miércoles, 13 de mayo de 2015

Hagamos el amor y no la guerra*

Veamos:

Empecé de manera poco ortodoxa -según yo- mi diario. Amo mis letras grandes y gorditas. Retomo la escritura a mano. Dígalo cantando. Lo comencé el 11 de mayo, tres días llevo. Voy a escribir sobre la convivencia diaria con el pp, lo haré con el mínimo de palabras y en forma agradable para quien algún día lo lea. (Nada escrito tiene razón de ser si no es leído por alguien así sea un diario. El mío estará tan a la mano, algún día llamará la atención).

Trato de llevar la vida en paz. Me sigue importando el qué dirán. Oh bendita espontaneidad cuánto te echo de menos. Como siempre ha sido me sigue importando lo que piensen de mi por breves instantes. Después de defender mi punto de vista mando a todos al carajo.

Me entristece poder caminar cada día menos. No lo lamentaré, agradeceré al dios de hoy estar viva. Me arrastraré como lombriz pero eso sí, con una sonrisa. Seré feliz como una lombriz, lo ordenan los dioses de twitter y yo fiel como soy, acato sus designios. Loor a quien tanto sabe de los demás pero nada de sí mismo.

Por cierto, ¿no les conté -recuerden que este mi blog es chismoso y lo escribo- que me iban a atropellar el otro día? Pues si señores y señoras, niños y niñas, musas y poetas, frívolos y casquivanas, etc, etc. 

Resulta que íbamos a dejar a La Bella a la escuelita. Se hacía tarde -cosa rara en nosotros- Barry y la niña se adelantaron. Yo y mi bastón íbamos atrás, lalaralará tac, lalaralará tac y así.
Como película de acción donde un vehículo va circulando como alma que lleva el diablo, encuentra en su loca carrera a una viejita y se queda paralizada. Así me pasó. Iba cruzando la calle cuando ¡mocos! que se me aparece un coche negro. ¡San Vin Diesel líbrame de tu discípulo de cuarta!
A media calle me convertí en estatua, el coche se acercaba peligrosamente, la gente me veía, los pies no obedecían, puse cara de espanto. El coche no se detiene, los papás de Dayana me ven, no me ayudan -no saben qué hacer- los pies se niegan a caminar. ¡Auxilio Barry! Él voltea, deja a la niña paradita en la puerta del colegio. No te muevas de aquí Natalia. La gente me mira. Barry corre hacía mi, -tranquila chiquita- extiende su mano, la tomo sin dejar de ver el coche, -se tiene que parar dice- pone su pie delante del mío para hacerlo reaccionar, lo brinco, empiezo a caminar, la gente me ve, el coche pasa rozándonos el alma, llegamos a la banqueta sanos y salvos, somos felices. Faltaron los aplausos de película americana pero no todo es perfecto. Como dice una conductora de tv, ¨nadie es perfecto, ni siquiera yo¨.

Tres hurras por Barry ¡Hip hip hurra! Ah no, no debo decir eso, a alguien le molesta.

Tengo tareítas sólo por hoy: Ir a la escuela para padres, hacer ejercicio, cortarme -ora si deveritas lo juro- el pelo, decir adiós a las rastas, ya chole con ellas, escribir en el diario, dar de comer al hambriento -vulgo chihuahuas y Calixto- sonreír mucho con quien se me cruce en el camino: Hola si, ¿cómo está? Buenos días. ¿Cómo amaneció usted? Buenas las tenga. Qué delgada está usted señora vecina ¿cómo le hace? Pero que pelo más bonito tiene, qué envidia. ¿Por qué no peinó a su hija? no perdón perdón. Ay esta lengua mía. Viboritas a la mar.

Comer a mis horas alimentos saludables, no comida chatarra. No quejarme. Leer otro capítulo del libro llegado desde la hermana república de la Argentina. No quejarme. Aceptar los designios de dios sin proferir ninguna maldición. Aceptar el regalo que no me dieron. No quejarme. Intentar por milésima ocasión preparar la comida. No quejarme. No aumentar la colección de animales en mi zoológico virtual. No criticar a nadie, no ser sarcástica, ay dios. No hacer largos los desvaríos. No quejarme, etc. 

Ufff ya me cansé y ni siquiera ha amanecido.

Me voy, sean como quieran ser. Si felices mejor, si infelices por propia convicción pero sean como ustedes quieran y no como otros les digan. (No es nada personal).

Chaíto.


PD: No sé qué pasa con blogger que no actualiza mis publicaciones, ¡maldición! Ah no perdón perdón no debo maldecir. Este... aí cuando quieras blogger.



*Frase oída en algún lado.










27 comentarios:

  1. jajaja me has hecho reír! y además has escrito lo que has escrito de maravilla ... Anda mujer! nooo te reprimas más y suelta lo que te venga a la boca ( o a los dedos ;-) sea lo que sea estará bien... lo de ser políticamente correcto a jornada completa es lo más agotador del mundo... y no se enterará los dioses de twitter, palabra !!


    Un besito... ¿te das cuenta? esto es mágico jaja no hace falta que actualicen tus entradas yo ni siquiera te tengo enlazada y te he leído no sé ni como jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iba a darte las gracias allí pero solo tengo unos minutos y he preferido dejarte un beso enoorme aquí en tu casa que por lo que veo no es que te resulten nada fáciles los desplazamientos y no quiero que entre que cruzas el océano y no te atropelle algún barco por mi culpa el pobre Barry ya tiene bastante con caminar a tu lado no le vamos a obligar a convertirse tb en submarinista .. además quería decirte que ahora ya te tengo enlazada me gustan las mujeres corajudas y no hay duda que tú eres una de ellas, será un placer seguir tus letras más de cerca aunque no esté mucho por aquí últimamente.. siempre estoy mi trabajo me obliga a echar muchas horas en le ordenador.. entra aquí es como escaparme jaja y además ( bis) me has recordado a REP que hace mil años que no visito.. ahora miro a ver si lo tienes enlazado y me paso a dajarle un besito a reacción... meencantáis los mexicanos.. mi cuñado es mexinano y es un trocito de pan ... en mi cumple es el primero que siempre me llama para cantarme las mañanitas jajaja aayy que rollo tengo xD! .. ya te dejo perdóname.. un beso enorme.. por cier tris... ¿ sabes donde te vi yo a ti x primera vez? en le blog de EMILIE nuestra niña violeta argentina ¿ la recuerdas? .. a ella le debo haberte leído... un placer volver a hacerlo.

      Eliminar
  2. Genial el post. Cada día que pasa escribes mejor. Y ese humor ta único, dios, que maravilla. En verdad te envidio. Yo que soy una queja con patas. Si te interesa saber, te cuento que tu presencia bloggera es para mí aliciente para seguir a pesar de. NO TE MUERAS NUNCA CHÉ!

    ResponderEliminar
  3. Otro HURRA!!! por Barry.

    Es imposible no quejarse tal como está el mundo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Y como minimo, infinitos hurras por Barry!
    Uf, que susto...
    No te hagas tan buenos propósitos, o malos, quien sabe, se como tu eres y al carajo!
    Eso si, cuídate mucho, no cruces las calles sola que hay mucho hijo de puta loco suelto por el mundo... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. No se te olvide el video de mi casa, vas a disfrutarlo... :)

    ResponderEliminar
  6. Estoy anonadada por el hecho de que te quedes clavada en el suelo y no seas capaz de arrancar. Es como si el motor del coche se calara. Me has tenido con el corazón en vilo y con la duda de si lo que me cuentas es realidad o ficción, de tal manera tan magistral has relatado tu aventura.
    Procura que no te vuelva a pasar ahora que ya nos conocemos y estamos en contacto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. en tu estado nunca debes cruzar la calle tú sola. alguien debe ayudarte a detener los coches cuando lo hagas que insensatos hay por todos lados.
    muy bien por barry. fue tu súperhéroe por ese día.

    besos

    ResponderEliminar
  8. Hurra, hurra ra ra ra!
    Me gusta el consejo que dejas, soy lo que soy.....recuerdas la canción?

    ResponderEliminar
  9. vay no gana una pa sustos verdad, me alegro que se quedara en un susto, seguro que tu diario no tiene desperdicio, un beso

    ResponderEliminar
  10. Me has recordado lo de "consejos vendo y para mí no tengo" o lo de "el maestro Ciruela, que no sabía leer y puso escuela".
    Me alegra que todo quedara en el susto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. hilos de humor en un tema que cruza todas las latitudes de este mundo
    saludos

    ResponderEliminar
  12. Que difícil es que el tiempo se haga corto y las actividades sean largas, leerte me hizo recordar las propias, y sobre el "casi" accidente, que hijo de su bendita madre ( por eso de no maldecir ), pero bueno, todos bien, eso es lo importante. Saludos amiga

    ResponderEliminar
  13. Jajaja, me saco una hermosa sonrisa, ¿Cómo podría hacer para agradecer tan lindo gesto? (Pida, pida! Que todo se le concederá!)
    Beso mi Malque.

    ResponderEliminar
  14. Eres única escribiendo, la forma en que lo haces prende la curiosidad, enganchas en cada letra y una acaba pidiendo: ¡Más!
    Admiro tu humor pese a las circunstancias que te rodean.
    Tienes razón, no nos quejemos, sólo tenemos que mirar hacia atrás para consolarnos y dar gracias por lo que todavía podemos hacer.
    Estás entre nosotros y ¡te queremos!
    Te he visto en un comentario que has hecho y he venido a visitarte.
    Cariños en ese enorme corazón.
    kasioles

    ResponderEliminar
  15. ¡¡¡Hurra por Barry!!! Menos mal que todo quedo en un susto, cuanto admiro la forma tuya de enganchar al lector, como dice Kasioles, eres única.
    Mis cariños...y cuídate, o no, tu misma :-)

    ResponderEliminar
  16. Malque! Cuando salí de vacaciones hace como 3 semanas aprox. habria jurado que leí que ibas a dejar el Blog ¿estoy loca? en un post que no se podía comentar además.
    Si no es que tengo delirios, me alegro que hayas cambiado de opinión y estés aquí con la Actitud de siempre. Me gusta mucho como escribes, mezclas cosas de la vida diaria, cosas divertidas o mágicas y como si nada.

    Abrazo desde la distancia.

    ResponderEliminar
  17. Y bueno, mientras a la protagonista no le importe el que dirán, va a llegar lejos con todo y las dificultades que la vida le plantea.

    ResponderEliminar
  18. Ojala algun dia alcances la felicidad
    :)

    ResponderEliminar
  19. Estoy aprendiendo a decir lo que siento, los demás no son adivinos y de tanto guardar las cosas sólo me hago daño yo. Que todo va bien no me lo creo ni yo, así que ¡a la m.....!!!
    Barry es un auténtico ángel de la guarda, dile lo mucho que lo quieres, seguro le hará feliz.

    ResponderEliminar
  20. Te has pasado en el buen sentido de la palabra,con este escrito,abrazos miles Reina.

    ResponderEliminar
  21. Tu oración a San Vin Diesel me hizo caer del sillón :D

    Me alegra (ahora en serio) que no haya pasado a mayores y podamos reírnos con la historia. A pesar de decir que te quejas, tus líneas dejan ver amor por la vida.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  22. Eres como una bomba de relojería jajaja.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  23. Hola Flor de María. Menos mal que ahí estaba Barry con su reflejos y su quererte tanto que te rescató de las garras del coche.
    Saludos y abrazos enormessssssssssss

    ResponderEliminar
  24. Lo bueno es que llegaron.
    :)
    Y por lo demás, mejor nos dejamos de promesas que sabemos que no vamos a cumplir ni un tantito...

    Saluditos, linda pendejoncita.

    ResponderEliminar

La dueña de este blog, una parkinsoniana medio reina medio bruja, prófuga de la cordura, fan sin estilo del poeta trashumante y amante sin suerte de Enrique, agradece la visita y comentarios los cuales serán respondidos cuando el modo off impere en su mente (el modo on lo ocupa para caminar enfundada en sus secretos, sin bastón ni artilugios mágicos). No desespere, tarde pero devuelve la visita (si es que no lo olvida antes de abandonar este sitio).
Dicho lo dicho tiene usted la palabra, comente bajo su propio riesgo.

la MaLquEridA

Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.