Páginas

viernes, 23 de octubre de 2009

Quiero ser la consentida del profesor.







Soy una niña mala.

Tenía tarea con el Profe Zovec, pero como no había entrado a su clase, digo a su blog, ni me había enterado.

Profe, merezco que me pongas sobre tus rodillas y me des unas nalgaditas de castigo, lo acepto, no hice mi tarea.
Repararé el error inmediatamente.
La haré ahora mismo.











Me dices que debo relatar como fué mi primer beso. Solo que eso va a ser imposible porque ya ni me acuerdo y como Adán ( si, el de la hoja de parra, el canchanchán de Eva) ya no exista para dar fé de nuestro primer beso, entonces te diré como fué el primero con Barry,¿va?, bien.

Barry y yo trabajábamos en la misma empresa, pero ninguno de los dos nos mirábamos. No existíamos el uno para la otra aunque supiéramos que ahí estábamos.

Éramos dos ovejas descarriadas ( yo una oveja decente y modosita, pero descarriada al fin). Nuestros compañeros decidieron que ya bastaba de tanto andar por el mundo los dos solos y cada quien por su lado. Y decidieron juntarnos.

Era casi fin de año y se organizó una fiesta a donde Barry y yo asistiríamos, gracias a las argucias de nuestros compañeros.

El padrino Aurelio, que también trabajaba con nosotros, me dijo que tal vez Barry me pediría que fuera su novia, me dijo que no aceptara inmediatamente, que me diera a desear.
Me dijo que no aceptara que me besara, yo era una linda niña y eso no se vería bien en mi.

Pero OBVIO soy la MaLquEridA, NADIE me dice que hacer, así que hice lo que se me dió mi real gana.

La fiesta estaría muy aburrida, ni siquiera recuerdo como me la pasé. Cuando se llegó el tiempo de retirarme, porque aún era hija de familia y tenía un horario que cumplir ( ahí no valían nada mis influencias) Barry se ofreció a acompañarme.

Salimos y hacia un vientecillo leve, que se metía entre mi cabellera castaña y rizada, dejando escapar un rico dejo de musk, mi perfume favorito de entonces.

Barry me detuvo y me preguntó si quería ser su novia.
No me sorprendió, solo me quedé muda y no supe que decir.
Y Barry...¿si?
Y la MaLquEridA...¿?
Y Barry...¿si?
Y la MalquEridA, después de pensarlo 12 segundos dijo que si.

Barry con mano firme me atrajó hacia él y me dió el beso más tierno, puro, limpio y suave que me han dado en mi vida. Tanto que los diez mil besos que hubo antes de él, se borraron de mi memoria.

Aspiré la rica loción que emanaba de su cuerpo atlético, bueno no, en realidad estaba muy flaco, pero el amor es ciego y desde ese instante quedé enamorada de él.
Me abrazó suavemente y se acercó demasiado a mi, tanto  que sentí su...er...em...su...este...
sentí algo que tiene Barry y yo no...
...sentí su barba incipiente, rala. Es que él es más bien lampiño, pero cuando no se rasura, su barba pica... eso es lo que sentí.

Desde entonces, después de 280 años de casados, sigo enamorada de él, aunque a veces mi corazón lata fuerte por Jason Statham o Mel Gibson o de plano esté perdido por Enrique Bunbury, al final Barry es el que está conmigo... ¿qué se le va a hacer?, ellos me perdieron.

Y bueno, ya...despierte, deje de soñar...se acabó el cuento.
Terminé mi tarea.

¿Qué me saqué Profe?...
¿Soy tu consentida?...







Kiku, ahora ya sabes lo que durante tanto tiempo me has preguntado y nunca te dije.

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales