Páginas

viernes, 14 de agosto de 2009

Solo cerrar los ojos.






Es viernes, he ido al hospital otra vez a que me tomen muestras de sangre.
Eso no importa.
Lo que importa, por lo menos esta noche, es que voy a acostarme, apagaré la luz, cerraré mis ojos y me dejaré llevar por la letra de esta canción a...
no sé donde... solo cerraré los ojos.


Despertaste nueva vida en mi
para ser faro de mi querer,
Y hoy me tienes medio loco
porque ya siquiera un poco
has de alumbrar mi ilusión.

Hoy la vida me ha de sonreír
tengo ya deseos de sentir
los besitos de tu boca
que mejor me hacen vivir.

Si me pudieras querer
como te estoy queriendo yo,
si no me fuera traidora
la luz de tu amor.

Yo no sé si existiera por ti
solo mi querer,
yo no sé que sería mi vida sin ti.

Pero, no quiero pensar
que nunca me podrás amar,
porque la vida no quiere... y nada más.


Deja que Dios o que el destino quiera
y entonces la vida también lo querrá.

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales