Páginas

miércoles, 28 de julio de 2010

¿Puedo?.


La vida de Barry y mía al principio de los tiempos fue difícil. Había poco dinero para comprar alimentos o ropa. Debiamos subsistir con lo poco que ganaba él.
Al casarnos, dejé de trabajar para dedicarme a mi casa. Quería tener un lugar donde fuera la única reina. Tener la casa como espejo. Esperar a mi esposo en las noches  para darle de cenar. Los hijos revoloteando a nuestro alrededor preguntando a papá que les había llevado de regalo.
Darle besos y abrazos de alegría al ver que había llegado por fin. Recibirlo como si se hubiése ido por años.
Nunca soñé tener una vida feliz y plena. Mi vida se fue dando sin saber el camino a seguir.
Llegar Barry a mi vida. Casarnos. Tener hijos. Tener un hogar. Tener la familia que ahora tengo nunca lo imaginé.
La vida me sorprende cuando al recapitular veo que me ha dado más de lo que merezco.

Tener mi propio hogar. Tener mi propia familia.

La vida fue difícil y dura para los dos. Acoplarnos dos caracteres totalmente opuestos al estilo de vida de cada quien fue muy difícil. Aún ahora chocamos por cuestiones de personalidad. Seguimos conservando cada quien su forma de ser. Dos personalidades totalmente distintas. Somos dos seres que se complementan. Que han aprendido a vivir en la compañía uno del otro.

Empezamos nuestra vida con una estufa, la cama y el coche que él tenía. Nada más.
Vivíamos en un barrio pobre. En una vecindad donde nunca conocimos a los demás inquilinos. Barry empezaba a tener clientes y yo seguía de su jefa en el departamento. El sueldo no alcanzaba. Hacíamos muchas peripecias para estirarlo. El fin de quincena nos agarraba sin dinero. Nunca nos quedamos sin comer pero si hubo días particularmente dificiles.
Había ocasiones en que no teníamos para lo indispensable pero siempre pudimos salir adelante sin ayuda de nadie.
Orgullosos como somos no dejamos que nadie viera las lágrimas que en la noche derramábamos al ver el panorama oscuro que teníamos en frente.
No me da pena contar que algún día no tuve dinero para completar para la comida de mis hijos. Ni tampoco me da pena contar que todos mis muebles eran los que ya no usaba mi familia o la de Barry.

Ir al super los fines de semana implicaba abstenerme de comprar muchas cosas. Tenía que preguntar si podíamos llevar tal o cual artículo. Había veces en que lo indispensable era más de lo que necesitábamos. ¿Puedo?, era la pregunta constante que tenía a flor de labios.

Los tiempos difíciles se volvieron cotidianos. Había que ahorrar y no malgastar un solo centavo. Todo dinero que entraba a casa tenía ya su destino.

Nacieron mis hijos.

Algunas veces al ir al super, con la complicidad de mi hijo, echaba en el carrito algo que se nos antojaba.
Cuando Barry lo veía se sonreía con nosotros y no nos decía nada. Entonces respirábamos tranquilos. Barry es un buen hombre pero cuando el diablo se le mete a la cabeza hay que ponerse a salvo de cualquier forma.
Con el tiempo su carácter ha ido haciéndose aún más tranquilo de lo que ya era. No así el mío que se volvió taciturno.

En ese entonces tenía un sueño estúpido: Ir al centro comercial, echar en el carro todo lo que se me antojara. Sin que nadie me dijera que no. Comprar la felicidad efímera que da el tener algo que no se tuvo nunca antes tan solo para llegar a casa y botarlo al olvido.
No me detenía a pensar qué haría con tanto que comprara. Quería comprar y comprar. Sentir esa felicidad que da el tener dinero sin importar nada más.

Quería saber que se sentía comprar y comprar sin límite.

Mi hijo me dijo que algún día eso se haría realidad. Echaría a mi carrito todo lo que quisiera sin importar cuanto costara. Él me daría esa alegría.
Nuestras miradas se cruzaron y sabríamos que eso sería realidad algún día. Yo te voy a comprar el mundo mamá, si eso quieres.

Mi vida ha llegado a un término en que no me importa si tengo dinero o no. Mi familia ha hecho que eso no sea problema mío. De cualquier forma no tendría en que gastármelo. Ahora ya no es importante para mi el dinero.

Así ha pasado el tiempo. Ya no me interesa ir al super siquiera. Me aburre surtir la despensa. Sigo sin poder comprar todo lo que quisiera. Creo que ahora ya casi no quiero nada. Ya no quiero echar al carrito todo lo que mis manos tomen. Cada vez más mi felicidad se centra en cosas que no venden en ningún lado.
Voy al super cuando de plano ya no hay nada en la alacena.
Ya no me interesa llenar el carrito con tanta cosa. Hasta me da pena pensar que algún día quise que me compraran el mundo.

Me da pena pensar que un día quise llenar el carrito de super con felicidad efímera. Esa que venden en cómodas mensualidades.







22 comentarios:

  1. Quiero mucho dinero. Mucho. Pero no puedo comprar lo que quiero. Entonces?

    ResponderEliminar
  2. cuando hablas de tu familia, me recuerdas a mi mamá... en mucho la historia de tu familia es parecida a la de la nuestra... y la verdad es que justo ayer pensaba en eso y me daba un miedo que hasta me puse a llorar, ahora no nos falta nada, gracias mis papás... pero me da pavor tener una familia, no porque no quiera tenerla, si no por eso de lo "necesario" que se vuelve al dinero cuando ya no estas solter@, Leerte me hizo dar un respiro. Un abrazo...

    ResponderEliminar
  3. La vida es hermosa.

    A pesar de muchas cosas malas que me han pasado, cuando miro hacia atrás (te he dicho que no lo hagas!) veo con satisfacción que han pasado también cosas muy buenas.

    Cuando nació mi hermana, por ejemplo.
    Cuando salí de la primaria y cuando salí de la secundaria.

    Las salidas a provincia (pocas pero sustanciosas).

    "Cada dia el futuro se vuelve más y más oscuro... pero el pasado... aún sus partes más feas, se vuelve más brillante..."
    - Sally Jupiter, en Watchmen

    Un abrazo Malquerida!

    ResponderEliminar
  4. Hola

    uuuh tu situación se parece un poco a la de mi familia, pero la diferencia es que mi papa ya no esta con nosotras (se fue a vivir a otro lado, no vayas a pensar que se murio) y no hace mucho aporte ¬¬

    me cae gordo

    ya pues, me voy cuidate mucho

    byE

    ResponderEliminar
  5. El dinero no compra nada. Es otro estúpido invento del hombre.
    Lo bueno es que ahora te sientas satisfecha, por todo lo que tienes y la vida que has llevado.
    Ya sabes que metal y papel no te hacen dueña de las cosas verdaderamente importantes.
    Las penurias y escases que viviste a lo largo de varios años, seguramente templaron tu caracter y te han hecho lo que hoy eres, UNA MUJER FUERTE.
    Cuídate mucho, Querida La Mal, un abrazo, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  6. Lo mejor de la vida pareciera que se consigue gratis... no está en un anaquel ni en una gran vidriera departamental

    lo mejor de la vida es que esta ahi barry. muny kiku y el recuerdo de que una vez se careció de cosas ...

    lo mejor es que nunca el cariño

    ;)

    ResponderEliminar
  7. El dinero no es la felicidad para nada, si, quita los nervios pero de ahi a que la gente sea feliz ñaaaa, hubo un tiempo que si pude hacer eso que dices, llegar a una tienda y sin pensar gastarme una fuerte cantidad pagando en efectivo, pero, la vida da muchas vueltas y la mia giro de una manera muy gacha, con esto quiero decir que, hasta gastar dinero como loco aburre, en fin, quiero a ver si puedes o quieres cooperar con un proyecto que tengo en mente, si es asi me pongo en contacto contigo, checate mi blog para que sepas de que se trata.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Creo que esas cosas fueron cotidianas para muchos.
    Yo tengo excelentes recuerdos de la Infancia y sobretodo las fiestas (navidades, Año Nuevo, cumpleaños), mi mamá dice : "Uyy, pero si ese año cenamos apenas pollo con arroz, no había para nada especial, las muñecas que les regalamos eran de imitación"

    No importa que ella diga que nos faltaba plata porque yo tengo la sensación que no faltaba nada, tengo puros recuerdos felices y eso es algo invaluable y se los agradezco profundamente. Seguro eramos tan felices (y somos cinco hermanos...imagínate el gasto que habrá sido eso!!) que no importaba nada más. Nos enseñaron a valorar lo que importa.

    Como tantas veces, tus textos me hacen volver en el tiempo, creo que tienes mas razones para ser feliz que las que a veces parece.

    Muchos saludos!!!!

    ResponderEliminar
  9. la vida es dificil para todos,

    sabes el dinero no es la vida.....pero sin el no puedes vivir!!!

    saludos

    ResponderEliminar
  10. Felicidad en cómodas mensualidades?????? DIOS!! nooo, lo peor es estar pagando cada mes sin intereses durante x tiempo! eso te desquicia!

    Qué bonita historia cuentas de tu esposo y su vida de casados, mi sueño es casarme y tener hijos, enamorarme como loca y ser correspondida igual, con 3 niñas corriendo en el jardn y jugando a las muñecas mientras doy consultas de nutricion en mi consultorio en casa y mi esposo trabaja de ing. industrial para recibirlo con mucho amor en las noches, la cena servida y un baby doll.. jajajaja con eso ya me pasé :p

    Pero qué bonito, ojalá mi sueño se cumpla y no busques la felicidad en "cómodas" mensualidades--- luego te frustras :@

    Saludos Malque!!

    xD

    ResponderEliminar
  11. Al igual que tu Querida Malquerida, siempre quice saber que se sentìa el comprar un carrito de super lleno, o salir de una tiendototota con un shingo de frivolidades (perdon por lo de frivolidades) pero, aunque esto me sigue pareciendo atractivo, en el fondo creo solo son distractores. Muchos empezamos en nada y asi seguimos: Tu tienes lo mas importante como muchos tambien afortunadamente lo tenemos, en nuestra familia.

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Cassiopeia: ¿Entonces?, no sé yo tampoco.

    Quetzal: Muchos empezamos igual y la forma de salir adelante depende de cada uno de nosotros.

    Un saludo.

    Karnicero: Como el futuro no existe entonces viviremos el hoy con todo lo que eso implica.

    También te dejo un abrazo.

    Bye.

    Avecita: Salir adelante sin la ayuda de tu padre es lo mejor que pudieron hacer porque se demuestran así mismos que no lo necesitan.

    Cuídate.

    Pherro: Pero no me hubiera hecho daño un poco de dinero jaja, no es cierto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Malhechecito: No puedo accesar a tu blog, no sé que pasa.

    kika: Tengo muchas razones pero hay algunas veces que no las veo.

    Un abrazo.

    P´Pito: Yo no dije que fuera difícil solo para mi, pero de mi es de quien estoy hablando.

    El dinero no lo es todo pero como ayuda.

    Pashmina: ¿3 Niñas?, ¿estás segura de lo que dices?, mira que tres niñas te volverían loca te lo juro.

    Bueno, allá tu.

    Saludos.

    Casacelis: Me tardé un poco en darme cuenta de eso pero si, lo más valioso que tenemos es nuesra familia.
    Pasa que como siempre está ahí no nos damos cuenta de ello.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Jo: De eso si puedo estar segura. El cariño es lo que más tenemos en mi familia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Querida Malque:

    Yo estoy de acuerdo en que el dinero no lo es todo, pero, pero, pero, que hariamos sin el, yo me boto enormes cantidades de dinero en perfumes, bolsas, zapatos, maquillaje, y bueno, no me queda remordimiento de conciencia, te lo prometo!!!.

    Te dejo un abrazo.

    Mariposa Errante.

    ResponderEliminar
  16. Mira, MaLquE, yo sé que todos vamos a decir que el dinero no compra la felicidad y que no tiene importancia y que las cosas que valen la pena no se compran. Y es cierto. Pero también se lo que se siente andar juntando centavos para acabar la quincena, y lo que duele que se termine el dinero cuando no alcanzaste a comprar ni siquiera lo básico. Y lo que se siente quedarse con las ganas... ah como no!... conozco esa sensacion y es horrible.

    Y se siente bonito ir y comprar algo no indispensable y que no te duela y que no dejes a alguien sin comer por ello.

    Todo tu post es hermoso, pero estoy en completo desacuerdo con algo que dices. Dijiste:

    "La vida me sorprende cuando al recapitular veo que me ha dado más de lo que merezco."

    Las cosas buenas que te ha dado la vida te las has ganado a pulso. Te mereces todas y cada una de ellas

    ResponderEliminar
  17. Yo creo que te mereces todo lo que la vida te ha dado, porque la vida no regala nada, lo que nos da y nos quita es lo que debe ser y cuando debe ser.

    Como muchos de los que ya comentaron, la vida de mis papás fue muy similar a la tuya en sus inicios. Vivíamos en un cuartito super chiquito y no había pa casi nada, de hecho, mi papá se fue de "mojado" un tiempo... feo, feo... Pero, afortunadamente, las cosas mejoraron mucho... y yo creo que sí vivimos lo que vivimos es para aprender algo de ello, como darle el valor real a las cosas, saber cuanto cuesta aquello que no se puede pagar con el dinero, disfrutar lo que verdaderamente importa, como lo es la familia y los pequeños detalles que la vida nos deja de vez en cuando. Claro que el dinero no deja de ser importante, pero hay que saber cuál es su lugar en la vida...

    Qué bueno que tú lo sabes, que bueno que tus experiencias te ha permitido evolucionar como persona, y le han permitido a tu familia ser lo que ahora son, un grupo de personitas que se aman, sonríen y disfrutan mútuamente. A veces, tenemos que pasar por experiencias amargas para valorar los dulces sabores del futuro.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  18. Creo que todos hemos pasado por eso, cuando pequeños añoramos cosas de niños, cuando crecemos nuestros gustos se han más caros e imposibles.
    En la vida nada es miel sobre hojuelas, debemos pasar por varias pruebas. Y esta parece ser una de ellas...

    Cariños, congelados!!

    ResponderEliminar
  19. El Peor castigo es ser Pobre, es algo que aprendi desde muy joven, algunas veces llegue a comer corquetas de perro cuando no tenia despensa y me apretaba fuerte el estomagoc cuando dormia para que no me doliera.

    Es dificil cuando uno crece sin tener realmente nada, la gente se burla porque lo que para uno es basura para otro es un lujo.

    De ninio teniamos poco y con eso duramos anios a veces snetia verguenza... despues vino la gloria y mejores sueldo, despues la crisis y de nuevo tiempos dificles, pero ahora me eh llevado junto a mi padre y mi hermano las cosas y aseguir adelnate con o sin dinero...

    Saludos

    ResponderEliminar
  20. Si no hubieras deseado un dia llenar el carrito con felicidad efimera, hoy no sabrias que es lo realmente importante de la vida. No crees?
    Besos!

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje