Páginas

jueves, 22 de febrero de 2018

Tortugas de caramelo

Créanme cuando digo "no puedo". Para llegar a eso es porque he pasado por todos los caminos, luchado con todos mis demonios. Peleado la última guerra. No puedo es la verdad. Algo influyó en mi para hacerlo. No puedo. No puedo llegar al baño sola. No puedo sacar a los chihuahua para que no hagan sus gracias dentro de la casa. No puedo recibirte con una sonrisa como si no pasara nada. No puedo inventar cuentos por encargo. No puedo creer que no vas a volver. No puedo seguir con esta tos persiguiéndome todas las noches. No puedo volver a cometer el mismo error. Estuve tomando cuatro pastillas al día cuando debí tomar una. No tome ninguna de tres que debía tomar. Los demonios en mi cabeza juegan con ee error desde entonces. sin dejarme dormir provocan ideas casquivanas en el interior de mi mente débil. Nunca podré superar la traición por más que diga que todo ha pasado. La daga quedó en el olvido con gotitas secas de mi corazón. Dicen que hay que inventarse un motivo por las mañanas para levantarse con la sonrisa en alto. Yo nomás me levanto y ya. Estoy provocándome un daño irremediable, inconscientemente mi cuerpo se mueve cuando no debe. No me gusta poner imágenes en su cabeza. No quiero que me imaginen enferma. No quiero ser alguien necesitada de lástima para sobrevivir. Creo yo estoy pagando la equivocación de medicamento. Me siento rara. Siento no ser yo. Ni siquiera recordaba tener tos. La muy desgraciada estaba escondida esperando un descuido para apoderarse de mi. No duermo desde entonces. De mayor me pone mal no dormir. No disfruto el día. ¡Déjenme dormir con un carajo! ¡A callar todos! Y luego el infame calor en el día. Me quito el chalequito de lana porque no me da libertad. Y entonces mi cuerpo se enfría llegando por las noches las consecuencias. ¿Desde cuando hace que no estás aquí? Nadie es feliz donde no lo quieren. Mucho me temo muchachos que este "no puedo" de hoy ha llegado a su fin. Nadie lo hará por mi. Todos tienen una vida. La apatía que me habita está más floja que nunca. Los chihuahuas quieren salir, la vejiga les va a reventar. Calixto quiere desayunar ha comenzado a arañar la puerta urgiendo el desayuno. Mejor no hablo, si lo hago Los tres huastecos empezaren a gritar. Y yo con los putos pies anclados al suelo. Agradezco no esté El Jefe ni Laura. Mi tos tal como yo somos incomprensibles. Incluso para toser invento métodos para que no ocurran accidentes. Tengo que llevar en brazos a mi Alter Ego perro en brazos hasta el patio trasero. Debo ir. Con mucho valor hay que enfrentar el comienzo del día. ¿Por qué no tengo un tío millonario al que se le ocurra morir y heredarme todos sus millones? Tendría un ejército de servidumbre marchando al compás de mis dedos. Un dos, un dos, un dos. Soberbia contenida en un par de tenis viejos. Afrontemos los hechos con valor y confianza. ¿Dónde estás? Me has dejado sola. No se vale. Tampoco se vale que te trate mal. Me pongo en tu lugar, yo me habría ido al primer grito. Los héroes están hechos de una pasta extraña. Es hora de levantarme. ¡Quiero dormir! A nadie le gustan las musas quejonas, nomás a uno que otro escritor despistado. Toso para adentro. Me duele la cabeza. Mi espíritu luchador se fue de juerga a media semana. Ya me voy niños las mascotas esperan por mi. Vivir sola no es una buena opción. Con tos menos. Redimo los esfuerzos, condeno a mis demonios. Me levanto del quehacer monótono persiguiendo un espejismo. Nadie me salva si no yo, soy mi propia heroína. Luchar conmigo misma merece una corona de laurel de ese que mi madre usaba para espantar tormentas. Hoy no lamento los errores de escritura. Hoy escribo con absoluta claridad. Sin veneno en la cabeza y errores permitidos. Los quiero un poco más como no se debe querer lo extraño.

18 comentarios:

  1. acá se te quiero un chingo
    asi un chingo

    ResponderEliminar
  2. Y tanto que eres una heroína. No hay palabras para describir lo que te admiro. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo también te quiero mucho, querida Malque.
    Mucho.
    Y es un texto precioso, como tú.

    Un beso enormeeeee ...
    RosaRosita.
    :)

    ResponderEliminar
  4. A ver si aparece ese tío milagroso cargado de billetes y ayuda a resolver el problema, un poquito, aunque sea :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Errores ni uno.
    Eres la perfección.
    Siempre.
    Para mí, una Diosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Sí puedes, como has podido y seguirás pidiendo. ¡Sí puedes!
    Besos y un largo abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Eres pura fortaleza. Tu escrito está impecable. Ojalá se te aparezca ese millonario y puedas poner todas las cosas en orden.
    Abrazosssss

    ResponderEliminar
  8. Y te lo repito para mi eres ¡LO MÁS!abrazo

    ResponderEliminar
  9. Ni a las musas ni a los alter ego los salva nada.
    A veces tb es que son de poco fiar...

    besosss, querída Malque!

    ResponderEliminar
  10. Y pese a todo ello, estás en pie...
    Y escribiendo.
    Y yo te aplaudo.
    Y te admiro.
    Mil besos, mi Flor MaLquEridA.

    ResponderEliminar
  11. Eres realmente una de las personas más fuertes que he conocido. Yo en tu lugar estaría tirada cual estropajo. Te admiro con toda el alma

    ResponderEliminar
  12. A ti no te hacen falta musas para escribir como los ángeles.
    Besos.

    ResponderEliminar

  13. Una heroína del día a día... de la vida tal cual.

    Un beso y un cálido y apretado achuchón!

    :)

    ResponderEliminar
  14. Por momentos todo parece costar el doble de lo que vale la pena, pero luego de que pasa, el esfuerzo tiene su valor.
    Suerte!

    J.

    ResponderEliminar
  15. Tan cansado, luchar con una misma. Tan bueno que es poder empezar el día, con sonrisa o sin sonrisa.

    ResponderEliminar

Por qué siempre conviene alegrar a la gente, también de vez en cuando está bien asustar un poco.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje