Páginas

viernes, 22 de mayo de 2015

Cosas que no hablan de amor

Si acaso en algún lejano pero muy lejano -según los últimos sondeos, es muy pronto para diagnosticar. Shhh no lo repitan o Laura estará en problemas- la señorita médica termine de escarbar en mi mente, cuelgue en el dedo gordo del pie derecho -el izquierdo nunca dejará que le aten nada- la etiqueta de lo que padezco, tomaré el timón, me iré a la chi y comenzaré una nueva vida -eso creo, por favor no me desengañen- con toda mi familia. Justo es retribuir poco de lo mucho que me han dado y hecho por mi.

Entonces, les digo no me interrumpan. Reiré y dejaré de escribir pendejadas. Luego ya más sosegada, vestiré mi cuerpo con la dicha eterna de quien no le debe nada a la vida. Si, eso mismo haré pero cuando llegue el día. Ahorita como aún no llega, pus voy a dormir.

Falta poco pa' que suene el despertador y se frustrará si me encuentra con el ojo pelón. Ya saben como se las gastan si su trabajo se ve alterado por una insomne que ni con cápsulas verdes para el sueño, logra dormir. Aí nos vemos al rato, si es que La Bella me deja leer blogs porque apenas ve la computadora encendida quiere "escribir" un mail a su papito, a su mamita, a Lala, uno a Matías, otro a Mariana, a su abuelo, a mi para decirme cuánto me extraña en la escuelita, otro a la miss Mimí. Vaya que esa niña sabe aprovechar el tiempo no que yo, debo contestar varios correos atrasados y nada que termino.

Si a eso le agregamos que tengo que ponerme al corriente de lo que escribo en la libreta oculta de Barry, en el diario del pp, en el blog, lavar, planchar, sacudir, cocinar, ah no, no cocino, terminar de leer, hablar con Laura, buscar a Bruno, jugar con Calixto -desinteresado amor gatuno- regañar a Babo Alejandro, admirar a Tiki y sus ganas de seguir viviendo.
El que esté enferma no me hace inútil. Hay tanto por hacer. Ayúdame diosito de los escribidores frustrados. Soy una pérdida -que no perdida- de tiempo. Necesito más horas pero no estoy loca, no pido que tenga más el día. No no no. Me sobra pero lo ocupo en dormir, ¿qué hago? tengo mucho sueño, no se me acaba por más empeño que pongo en ello. Mi meta es dormir, dormir y después de dormir seguir durmiendo.

Por piedad se los pido, no se lo digan a la señorita médica si no nunca de los nuncas nuncas me dará de alta y eso señores es para ponerse a temblar.
Ya les platiqué,  voy a dormir, no me hablen hasta que me escupa la cama o cuando llegue Natalia. Lo que suceda primero.

Digan click!


















26 comentarios:

  1. click!!
    dulces sueños bella escritora...

    ResponderEliminar
  2. https://www.youtube.com/watch?v=RrNh8vnIXBc

    Shhhhh, escucha lo que te envié junto a Natalia.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Hermosooooo... pero shhhhhhh... no griten que duerme...

    ResponderEliminar
  4. A mí las mujeres que más me gustan son las perdidas...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Ni pérdida ni perdida... Click!
    Besos mana.

    ResponderEliminar
  6. No hay nada mejor que dormir y lo mas lindo soñar que uno esta dormido.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Yo también necesito más horas para dormir,y mira que lo intento...

    A mí me gustan lo que tú llamas pendejadas,me identifico.

    Sssssshhhhh yo no diré nada...
    Que tengas un dulce sueño.
    Besos.

    Click

    ResponderEliminar
  8. Bellos sueños acunados por Bella
    Cariños y buen fin de semana, con lasrgas tardecitas de siesta

    ResponderEliminar
  9. Sigue soñando y deleitándonos.

    Besos Malque y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. la señorita médica jamás te dará de alta porque se divierte con tus locur... ¡uy!, quise decir interesantes historias.

    besos pirateados

    ResponderEliminar
  11. Ammm pero la etiquetas que se ponen en ese lugar son cuando el diagnóstico ya no tiene remedio ¿o quizá yo lo malinterpreté?

    ResponderEliminar
  12. Eres un alma inquieta.
    Descansa y sueña cosas bellas.
    Besos, buen finde

    ResponderEliminar
  13. Yo prefiero que duermas, me angustia cuando se que estás insomne... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  14. No dicen, pues, que el insomnio es síntoma de inteligencia? :)

    Besitos y click.

    ResponderEliminar
  15. Duerme tranquila, que nosotros no decimos nada. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  16. Dormir es la forma mas aburrida de matar el tiempo.

    ResponderEliminar
  17. Dormir, dormir... soñar, soñar... el buen querer.

    ResponderEliminar
  18. Dormir, dormir... soñar, soñar... el buen querer.

    ResponderEliminar
  19. Sigue durmiendo, y no consientas que nadie te despierte...

    Besos, pendejita linda.

    ResponderEliminar
  20. Click!! click!!, bueno mejor no, que te dejo mi abrazote y si cuando despiertes te das una vuelta por aquí seguro que lo sientes. ¡Mucho ánimo preciosa!

    ResponderEliminar
  21. Ah, mejor dormir y dejar al subconsciente q nos haga viajar...

    ResponderEliminar
  22. Hola Flor de María, pues a dormir que ya has perdido unos minutos :-)
    Yo si no duermo ocho horas no soy persona, soy un bicho raro de mal humor y sin centrarme en lo que hago. Suelo dormir ocho horas, a menos que trasnoche por ir de fiesta.
    Saludos y abrazos enormes

    ResponderEliminar

De reina a plebeya en tres pases mágicos. Eliminada por sí misma un día que el carácter le comió el entrecejo. Sin amores extraños palpita la vida entre Enrique y con el que la vida premió. No es coleccionar derrotas a punta de rencores se absuelve a sí misma con sus letras por encima.

Egocéntrica, pagada de sí misma escribe cuando la gana se le da miren que en eso de hacer berrinches se dibuja sola. Lenta que no lerda, callada flagela todos los días las ganas de escribir con latigazos de silencios.
Siendo dueña completa de su mente -que no de su cuerpo- regresa comentarios en cuanto el off lo permita.

Ai se lo haigan, Sobre advertencia no hay engaño.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje