viernes, 8 de abril de 2016

El afuera

Cuando enfermé pedí que nadie se fijara en mí. Pedí ser lo libre que siempre fui. Hacer de mis ganas lo útil cotidiano. En algún momento me volví dependiente. Era cómodo sentarse a la mesa y comer sin haber obtenido un logro más que el hecho de seguir existiendo. Pedía, gritaba, exigía. Todo me era dado con sólo mover un dedo. La tiranía es una forma muy cruel de violencia. Golpear con palabras. Después bla bla bla. Pasó el tiempo. Vuelvo a los orígenes cambiados. Retorno a mi independencia. No del todo por obvias razones. Mi territorio no es más grande de cincuenta metros. No hay más -porque así lo pedí- desayuno servido. Ni malas caras ni triquiñuelas baratas para obtener un algo. Vuelvo al camino recto. Valerme por mí misma. Eso sí después de tomar la pastilla para caminar. El antidepresivo, la cápsula para dormir, mi café, un pan. Tiempo suficiente para salir del off y listo. Vuelvo a ser yo. La independiente Flor. La misma que antes fui. Con el plus de una bola de acero atrapando mis pies. ¿Quién dijo miedo? Miedo es quedarte inmóvil con una niña agarrada de la mano en mitad de la calle. Con un pensamiento girando por la cabeza: El mundo es tuyo. Sentir el valor correr en las venas. La responsabilidad es enorme pero es lo que hay. Fácil sería juzgar lo obvio sin conocer las circunstancias. Salir avante con un pequeño escudero poniéndome el pie para avanzar juntas. Eso es independencia, lo demás son payasadas. Nadie debe ser juzgado sin conocer, después de conocer no ser juzgado. Quitándose inmovilidades mentales saboreo ser la heroína de una pequeña. Dejo de temerle al afuera. Me habituo a las circunstancias. Una batalla más. ¿Quién dijo miedo si para morir nacimos? En el inter vivir. Eso es lo que hago. No te preocupes, hay un algo que nos cuida cuando es menester hacerlo. Tener un Ángel de la Guarda real no todos lo pueden presumir. Con decenas de caras y manos está pendiente de mí, de nosotras. Suertuda que soy.

18 comentarios:

  1. ¿Quién dijo miedo si para morir nacimos?

    eres lo máximo malquerida

    ResponderEliminar
  2. Suertuda tú de tenerlos a ellos y suertudos ellos de tenerte a ti.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Si que eres suertuda, tienes el privilegio de poseer una de las mejores cabezas amuebladas que conozco ahorita...
    Además... ¿Quien dijo miedo habiendo hospitales? :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Se necesita la madurez necesaria para no tener miedo... tu eres grande
    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. ¡Así me gusta! ¡Al diablo el miedo!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Juana de Arco comparada contigo era una maldita cobarde.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Toro, no me hagas reír que tengo los labios partidos.

      Eliminar
  7. No se puede vivir sin amor . No solo recibirlo . Sentirlo en el corazon. Tu corazón está lleno. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Ay, Malque, que me muero de risa, dices tanto y eres tan simpática: "Suertuda que soy", jajaja, no te quepa la menor duda de que lo eres ... no me extraña que saborees ...

    "Nadie debe ser juzgado sin conocer, después de conocer no ser juzgado ..." Lo enmarco.
    Y me muero de risa con Bella, qué bueno ...

    Mon-to-nes- de besos. Tiene mucho ojo Bella :)))

    ResponderEliminar
  9. beso grande a la independiente Flor!!!

    ResponderEliminar
  10. Ahí esta tu fuerza, la que te hace luchar por ser tu misma aunque sea un gran desafió, eres suertuda y que por muchos años sea así.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. es natural que cuando se es poseedor de una enfermedad tan difícil exista un descontrol inicial en todo orden originado también por el miedo, pero luego uno comprende muchas cosas y todo va volviendo más o menos, con altibajos, a su verdadero cauce, aunque todo parezca algo muy diferente a lo que había antes.

    besos

    ResponderEliminar
  12. Estás en lo más alto del optimismo, o en vías de alcanzarlo... ten cuidado, que las caídas son igual de estrepitosas e inesperadas. Te recomendaría una mesurada dosis de optimismo diario, para que no te vaya a dar una sobredosis de golpe y te acabes la sonrisa tan rápido.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Te admiro, Flor. No pierdas ese brío, que todo lo demás sin payasadas, como bien has dicho. Y no se debe juzgar a nadie, es cierto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

  14. Querer es gran parte del poder... e incluso a veces, muchas veces... lo es todo... y/para en el inter... vivir.

    Un besazo y un fuerte y cálido achuchón... 'Doña Malque, La Brava'. ;)

    ResponderEliminar
  15. Ole tú, toda una lección de vida has dado en este post.
    Un besazo, linda.

    ResponderEliminar
  16. Cuando miramos alrededor nos damos cuenta de que siempre hay motivos para sentirnos afortunados. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  17. El miedo es la peor bola que una pueda atarse a la pata, Malque, el miedo inmoviliza todo lo que eres, lo que fuiste y lo que pudieras llegar a ser.
    Eres afortunada, pero no solo por tener a quien de un modo u otro tienes pendiente de ti sino porque tienes una cabecita privilegiada preñada de genialidades.
    Un beso.

    ResponderEliminar

La dueña de este blog, una parkinsoniana medio reina medio bruja, prófuga de la cordura, fan sin estilo del poeta trashumante y amante sin suerte de Enrique, agradece la visita y comentarios los cuales serán respondidos cuando el modo off impere en su mente (el modo on lo ocupa para caminar enfundada en sus secretos, sin bastón ni artilugios mágicos). No desespere, tarde pero devuelve la visita (si es que no lo olvida antes de abandonar este sitio).
Dicho lo dicho tiene usted la palabra, comente bajo su propio riesgo.

la MaLquEridA

Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.