Imágenes bizarras).








Ayer debido a que tenemos que recorrer la ciudad de punta a punta para llegar al hospital, debemos monitorear el tráfico para llegar a tiempo a la cita con el especialista. Así es que hay que escuchar la radio para saber que vías tomar y llegar más rápido.
Por ser casi de madrugada pasan programas repetidos. El que escuchábamos Barry y yo trataba sobre las fantasías sexuales del público escucha.

Una decía que quería hacer el amor en un iglú sobre cientos de pieles de oso. Brrrr! que frío, nada más pensarlo se me encuera el chino digo se me enchina el cuero.

Otra decía que quería hacerlo con un policía. Sólo pensar verle la macana al policía me desmayo peor si me quiere poner las esposas. Jesucristo vencedor, ampara a esta esposa abnegada de las garras de los policías y sus amenazantes pistolotas.

Una más decía que quería hacerlo en un globo aerostático. Temo a las alturas así que me da vértigo pensar estar cerca de las nubes, llegando a la cima del placer mientras decenas de pajarillos se asoman a ver que hacemos. No no no, no quiero pensar, me duele mi pancita. ¿Y si explota le globo?, madre mía!.

Otra más quería hacerlo con su esposo mientras Shakira les bailaba. Ajá. ya mero. ¨¨Contigo mi vida, quiero vivir la vida¨ cantando Shakira mientras el tipo con el emmm.... con el... con su poder a todo lo alto no creo que quisiera hacerle caso a la esposa si tiene frente a Shakira.

Ni en mis más pirados sueños he pensado que me bese alguien que no sea Barry. Ni siquiera Enrique mientras Barry nos ve. Es más creo que no he tenido fantasías, ¿o si?. A ver pienso mmm creo que no.
Creo alguna vez he tenido sueños guajiros pero shhh! Barry no debe saber. Al fin que son solo fantasías. De cualquier manera son sueños virtuales así que no valen.

Otra más quería hacerlo con otra mujer. Tsss nel, yo sigo pensando que los hombres son la máxima creación después de nosotras las mujeres claro.

Otra más quería hacerlo en el mar. MMMM no... la arena pica y se mete en recónditos lugares que ni las más extrañas posiciones pueden sacar.

O debajo de las estrellas. O en una tienda de campaña, ¿y si se me aparece un oso y me quiere cog... comer a besos?.

Creo soy demasiado realista para tener fantasías sexuales.

Pero la que más me llamó la atención fue la fantasía de una mujer que quería hacer el amor con Santa Claus. No imagino ver a Santa con el cuerpo colorado, desnudo y con semejante panza acariciándome mi pequeño cuerpecito.
Una tanguita roja y su gorrito mamón. Imagen demasiado bizarra. Me va a querer enseñar su juguetito, ups.

¿Y si me pregunta, quieres regarito o regarrote?.

Menos lo imagino llegando al clímax , jo jo jo jo jo.

Prefiero seguir pidiendo mis juguetitos a los Reyes Magos al fin que son tres, TRES!!!.










martes, 22 de marzo de 2011

Enséñame tus cuentos.







¨Enséñame tus cuentos¨ me dijo ayer una de mis hermanas menores. Empecé a sudar aceite porque nadie de ellos sabe que escribo. Mi familia -la otra- no sabe que escribo.
Las manos me sudaron y me puse muy nerviosa. La nariz empezó a fluir más y los cabellos de las sienes empezaron a mojarse.
No sé porqué la opinión de mis hermanos pesa mucho en mi. Pueden con una palabra subirme al cielo y con otra dejarme caer. 
Son muy francos... somos francos hasta el dolor.
Quizá la disciplina férrea de mi padre nos hizo ser así. Decir las cosas sin adornos. ¿Para qué?, si de todos modos la verdad es verdad por dura que sea.
Saco a relucir mi complejo de inferioridad que pensé había desterrado pero no, estaba dormido desafortunadamente y sale a relucir para joderme la vida. El complejo que no logro desterrar de mi.

Mi hermana dice las cosas como las siente.  Muchas veces me ha lastimado y me ha hecho llorar. Barry se enoja porque dice que no debo temerle pero es más fuerte que yo ese sentimiento.Ella es muy dura pero así es y lo acepto aunque me duela lo que me dice en ocasiones.
No sé porque me cohibe. Siempre me siento pequeña a su lado.

Ahora que va conmigo a las clases de inglés. Debido a esa convivencia casi diaria nos llevamos mejor pero no deja de cohibirme. Me siento chinche.

Aún así me armé de valor. Le dije que le buscaría un cuento y se lo mandaría. Me pidió mandarle muchos- le gusta la lectura como a todos los Apellidos Ilustres- así que como pude escogí cuatro cuentecillos y se los envié.

Le dije a Barry que me ponía muy nerviosa. Él dice que no tengo porqué preocuparme. Son mis cuentos y como a todos puede o no gustarle y no pasa nada.

Mi hermana leyó el cuento de Sócrates y su banda de Gatos Filósofos. Me dijo que estaba bueno. Le había gustado. Dejé de sudar y esbocé una sonrisa. 

Sentí que había pasado una dura prueba.

No sé porqué me siento más en confianza que personas ajenas lean mis cuentos que mi familia. No sé, ese maldito complejo de sentirme menos me agobia.

Tengo nervios porque le mandé otros más y temo su opinión pero bueno, siempre es bueno saber lo que opinan los cercanos.

Mi hermana me dirá lo que piensa y como antes... como siempre me pone a temblar. Pero no le digan por favor.











Soy demasiado torpe con unos tragos.





¨No llores Llorona porque el llanto afea
y quien mucho llora
muy escaso mea¨.

Así me cantó Astrid Haddad el sábado de aburrición donde la soledad me acompañó como ya es costumbre..
Tengo la fortuna de tener una familia que trabaja cuando todos descansan o descansa cuando todos trabajan así que si hay días feriados me la puedo pasar papando moscas.
Tirada en mi cama, escucho la primera canción de una cadena de melodías que disparan mi nostalgia al cien por ciento.
Empiezo a escuchar las primeras notas de Astrid que canta con voz aguardentosa:
¨Como si fuera un calcetín
me pisas todo el día,
en el suelo me traes arrastrada por tu amor¨.

Y me pregunto como es que alguien puede andar pisoteada y en el suelo tirada por el amor de su vida.

¨Como si fuera un calcetín
tirame cuando esté rota
que en las cosas del amor
que en las cosas del amor
no hay manera de surcir¨.

Y si... no hay manera de resarcir un daño cuando alguien está enamorado y el otro falla. No sé. Nunca me ha pasado. Es lo que cuentan las malas lenguas.

Esto de estar tirada en la cama analizando canciones me hace pensar que la vida ha sido muy benévola conmigo porque en cuestiones de amor no he sufrido. Si mi vida fuera telenovela sería la más aburrida de la vida y del amor.
La princesa que se casa con el plebeyo en contra de la voluntad del rey. Contra todo, el caballero gana casándose con la princesa. Tienen sus hijitos, sus mascotas y viven felices para siempre jamás. 

FIN.

Sigue cantando Astrid.
¨Un calcetín, un calcetín, un calcetín, 
eso soy yo para ti. 
Ay cosita súrceme mi agujerito, suavecito, mi hilito, mi agujita, mi alfilercito, mi tomatito, mi huevito frito, mi aguacatito, mi pechuguita, suavecito, ay ay ay...¨





¿Súrceme mi agujerito?... mmm... emmm... pues allá ella si quiere que le surzan el agujerito.

Ya entrada en esto de escuchar canciones queriéndome cortar las venas con galletas saladas, Enrique me canta al oído,  ¨Aunque no sea conmigo¨. Empiezo a soñar con él. A sentir su aliento muy cerquita de mi oído. 
Y entonces me quiero tirar al vacío desde la altura de mi cama pero mi perro me detiene y no es que quisiera salvarme. Es que si me muevo me muerde.







Así que en vista de que la soledad llegó cargada de una buena dosis de tonteras, terminé mis sueños guajiros con  ¨Si yo fuera hombre...
me gustaría ser mujer¨.

Por eso digo que mi mente debe estar ocupada o desvarío entre sueños, café cargado y somníferos para huir de la realidad.
Raciones de nieve de mil sabores y sorbo y sorbo de refresco con hielos aplacando el calor con el que ha empezado la méndiga primavera.
Dos tragos de tequila son suficientes para que mi cabeza acostumbrada a no beber empiece a dar vueltas sin control.
Se me suben las copas pero debo cuidar que no sean las del brassiere o ya perdí... o gané según con quien haya sido.

¡Salú! aunque sea martes y aunque no sea conmigo.













lunes, 21 de marzo de 2011

Perdiendo el control.

.




Los ojos se le hacen más pequeños de lo que los tiene. Hace una mueca con los labios característica en él. Carraspea dos veces. No una ni tres, dos... sólo dos.

Sus ojos miran fijamente a su objetivo. Si fueran puñales en este momento sería un fiambre. Nadie se le acerca porque ay de aquel que se cruce en su camino en esos momentos en que su mente está obnubilada por la furia.
Si de por si soy una pequeña reina tan chiquita e indefensa. Cuando Barry se enoja corro el riesgo de desaparecer.
Si fuera psicóloga pensaría que algún trauma tengo contra los hombres gritones y furiosos. Y si... pero de eso no se trata esto.

En otro lado no muy lejano. Tomo aire hasta llenar mis pulmones. Lo dejo salir lentamente. Me levanto de la silla donde plácidamente me desconecto del mundo.
Me acerco a él quedito... despacio para que su furia no se vuelque contra mi. Me siento junto a él. Agarro algo de sus manecitas  encallecidas por el trabajo. Lo manipulo suavemente y logro hacer que la televisión encienda.

¡NO LO PUEDO CREER!

Y es que Barry es el tipo más sensacional que ha existido en el mundo y planetas aledaños pero cuando el control de la televisión no lo obedece puede perder la compostura.
Su lenguaje es muy variado, de él he aprendido mucho, je. Puede mentar madres y mentar madres, pero eso si el estilo nunca lo pierde. Instalado cómodamente en mi sillón favorito que le presto cuando llega de trabajar, deja caer su mano sobre su pierna, sobre el sillón, sobre su pierna y así y así y así.
¡Cuidado si esto sucede cuando juega Chivas contra sepasumadrequien!. ¡Que nos ampare la virgen de los balones!.

El mundo feliz en el que vivo puede estallar. 

¡Paren al mundo, se ha descompuesto el control de la televisión de Barry!.
¿Oh, y ahora qué chingados voy hacer?.

En otros tiempos lo hubiera mandado con todo y su control a chingar a su madre pero como respeto a mi suegra , ahora ya no. Me estoy volviendo agradecida y ver lo que Barry hace por mi ya lo tomo muy en cuenta.

Así que me siento junto a él. Tomo el control. Lo manipulo suavemente y logro que funcione. 

Ahora entiendo que al igual que para mi la computadora es la válvula de escape, para él la televisión lo es después de un día difícil.
Tendré que ir -ahora si- a cambiarlo a la compañía de cable. Y es que el control queda siempre expuesto a las patitas latosas de los chihuahuas y como se ponen nerviosos hasta por lo que sea, siempre lo tiran.
Lleva mucho tiempo diciéndome que lo reporte pero como la televisión no me interesa por eso no hago caso. Esta vez lo prometo Barry de la vida, tendrás tu control en menos de lo que canta un gallo ronco.

Pero por favor no mames Barry. 

Ya no voy a decir groserías, aunque me quede muda.










sábado, 19 de marzo de 2011

Las respuestas a unos sueños un poco desvariados.


.



La querida Bee del blog BeeBorjas me ha hecho unas preguntillas sobre algunos temas que me pareció interesante contestar. 

Me pregunta: Si tuviera un blog, de qué trataría?.  Bueno, tengo el de la MaLquEridA que habla de cosas personales. Desde que era una pequeñuela hasta el bosquejo de mujer que soy hoy.

Tengo otro pero ese es privado y no creo darlo a conocer. En él hablo de temas que muy pocos se imaginan por mi forma de ser. Igual no creo que a nadie le interese pero el tiempo lo dirá.

También me pregunta, Si pudieras cambiarte el nombre, ¿cuál elegirías?. Si bien es cierto que mi nombre no me gustaba por el peso que tenía, ahora al paso de los años siento que mejor nombre no me habría quedado.
Para mi Flor de María refleja todo lo que soy. Tengo un nombre particularmente bonito y hoy por hoy no me lo cambiaría aunque suelo llamarme Jennifer Natasha, Jenn Jenn, Rosa Martha, Jani, José María, Eugene, en fin muchos más. Quizás lo haga para no desgastar mi verdadero nombre.

Sigue Bee con las preguntas: Si volvieras a nacer ¿te gustaría ser hombre o mujer?. Difícil contestar porque después de tanto tiempo de decir que quería ser hombre, hoy estoy a gusto con ser mujer. 
Pero creo elegiría ser hombre para ver que se siente tener todo más fácil, bueno eso es lo que creo porque vivo en un país machista.

¿Si te concedieran un poder, cuál elegirías?. Elegiría volar. Volar junto con las gaviotas hasta los límites de mis fuerzas. Volar hasta el fin de mi locura.

¿Si te concedieran un solo deseo, cuál elegirías?. Volar, Para mi volar es el mayor deseo que tengo.
Tener un par de alas que me puedan remontar a lugares lejanos donde conozca los ángeles que habitan lugares extraños para mi.
Volar entre las nubes... entre los pájaros... cerca del sol sin que este pueda derretir la cera de mis sueños.
Tocar la estrella más alta donde habita mi madre.

¿Si te regalaran un viaje, qué país elegirías?. Sin duda España. 
Para mi España es el país de mis sueños. Puede ser que en mis continuos desvaríos y búsquedas de pasados he encontrado raíces en las que me gustaría escarbar para saber de qué lugar fue donde salió mi ilustre apellido.

Misión cumplida Bee.









jueves, 17 de marzo de 2011

¡Mamiii!.

El futbolista italiano Mario Balotelli quien juega en el Manchester City, recibió el premio Golden Boy al mejor jugador menor de 21 años del fútbol europeo en diciembre pasado.
¨Super Mario¨, así es llamado  en la cancha.

Y es una ternurita...






Mamiii!!!


miércoles, 16 de marzo de 2011

Sócrates y su banda de gatos filósofos.





En un lugar muy lejano, situado a las afueras de la ciudad, se encuentra un edificio de enormes proporciones. Es gris con los herrajes pintados de azul y grandes ventanales con cortinas blancas. En sus paredes encierra personas con mentes que viven fuera de la realidad.
Custodiada la puerta por policías vestidos de negro, semejando estatuas que sin apenas pestañear están   atentos a cualquier movimiento fuera de lo común.

El lugar es muy limpio. Lleno de árboles y pájaros negros. De viento fresco envuelto en olor a eucalipto.De gente vestida de mil colores y de médicos que con sus batas blancas inspiran confianza.

En el patio de ese lugar existe una banda de gatos comandada por Sócrates. Gato enorme de pelo negro y ojos amarillos que siguen sin perder de vista a la gente que en las bancas le quita el poco calor que le queda a los rayos del sol quien tímidamente se va marchando a su casa.

Junto a Sócrates se encuentra Calixta, el gran amor de su vida. 
Calixta es una gata negra de menor tamaño. Tiene los ojos grises y la mirada penetrante. 
Su pelo brilla con el sol tornándolo azulado. Ostenta grandes garras afiladas dispuestas a defender a su macho.
Cuando alguien se acerca a Sócrates, se pone en alerta erizando su lomo advirtiendo que nadie puede acercarse a él.
Arruga la nariz enseñando sus blancos colmillos y emitiendo un maullido que hace que cualquiera se eche para atrás.

Sócrates se deja querer y la mira con ojos tiernos. Como sólo los gatos lo pueden hacer.

Nadie sabe cómo es que llegaron a ese sitio. De pronto un día apareció Sócrates y al día siguiente Calixta. Se enamoraron al primer instante y desde ahí decidieron seguir sus siete vidas juntos.

Días después llegaron dos gatos blancos, Pepin y Marita quienes juguetean subiéndose a los árboles o ronronean cerca de la gente para quitarles un poco de pan. Se persiguen jalándose la cola o dándose arañazos sin lastimarse.

Otros dos gatos más -grises ellos- Homero y Jenn Jenn forman la banda de gatos de Sócrates. Esos dos gatos jóvenes llegaron huyendo de un perro  pulguiento que los tenía arrinconados en una callejuela cerca del hospital. Sócrates los defendió y de ahí decidieron seguirlo, eligiéndolo como jefe absoluto.

Toman el sol en las tardes aún frías de marzo. Contemplan a la gente enferma que entra al lugar. Esquivan una que otra silla de ruedas que parece los van atropellar, pero con saltos felinos se libran de ser embestidos.
Gustan de estar echados mirando el cielo. Preguntándose cómo es que ese conejo está en la luna. O cómo pueden comer de esas ricas nubes de algodón que caminan solitarias en un cielo muy azul.

Observan los árboles. Las ramas que se mueven al compás del viento arrullando nidos de pájaros negros que con su alharaca llaman su atención. 
Los gatos rodean los árboles para buscar la manera de llegar a los pajarracos, pero desisten de ello, cuando ven los afilados picos asomarse por entre las ramas.

Los dejan en paz. 

Cuando tienen hambre, se acercan cautelosos a la gente y esta les convida de la comida que llevan. Cuando el hospital está solitario, buscan entre los botes de basura algo con que saciar el hambre.

También suelen jugar con los ratoncillos callejeros que se pierden entre los laberintos de bancas y árboles del edificio.
Hay veces que los atrapan y juegan con ellos. Pero no entienden porqué los ratones se asustan si el juego es muy divertido.

Entrada la tarde, cuando el día muere de a poco, Sócrates inicia el camino de retirada. Hay que ir a afinar los instrumentos para dar serenata a esa gente que con mirada triste se asoma tras las cortinas blancas buscando en la noche una salida a su infortunio.

La pandilla sigue el caminar altivo del gato negro quien majestuoso se abre camino con su sola presencia. Llegan hasta lo más alto del techo y empiezan a afinar la garganta.
Sócrates se prepara. Infla el pecho. Deja salir un leve sonido que se convierte en grito lastimero: 

Miauuuuuuuu!!!

Ha salido el primer desafino de Sócrates. Carraspea y vuelve a intentarlo.

Miauuuuuuu!!!

Los otros gatos voltean a verse entre si. Empieza el suplicio. Sócrates es el jefe pero nadie se atreve a decirle que su canto es como una patada en los cuartos traseros.

Pareciera que en lugar de maullar le están apretando la cola.

Sócrates ni se inmuta, es el jefe y hace lo que quiere.
Si pudiera, la banda se taparía las orejas para no escuchar el maullido desafinado del jefe quien sin importarle nada sigue cantando.

Miauuuuuu!!!

Entra al quite Pepin que en eso del canto es un experto. Lo único malo es que le gusta la salsa y el merengue. La bachata y el rock and roll. 
Marita los acompaña con su sola presencia, porque el canto no se le da. Ella pasa la vida limpiándose los bigotes para que cuando Pepin termine de cantar, se lo coma a besos aunque no le guste lo que cante.
Es muy zalamera, cosa que no agrada a Pepin porque él es más bien seco. No le gusta andar besando a Marita por mucho que la ame.

¨Sólo porque te amo tanto te aguanto Pepin¨ le ha dicho. Pero Pepin no le da mucha importancia. Es ojo alegre y sabe que si Marita se va puede llegar otra gata que le guste lo que canta y que se enamore de él por su labia.

Gatas sobran. Pero eso hace que Marita esté alerta. No va a dejar que Pepin se le vaya de las garras así como así, ¡No señor!.

Homero y Jenn Jenn no cantan. Prefieren acicalarse un poco para salir a disfrutar la noche después del concierto de Sócrates y Pepin.

Calixta enamorada está echada junto al amor de su vida, pero sin que nadie se dé cuenta, se ha puesto unos tapones en sus orejitas para no oír los maullidos estentóreos de su amado.

Miauuuu!!! 

Sigue Sócrates cantando fuerte, mientras allá a lo lejos unos ojos tiernos de asoman tras la cortina.  

Es una niña. 

La niña nueva que ha llegado al hospital traída de la mano por sus padres, quienes han dicho que desde que nació habla con los gatos. 
A ella eso no le importa, que crean lo que quieran. 
Ella sólo espera que sea de noche para escaparse al tejado e ir a cantarle a la luna.








martes, 15 de marzo de 2011

Jean Claude y mis celos. (Temas pendejos que hacen que me quiera emborrachar aunque sea con coca-cola).







Mi Profe de inglés-léase Jean Claude-ya ni me pela. Desde que falté por las terapias se olvidó de mi, Ahora nada más tiene ojos para Fernanda.
Fernanda para allá. Fernanda para acá y patatí-patatá, mñeh, que se quede con su alumna favorita.
Ay si sabe mucho.
Ay si Fernanda sacó diez, fue la única.
Ay si.
A ver Fernanda dime como se dice la chingada, ay si!

Ni a Martha ni a Sonia las fuma, no me importan ellas. 

Por eso ya ni quiero ir a clases, ¿para qué?, Jean Claude ya me cambió por otra. Nomás dejó de verme y enseguida me olvidó. Dejó de verme poco tiempo y me cambió. 

¡Perro!

¡Mil veces Perro!

Cuando voy a clase ya no pongo atención. Ya no me importa saber inglés que no me va a servir pa´ ni madres. Mejor miro hacía la ventana o pajareo. Si me pregunta algo le digo que no sé con mi cara altiva, ¿ a ver, qué me dice a eso?.
No me puede sostener la mirada y busca a otra tonta-perdón- a otra alumna lo que quiere saber.

O dice: ¨Fer, tu sabes?,  osht. Y Fernanda obvio sabe, osht.

Los celos me corroen. No puedo soportarlo, Mi Profe, que me gané con tanta labia- digo con esfuerzo y buenas calificaciones- me ha olvidado por otra más lista que yo, mmmta.

No me importaría nada si esa otra no fuera mi amiga, snif.

Y para colmo, ando chipil y chillona. Y para más colmo un amigo querido, mi Ángel de la Guarda me dijo cuando hablaba con él: ¨pérame¨  y me dejó plantada. 

Lo esperé hasta que me salieron raíces, snif. ¿Será por eso que me llamo Flor?, para quedarme plantada.
En la espera letal, me vino a la mente esa canción que canta sepasumadrequien: ¨Me dejaste abrazado de un poste, esperándote y nunca llegaste...¨ snif.

Es martes, me quiero tomar un trago pa´ olvidar aunque sea coca-cola qué más da, snif, me dejaron plantada, snif. Jean Claude me ha cambiado, snif.
Beberé coca-cola hasta reventar. Qué me importa el universo-mundo?, como decía Jesusa Palancares.

Pinches temas tan triviales que me hacen ponerme pendeja. Bueno, pendeja ya estaba pero me duele chinga.
Ando chipil, snif.
Quiero a mi mamá, snif.
Mamita, ¿porqué te moriste y me dejaste sola?.
Beberé coca-cola aunque me regañe Barry. Que el mundo siga girando, me importa madres todo.
Snif! quiero llorar...
De verdad quiero llorar.
Ya sé que hay temas más importantes pero me siento frágil.
Quiero a mi mamita snif!.
Quiero un trago pa´ olvidar esto que me está matando. Mmmm esto suena a canción choteada.
Maldito miedo que no me deja vivir.
Mañana me levantaré de nuevo y estaré mejor. Pero hoy... hoy quiero olvidar lo que no puedo.













lunes, 14 de marzo de 2011

Benito Tiki y el idioma perro.







Hablar de Benito Tiki -mi chihuahua mayor- siempre es un placer. Las anécdotas con él son divertidas no importa que su mandíbula esté cerca de mi jugosa pompita la mayoría de las veces. O sus gruñidos cuando lo baño me ericen la piel.
A pesar de ser muy pequeñito el miedo que me da es comparado con... no sé con qué pero es increíble que un ser tan pequeñito me ponga los pelos de punta. 
Para bañarlo le echamos montón mi familia y yo y entre todos... no lo podemos bañar. A todos nos asusta.

Sus fauces sin colmillos me atemorizan porque ya me ha mordido varias veces. No tiene dientes así que me deja moretones que tardan días en quitarse.
Me sigue para todos lados pero si trato de agarrarlo me gruñe. Me quiere pero no deja que lo toque.

Hoy ocurre algo extraño con él. Ha subido y bajado cerca de diez veces en menos de una hora. No sé lo que le pasa. Trata de decirme algo pero no lo entiendo.

Por lo general sabe avisarme cuando quiere que lo saque al baño o cuando quiere comer. Cuando está asustado se esconde bajo mis piernas si estoy sentada o tras mio si estoy parada. Cuando quiere que lo suba conmigo hace una especie de gruñidos para hacérmelo saber, pero hoy no entiendo que me quiere decir.
Sube y baja las escaleras y se queda viendo para arriba. Ya revisé todo y no hay nada extraño. Babo Alejandro está arriba dormido. Si hubiera algo extraño ya habría ladrado pero no, está dormido.

No entiendo.

Este puede parecer un suceso muy trivial pero no es así. Benito Tiki tiene comportamientos raros cuando algo va a suceder. Así ha sido siempre. Quizá por eso me llama la atención su comportamiento.
Cuando ha muerto alguien o cuando algo extraño pasa se queda junto a mi. Lo he relacionado. Sé que los perros tienen algo que los hace ponerse alertas. Supongo que es lo que sucede con Tiki.

No estoy asustada pero si preocupada. He ido arriba a revisar y se ha ido tras de mi. Se ha quedado por fin con mi hijo en su recámara.

Espero que sólo sea que Benito Tiki se hace viejo y cuidarnos se ha convertido en su obsesión pero hay veces que quisiera entender qué me trata de decir, así estaría alerta.

Quisiera hablar idioma perro.







sábado, 12 de marzo de 2011

Pa´l sábado.










Detrás de un gran hombre
hay una gran mujer...
y en medio una esposa
que está chingue y chingue.






miércoles, 9 de marzo de 2011

Cuando te digo Gordito pero no es de cariño.





El ser ¨llenita¨ para mi nunca ha sido problema. Viniendo de familia donde los ¨flacos¨ son mayoría, nunca me ha traumado a pesar de eso.

Pero ¡Odio a las flacas!. No es cierto. Bueno si... poquito.

El ser enfermiza me dejó ser la mejor alimentada de la familia. La que mejor comía. La más cuidada. Debido a eso supongo que fui sobrealiementada y dejaba sin comer a mis hermanas. No... tampoco es cierto.
Así que ser llamada ¨Gordita¨ fue natural para mi, Es como si fuera mi apellido Flor de María Gordita Almaraz Llenita Martínez Flores Sánchez y Ruíz De la Barquera y Márquez. No me importaba. Me valía madres. (Chin ya empecé a enojarme). 

Mis hermanas no podían prestarme su ropa por lo mismo y eso me molestaba. Yo si les prestaba la mía pero ellas a mi no porque no me quedaba. ¡Maldición!. Al fin que ni me gustaba su ropa. Quizás por eso mi ropa siempre fue diferente a la de las demás. Le puse mi sello personal a mi forma de vestir.

Pero bueno ya, esta introducción esta muy larga ( sin albúr).

Todo esto viene a colación porque el domingo fui a la fiesta de una nena linda llamada Sofía. Su abuela o sea mi hermana es un palo de tan flaca que esta, osht!.
En esa fiesta había un niño ¨Gordito¨ de cerca de diez años que solito se divertía brincando como chapulín en una cama de resortes. (no sé como se llama esa cama). Estaba solo brinque y brinque, pero solo. La cara colorada de tanto brincar. De vez en cuando detenía sus saltos para tomar aire. 

Sé lo que es eso. 

Cuando de pronto llegó una tipa ( perdón pero eso no era señora). Y le dijo que dejara de brincar porque se iban a subir niños más pequeños y podían salir disparados cuando él brincara. (Maldita vieja, cómo alguien puede ser tan cruel?). Eso trauma, me cae de madre que si.

El niño se quedó parado. Sin reír y sin saber que hacer.

Kiku y yo la oímos. Nos quedamos sorprendidas pero no dijimos nada. Podríamos hacerlo pero meteríamos en problemas a mi hermana porque estábamos en su casa. Así que nos quedamos calladas.
Pasó el tiempo y el niño seguía jugando solo. Y va de vuelta la tipa a decirle que no brincara porque podría lastimar a los más pequeñitos. Él a pesar de ser pequeño de edad es grande de cuerpo.
Se quedó quieto bajando la mirada y de pronto a mi mente vinieron viejos recuerdos. ¡Chinguen a su madre todos los que me dijeron Gorda!.

Mi cara se puso verde, después roja, después negra, luego de colores y así porque no podía creer lo que oía... pero fui cobarde.
No dije nada. Dejé que esa tipa hiciera que el niño se sintiera mal y no pude defenderlo. Fui cobarde y me lamento mucho porque sé lo que se siente que discriminen por ser ¨Gordito¨. 

Odio no haber hecho nada. Barry dice que la tipa era consuegra de mi hermana así que sí podía haberla metido en problemas si le hubiera dicho sus cuatro verdades.
Tengo frustración porque sé que pude haber dicho algo. Pero la prudencia que viene con los años ( o sea me estoy haciendo vieja), me dice que debo callar. ¡Maldita maldición!.

Odio a la gente que señala a los ¨Gorditos¨ y se burla de ellos. Se siente muy feo. 

Sé de lo que hablo.







martes, 8 de marzo de 2011

A mi no me vengan con eso.






Quesque hoy es Día de la Mujer. Hoy se celebra a las mujeres, ¿a cuáles?. El Día de la Mujer sirve para recordar que existimos mientras somos ignoradas los 364 días restantes. En un país machista como México nunca seremos igual que los hombres por más que se esfuercen en decirnos que si. Todos los días se vive la discriminación. En las casas, en las calles, en los trabajos, en todos lados. Las mujeres somos más que vaginas, que pechos, que cuerpos pero muchos de los hombres (no todos, aclaro), no lo ven. Creen que nacimos solo para la cama y para la cocina. Para tener hijos y estar pegadas al lavadero. Las mujeres también pensamos, no somos animales con ideas cortas y cabellos largos. No se nos da la oportunidad de demostrar que somos más que un cuerpo. La fuerza bruta habla más fuerte que la razón. Los golpes callan las verdades.
Así que a mi no me vengan con eso, Día de la Mujer ni que mis polainas.











lunes, 7 de marzo de 2011

La generación del lunar blanco.





Y sucedió que un día, los Apellidos Ilustres se dieron cuenta que estaban envejeciendo y vieron que eso no era bueno. 
La valentía y orgullo que les acompañó durante toda su vida quedaban dormidos.

Las grandes batallas habían quedado atrás. 

Después de arduas guerras la vida tranquila los había alcanzado. No habría más peleas en las que había que salvar el honor y el orgullo.
Tocaba disfrutar lo ganado.

Así es que empezaron a formar sus propias familias.

Fue entonces que en la realidad cotidiana pensaron que había que sembrar nuevas simientes de jóvenes guerreros que dieran continuidad a la leyenda que se había gestado en el monte donde los árboles les habían arrullado su niñez entre ramas y cantos de pájaros confundidos con el ruido que hacían las gallinas ciegas arrastrándose entre las hojas secas.

Los 11 Guerreros vieron que era tiempo ya de echar al mundo una nueva generación y así fue como empezó a gestarse la leyenda de héroes que se confundían entre fantasmas del pasado y recuerdos de ires y venires.

Los ojos de belleza triste. La piel morena confundida entre los granos del café de olla que bebían en las noches de luna llena, contando historias de apariciones y amores relegados a recuerdos.
El inconfundible lunar blanco que la luna había posado en sus cabezas para que no se le perdieran entre tantos espíritus aventureros y miradas gallardas.

Todo eso estaba quedando en el recuerdo.

Antes de que la leyenda muera han decidido dejar al mundo la última exhalación de una generación de manos gruesas encallecidas por el trabajo rudo al que estuvieron acostumbrados desde que empezaron a decir sus primeras palabras.
Generación de zapatos rotos y pantalones parchados una y mil veces. Generación de niños acostumbrados a hacer sus carritos con cajas de zapatos y tapas de botellas de cerveza.
Esa generación dejará en el recuerdo de los nuevos héroes el orgullo por su sangre. Sangre guerrera que nada los detiene. Ni la distancia ni el olvido de ayeres alegres.
La generación del lunar plateado con el que la luna los marcó para distinguirlos entre tantos guerreros.

La nueva generación.

La generación de niños y niñas viene precedida de valor y orgullo de 11 guerreros que se resisten a que su historia quede en el olvido.

Y fue así como llegaron al mundo Sofía y Alberto los primeros guerreros que empezaron una nueva generación de valientes. 

Mientras allá en un mundo lejano la lucha por la  vida la empezaba Natalia, la pequeña que desde el vientre materno se aferraba a llegar a este mundo.

Tenía que hacerlo. 

Tenía que ganar esa lucha porque en otro lugar igual de lejano nacería dentro de poco el hombre con el que se casaría y empezarían a escribir su propia historia.

La cuarta generación de valientes y orgullosos guerreros que perpetuarían el apellido ilustre con el que fueron bendecidos y el lunar de rayos de plata con el que son protegidos.






sábado, 5 de marzo de 2011

Los amantes.







Los amantes dejan en las sábanas
el olor a prohibido
y las culpas enredadas en almohadas 
perfumadas de besos.

Llevan guardadas en el alma caricias secretas
y melodías con mensajes de amor
que a nadie pueden mostrar.

Los amantes mueren de amor
con las manos entrelazadas
y suspiros de adiós.








viernes, 4 de marzo de 2011

Más claro ni el agua.






¿Para dónde lleva esta vereda?, pregunté a un anciano que con su rústico bastón quitaba las piedras que estorbaban su paso.
Me miró con ojos de experiencia. Se quitó el sombrero lleno de polvo de camino y me dijo-depende- Si va pa´rriba la lleva pa´rriba y si viene pa´bajo la trae pa´bajo.

Ahm...
er...
Gracias-contesté-

El anciano siguió su camino libre de piedras y yo me fui pa´ mi casita.





jueves, 3 de marzo de 2011

Mi beso Flor. (Capítulo final). (Hay algunos que quiero que se vayan a la chingada. Ah ya se fueron).

.



¨Deme mi beso Flor¨, me dijo la terapeuta al tiempo que señalaba su mejilla con el dedo índice. Ya me había dado un beso al despedirse de mi pero cuando me levanté para salir del consultorio, me agarró el cuello (gesto característico cada que me despedía de ella) y me acarició el pelo.

¨Dejo la puerta abierta para cuando quieran regresar¨, nos dijo. Le tomó un grande aprecio a mi familia y eso es algo que siempre le agradeceré. Siendo una mujer que no muestra mucho sus sentimientos, agradecí la ayuda con mis ojos llenos de lágrimas.

Le dí un beso y vi en sus ojos el cariño que en este tiempo me ha dado. 

¨Ha sido un placer trabajar con ustedes¨ nos ha dicho con el entendido que nos daba de alta. Su ayuda fue invaluable para mi familia y para mi porque nos ayudó a ver lo que nosotros por obvio no le dábamos importancia: Ser una familia unida que sabe la existencia de sus problemas y que los resuelve sin tantos rollos.

Salimos sonrientes los tres. Ya no veríamos a la hermosa terapeuta que nos tomó cariño sin conocernos. Sin saber nada de nosotros.

Se viene un nuevo episodio en la familia, en mi vida. El nuevo hospital nos ofrece una mayor perspectiva para avanzar. No sé si será para mejor. No sé si es aún tiempo. Lo que sé es que tengo una nueva oportunidad ante mis ojos y no la voy a dejar ir.

Dijimos adiós a la terapeuta. Nos abrazamos. Cantamos de regreso a casa a pesar del tráfico que había. Somos una familia unida que salimos adelante con saber que estamos así: unidos a pesar de los malos tiempos.

No escribo historias con final feliz, no son mi fuerte. Pero este capítulo de mi historia personal lo merecía. Quizás a muchos no les guste lo que escriba por depresiva. Tampoco ahora les gustará mi final feliz. Pero es mi historia y ahora quiero darle un final feliz porque soy feliz.

Pero eso no quiere decir que deje de mandar a algunos a la chingada porque si. Bueno, no porque si. Porque se lo merecen por traidores y porque se me da mi muy real y soberana gana. Y porque los traidores son una escoria. Y porque quiero que directito y sin escalas se vayan a la chingada.

Y ya...

No dejaré que me amargue NADIE la vida.

He dicho.














miércoles, 2 de marzo de 2011

Realidad de ficción.






Cuando la terapeuta me dijo que había llegado la hora de tomar antidepresivos no me asusté, sabía que ese momento llegaría y lo acepté sin reparos.
Mi miedo era que me aficionara a ellos. A que mi vida real girara con ayuda de pastillas de felicidad. 
Me dijo que solo sería por un tiempo para ver como funcionaba mi mente volátil y enojona con ayuda médica. Hoy se cumple el plazo que puso para ver como iba la vida.

La vida va bien. 

Mi carácter ha cambiado mucho. Ideas suicidas y enojos sin fundamento han desaparecido. Mi risa es espontánea y no me altero a la primera como sucedía antes.
Los más felices de ello después de mi es mi familia. Ya no tienen que engancharse a mis enojos sin fundamento o a mi cambio de carácter sin razón de ser.

Pero...

Me he dado cuenta que sin pastillas mi mente no funciona como debiera. No me asusta. Lo que me asusta es que me parece, me acostumbré a vivir realidades matizadas de belleza y de eso no se trata.

El problema es acostumbrarme a vivir sin pastillas, viendo la vida real y  sin que eso me afecte.

No sé si estoy preparada para ello.

La vida me ha enseñado que vivir temblando cada día, es un reto. Hoy voy a empezar otro más, quizás el más importante de todos: Vivir mi realidad con ayuda de mi misma, de nadie más. Ese será el logro más importante de mi vida: Vivir la realidad sin ayuda médica. Sin afectar a mi familia  ni a mi... a nadie.

¿Lo lograré?, seguro que si, soy Flor de María, guerrera incansable que se levanta cada vez con más trabajo de las caídas que el destino le impone.
Habrá un día en que ya no me levante. Ese día habré dejado de temblar por todo. Ese día levantaré el trofeo de la victoria. 
Ese día mi realidad superara a la ficción de las pastillas hacedoras de falsa alegría.

Ese día seré libre por fin o... ¿acaso soy libre ya y no me he dado cuenta?.












Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.