Páginas

sábado, 17 de octubre de 2009

Dedos cruzados.






Lo he decidido así sin más.
Sin pensar, así como siempre tomo las decisiones.
Voy a ir.
Barry me ha preguntado si quiero ir  a la boda de mi sobrino que se va a celebrar en Querétaro el próximo sábado.
Desde que nos invitaron dije que no, incluso mi hermano y su esposa saben que no voy a ir. Pero ayer decidí que si voy.
Algún día lo tengo que enfrentar.
Será mi prueba de fuego.
Después del diagnóstico, será la primera vez que muchos de mis familiares me vean y eso me pondrá nerviosa. Debo actuar normal, sé que no lo haré del todo bien. Debo enfrentarlo.
Algún día tendrá que ser. Ya me he escondido 7 meses y he decidido que ya fué suficiente. El momento ha llegado.
Estarán casi todos mis hermanos, mis sobrinos y otros conocidos que no quiero ver pero no puedo hacer nada.
Tengo una semana para mentalizarme.
Y también tengo una estrategia que he estado usando para que no me vean temblar.

Cruzo los dedos.

¨No eres cobarde, solo tienes miedo¨

Cruzo los dedos para no hacer ruido en el teclado.

¨Para saber hasta donde es posible, hay que llegar hasta lo imposible¨.

Cruzo los dedos para detener el temblor de la mano.

¨Tú irás hasta donde Tú quieras¨.

Cruzo los dedos para que mi manecita no se deteriore.

¨Tendrás lo suficiente para ser fuerte y salir adelante¨.

Ahora cruzaré los dedos para que todo salga bien y ni siquiera noten que estoy enferma.

¨Lucha por los tuyos¨.

Cruzaré los dedos para vivir y ser feliz.

¨Aunque otros puedan no estar de acuerdo con mi elección, siempre es mejor que no poder elegir¨.

¡Uy! tengo miedo...

















 

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales