Páginas

jueves, 15 de julio de 2010

A ojos cerrados.




Sentada frente al computador dejó que dos lágrimas salieran de sus ojos. Lo que estaba leyendo la entristecía.
Se quedó un momento tratando de entender qué pasaba. Al no lograrlo decidió dar click e irse a tomar un descanso.
El día había sido pesado. Algunos disgustos y malos entendidos habían hecho mella en su ánimo que no la dejaba sacar esa risa infantil que compartía cuando estaba contenta.

Decidió meterse a la ducha. Tenía la costumbre de que si sentía que algo no podía solucionar, se metía bajo la regadera, así sus pensamientos se esclarecían.

Abrió la llave del agua. No espero a que se templara. Se metió sintiendo el agua fría caer sobre su pelo plateado por el tiempo.
El tiempo que sin ningún reparo dejaba huellas en su pelo, en su cuerpo, en su mente, en su corazón... en su alma perennemente infantil.

El agua fría hizo que los capullos dormidos en su pecho despertaran. Su piel se enchinó dejandola escapar un largo gemido.
Las gotas en tumulto íban recorriendo su cuerpo. La acariciaban obscenamente sin ningún recato ni permiso. La espalda, las caderas, los muslos eran lentamente recorridos por los dedos fríos del agua.
Los hombros y las manos caídas no ofrecían ninguna resistencia al embate. La cabeza gacha aguantando el torrente que salía de la regadera. Abrió los ojos que por un largo instante había mantenido fuertemente cerrados esperando que las imágenes que tenía guardadas no se fueran. Respiro profundamente. Empezó a bañarse quitándole al agua el placer de seguir recorriendo su cuerpo.

Ahora era ella la que recorría su piel. El tiempo estaba pasando. Las huellas que este dejaba saltaban a la vista. Lo aceptaba. Había decidido que si íba a envejecer lo haría con dignidad. No dejaría que nada ni nadie aún fuera el tiempo, harían que su mente se marchitara y la dejara sin imaginación ni pensamientos. No se negaba a envejecer pero tampoco esperaba permanecer joven toda la vida.

Lavó sus pies gorditos que le hacían sonreir. Miró sus dedos que se estaban quedando rígidos y los movió para hacerlos reaccionar. La inmovilidad era a lo que más temía.
Hizo sus ejercicios diarios para recordarle a su cuerpo que mientras estuviera viva no íba a quedarse inmóvil.

El jabón dejaba huellas de espuma en su piel. Espuma que era ahuyentada por el agua insistente en acariciarla queriendo llegar hasta el más íntimo de sus secretos.

Terminó de bañarse dejando escapar un largo suspiro. Cerró la llave del agua fría. Salió del baño envuelta en una toalla que la dejaba a salvo de toda mirada indiscreta.

La luz mortecina de su recámara daba un aire tétrico al ambiente lluvioso que había fuera. Se enfundó en su pijama negra. Recorrió la recámara inspeccionando si había algo fuera de lugar.

Se acostó fijando sus ojos en la lámpara del techo. Apagó la luz dejando que su mente vagara por los confines de su imaginación.











24 comentarios:

  1. Querida Malque:

    Puedo decir...

    PrimeraSSSSSSSSSSSSSSSSSSS:

    Bello escrito, y si, la imaginacion nos da para mucho, mmmmmmm, y definitivamente asi deberiamos de aprovechar esa imaginacion, para sacar todo lo que traemos dentro.

    Senti fffffrrrriiiiooo por esa agua de la regadera, pues yo acostumbro a bañarme con agua hirviendo.

    Mariposa Errante.

    ResponderEliminar
  2. Senti algo de Nostalgia en el escrito, un poco de rutina que me recuerdan a mi mismo...

    En fin, me gusto Mucho =)

    Que crees? Volvi al Kendo, en la noche subo fotos y una Entrada :P

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla de texto. Mis más entusiastas felicitaciones.

    ResponderEliminar
  4. El mensaje está ahí; el tiempo pasa, el envejecimiento es inminente, afrontarlo es lo que cuesta, pero que mejor que como tú lo dices, hacerlo dignamente y con mucha felicidad.

    Hermoso texto, te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Buena narración, me agradó la actitud de la señora con esa dignidad de mantenerse firme aunque los años se acumulen. En una parte de la historia me da como melancolía por ella, algo me hace pensar que no todo el plan tiene éxito :(

    ResponderEliminar
  6. Hola Ángel:

    Que buen escrito.
    Me asombró porque no lo esperaba; no porque la redacción fuera otra.
    Es el tema lo que me llegó.

    Besos, Flor.
    Daniel.

    ResponderEliminar
  7. Lindo relato,Malque,cada dia escribes mejor,y esa mania de revisar que todo este en su lugar ,la comparto contigo jejeje!!
    BESOS.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por recordarnos esa libertad que tenemos en nuestra mente, de volar y viajar hasta donde desiemos, el limite es el cielo. Saludos :D

    ResponderEliminar
  9. Hola Malque:
    Cuánta sensualidad!
    Me encantó!
    El tiempo pasa...no dejemos que se lleve nuestros sueños!

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Mariposa: nada mejor que un buen baño de agua fría para despertar la imaginación.

    Saludos.

    Ácido: Si un poco rutinario como la vida.

    Paso entonces a leérte en la noche.

    Beso.

    Sr. Malafacha: Uy! el rubor colorea aún más mis mejillas.

    Sr. Malafacha again: Muchas gracias por las palabras alentadoras en el frío matutino y el agua helada.

    Un abrazo.

    Amorphis: Lo único que queda es vivir que hacerlo es más que suficiente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Gabriel: Tienes razón, no termina en éxito este desvarío.

    saludos.

    Dan: ¿Para ti cuál fue el tema central?.

    Ojos: Muchas gracias.

    Otra manía al sinnúmero que ya arrastro jeje

    Besos.

    Ángel: En realidad para la imaginación no hay límites, ni el cielo mismo.

    Saludines.

    María beatriz: Puede que el tiempo se lleve todo pero nunca mis sueños.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Se llama dignidad.... y ella tiene demasiada como para dejarse avatir .... ojalá un día pueda seer como ella....


    Besos!

    ResponderEliminar
  13. No se que comentarte aqui. Solo pued pensar que te diste un baño riquisimo... como el que estoy a punto de darme yo ahora!
    Besos!
    Ah! Dicen los que saben que el agua purifica las energias...

    ResponderEliminar
  14. bueno a veces una ducha ayuda... casi para cualquier mal... o para sentirnos mejor o pensar tranqui

    :)

    ResponderEliminar
  15. Sensual e íntimo... como una ensoñación, como si te vieras desde arriba, o algo así.

    ResponderEliminar
  16. creo que yo tambien ando ocupandoun bañito de esos, ya sabes, aquello del des amor no deja cosas buenas al principio jejeje

    ps en mi blog esta "Medio" explicado mi asunto, termine con mi novio por que hizo muchas pendejadas con respecto a nuestra relacion, que obviamente no estoy dispuesta a soportar,no soy su juguete ni nada de eso, me desepciono hasta la ultima fibra, y no puedo estar con alguien asi... ni pedo... de que lo quiero ps no cabe duda, de que sigo adorando a su familia ps tambien, pero ni pedo, no ay vuelta a la pagina... asi fue

    y listo! chisme completo jejeje

    un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  17. Como texto, es excelente! para mi gusto...

    Pero, tengo una duda...como se envejece con dignidad?
    o sea...no me quedó muy claro.

    Besos!

    ResponderEliminar
  18. wow sabes a pesar que me atrapo esas fregaderas de facebook es que no encuentro escritos tan finamente descritos como los suyos mi ama

    es una forma distinta de ver el tomarse un baño

    espero estar ahora si mas seguido por los blogs

    ResponderEliminar
  19. Mafalda: Sé como tu eres solamente y serás la mejor.

    Besos.

    Pelusina: A estas alturas ya te lo habrás tomado y espero que haya sido tan placentero como el mío.

    Besos Pelusa.

    Jolie: Me sirve para pensar claramente y para saber que hacer en las situaciones por las que estoy pasando.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Dan: Puede ser que asi haya sido... una ensoñación.

    Besos Dan.

    Diabla: Es fuerte de lo que me estoy enterando porque todo se veía tan bien que saber que ya no pudo ser me entristece realmente.

    Pero la situación que te planteaba no era ni siquiera para pensarse.

    Ojalá todo vaya bien.

    saludos.

    DIANA: Para mi envejecer con dignidad es hacer todo lo posible por no dar ninguna molestia a mi familia y no dejando que la enfermedad haga estragos en mi cuerpo por no cuidarme más de lo que debo.

    Para mi envejecer con dignidad es seguir viviendo de tal forma que no sea una carga para nadie.

    Eso es para mi envejecer con dignidad.

    Saludos.

    Capitán: Me da gusto como siempre saber que estés bien. Siempre digo mientras des señales de vida no importa que te la pases en facebook jaja.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  21. Me encanta como escribes malquerida... no tengo mas palabras que elogios a tan linda persona, dueña de tan delicadas palabras

    saludos!

    ResponderEliminar
  22. Delicioso escrito.
    El entrar a la regadera, el bañarme para mi, siempre ha sido un ritual quizas un ritual de 5 minutos pero a final de cuentas un ritual.


    Saludos. ya sé hacia mucho que no pasaba por aquí y sin pedir permiso entro hasta la cocina.

    ResponderEliminar
  23. Didier: Muchas gracias por lo elogios, al rato me los voy a creer jeje

    Saludos.

    Creppé: Un gusto siempre el verte por aqui y puedes pasar, es tu blog jeje

    Saludos.

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje