Páginas

jueves, 21 de mayo de 2015

Separaciones llegadas sin aviso


La casa se ha puesto vieja. Nada tiene razón de ser. Sobra todo y casi nada. A mi nadie me advirtió que los amores eternos tienen final.
¿Y mis libros?
Tus noches estarán vacías (de mí).
Todo sigue igual. (¿ya estamos divorciados?)
Los viejos caducos caminan tomados de la mano como amigos. Han olvidado que un día el amor los unió. Amigos para siempre. 
-No digas más
-Está bien
-Nadie ve lo que yo
-Porque no son tú.
-Ya no pude más. Bajé hoy las manos no en señal de derrota sino de cansancio. Grité en el desierto pero nadie me escuchó.
-Estaba dormido
-Grité para mis adentros
-Tu voz ya no se escucha.
-Ya sé.
-No hay nada más triste que un final feliz.
-Si.
















25 comentarios:

  1. 'lo infeliz con lo feliz, cuestión de intensidades, no más, Malque'


    Besos

    ResponderEliminar
  2. Así es. Como dice Pilar, es cuestión de intensidades.
    Besos
    Carlos

    ResponderEliminar
  3. ¿No hay nada más triste que un final feliz?... Bah... No creo en las flores de la melancolía. Creo en que algunas veces el cielo está triste de pasada, pero, si llueve felicidad toca mojarse.

    ResponderEliminar
  4. Todo tiene final.
    Los bebés que nazcan hoy serán enterrados de aquí unas décadas.
    El planeta se extinguirá.
    El universo se contraerá.
    Y hasta los blogs se pudrirán, jajajja

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Peor son los finales infelices.
    Besos amiga

    ResponderEliminar
  6. No creo que lo triste sea el tipo de final (feliz o infeliz) sino el fin en sí. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. es la rutina la que mata los amores eternos.

    al final, todo termina.

    besos

    ResponderEliminar
  8. Queremos que las cosas sean como nos gustaría que fuesen, pero terminan siendo como tienen que ser.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Creo que la eternidad existe hasta que vivamos. Vive dentro nuestro. Y nosotros somos un tansito mas en esta vida. Hermosa manera de repensar en el tema. Besos Malke

    ResponderEliminar
  10. Creo que peor son los infelices.
    abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Flor de María. A mí me gustan los finales felices. Tal vez porque soy romanticona, tal vez porque deseo que todos tengamos un final feliz. Tal vez no sé porque, pero me gusta,
    SAludos y abrazos enormesssssssssss

    ResponderEliminar
  12. A veces los finales felices solo solapan la monotonía y el tedio ..
    eso de fueron felices y comieron perdices .... me suena a cuento aunque no chino ...

    Un abrazo ( y gracias )


    Buena noche tocaya....

    ResponderEliminar
  13. No lo tengo yo tan claro, un final feliz es mejor que uno cruento e infeliz, es mi humilde opinión...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  14. Me das dado un final para reflexionar
    Abrazo

    ResponderEliminar
  15. Me das dado un final para reflexionar
    Abrazo

    ResponderEliminar
  16. "Sobra todo y casi nada" esa frase dice tanto...
    Nos contaron demasiados cuentos de finales comiendo perdices.
    El caso es que a mí lo de las perdices siempre me dio grimilla...no me gustan.
    Si al menos hubieran dicho "...y comieron chocolate"...
    Así,aunque la historia se acabe,al menos...

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Hay días felices e infelices, y cuando nos doblen las campanas, puede ser uno de los días más felices para uno, porque tiene la certeza, de que infelices ya no los tendrá más.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  18. Tus noches ya estaban vacías (de mí).
    Nada será igual, (¿ya estamos divorciados?

    La garantía son dos años, oiga. Y si es defecto de fabricación, sino ni eso.

    Para tanto engaño no hubiera hecho falta conocernos. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  19. Los finales son tristes siempre, ya sean felices o infelices. Besotes, guapa.

    ResponderEliminar
  20. Qué triste y bonito como lo escribiste.

    Besos!

    ResponderEliminar
  21. Es que si queremos ser escuchados hay que gritar es para fuera, no queda otra :o

    Besitos.

    ResponderEliminar
  22. Las separaciones casi siempre suelen llegar sin aviso. Así, de golpe y porrazo llegan, y eso que el tiempo ya nos iba a avisando de que todo apuntaba ya a un prosaico final que nos negábamos a ver, no más.

    Besos, linda pendejita.

    ResponderEliminar
  23. Donde termina una cosa empieza otra, es todo lo que se. A mi me fascinan los poemas tristes, ni idea del porqué, esa conversación me pareció uno.

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje