Páginas

martes, 22 de marzo de 2011

Enséñame tus cuentos.







¨Enséñame tus cuentos¨ me dijo ayer una de mis hermanas menores. Empecé a sudar aceite porque nadie de ellos sabe que escribo. Mi familia -la otra- no sabe que escribo.
Las manos me sudaron y me puse muy nerviosa. La nariz empezó a fluir más y los cabellos de las sienes empezaron a mojarse.
No sé porqué la opinión de mis hermanos pesa mucho en mi. Pueden con una palabra subirme al cielo y con otra dejarme caer. 
Son muy francos... somos francos hasta el dolor.
Quizá la disciplina férrea de mi padre nos hizo ser así. Decir las cosas sin adornos. ¿Para qué?, si de todos modos la verdad es verdad por dura que sea.
Saco a relucir mi complejo de inferioridad que pensé había desterrado pero no, estaba dormido desafortunadamente y sale a relucir para joderme la vida. El complejo que no logro desterrar de mi.

Mi hermana dice las cosas como las siente.  Muchas veces me ha lastimado y me ha hecho llorar. Barry se enoja porque dice que no debo temerle pero es más fuerte que yo ese sentimiento.Ella es muy dura pero así es y lo acepto aunque me duela lo que me dice en ocasiones.
No sé porque me cohibe. Siempre me siento pequeña a su lado.

Ahora que va conmigo a las clases de inglés. Debido a esa convivencia casi diaria nos llevamos mejor pero no deja de cohibirme. Me siento chinche.

Aún así me armé de valor. Le dije que le buscaría un cuento y se lo mandaría. Me pidió mandarle muchos- le gusta la lectura como a todos los Apellidos Ilustres- así que como pude escogí cuatro cuentecillos y se los envié.

Le dije a Barry que me ponía muy nerviosa. Él dice que no tengo porqué preocuparme. Son mis cuentos y como a todos puede o no gustarle y no pasa nada.

Mi hermana leyó el cuento de Sócrates y su banda de Gatos Filósofos. Me dijo que estaba bueno. Le había gustado. Dejé de sudar y esbocé una sonrisa. 

Sentí que había pasado una dura prueba.

No sé porqué me siento más en confianza que personas ajenas lean mis cuentos que mi familia. No sé, ese maldito complejo de sentirme menos me agobia.

Tengo nervios porque le mandé otros más y temo su opinión pero bueno, siempre es bueno saber lo que opinan los cercanos.

Mi hermana me dirá lo que piensa y como antes... como siempre me pone a temblar. Pero no le digan por favor.











Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales