Páginas

miércoles, 4 de marzo de 2015

Pajareando por los aires de la sensata insensatez

Decía un hijo mío adoptivo -cuando era pequeño- que todo me pasaba -lo dijo cuando un día se cayeron las tijeras en la frente dejándome un hoyanco ensangrentado- y... oigan de veras ¿y si me hubiera caído en el ojo? ¡Cristo de los Piratas gracias por salvar mi ojo!
El hoyanco quedó a unos centímetros de mi ojo izquierdo. ¡Madre mía! Y dicen todavía algunos que no tengo suerte, que estoy más salada que un chamoy o un moco. Nel, me considero elegida de la diosa fortuna pero al revés. En fin, decía que -¿por qué me distraen con sus elucubraciones ?- que a mi todo me pasa se los juro.

Digo esto porque me salió desde hace unos día una perrilla y nomás no se me quita - para los que no saben qué es una perrilla les diré que lo siento pero yo tampoco. Sé que es una bola que brota en el párpado, esta hace que se cierre y que ande uno por la vida como boxeador noqueado, con una lámpara sin luz por decirlo de manera coloquial.
 Los nice cuando les ocurre eso gustan de ponerse gafas porque qué vergüenza! ¿yo a media luz? Nel nadie puede verme así. Antes muerta que sencilla. Oculto mis ojos detrás de una vitrina con vidrios oscuros.

El populacho dice que las perrillas salen porque uno ve perros cogiendo, como eso no debe verse pues ya está, castigo divino pa'l fisgón de las artes amatorias perrunas. 
En mi caso, no me salió por eso. Lo más que llego a ver todos los días es cuando Tiki el chihuahua viejo le lame el pene en señal de sumisión -no se me ocurre otra cosa a menos que Tiki sea gay- a Babo Alejandro. 

Mi amigo que es tan simple como yo y se ríe de mis chistes bobos, dice que lo que hace Tiki es sexo oral pero yo digo ¿sexo oral canino? Muero de risa, los perros no hablan. 
Me acordé de alguien que decía cuando estaba despertando a la vida que creía que el sexo oral era cuando la pareja se la pasaba platicando. Ternurita. No se rían, es la mente virgen de una pequeña sin malicia.

La cosa es que la perrilla no se me quita y eso que llevo cinco días con ella. ¿Y si se enamoró de mis ojos tristes y por eso no se quiere ir? Perrilla enamorada de los sueños que ellas no tendrán. (Río por no llorar). Obvio que en caso de que las perrillas sueñen, podría ser. Yo ya no estoy cierta de nada que suene posiblemente imposible. Como eso de que los poetas un día amanezcan con ganas de cambiar de musa porque la de abril ya no la inspira. Oh dios de todos los versos, las musas reclaman tu presencia inmediata so pena de que una  que otra se suicide contándose sus propios chistes sin gracia y sin el menor atisbo de carcajadas aunque sean programadas. Click.

Mis ojos -tengo dos- son de ensueño por aquello que los tengo gachos. Y... ¿por qué estoy hablando de esto? Npi. Voy a tomar aire, mi cerebro no carbura. Requiero aires nuevos. Secuencia melodramática de una vida sin posturas.

¡Ah si, ya me acordé! Decía que a mi todo -obvio no- me pasa porque después de haber convencido a Barry -nada de trabajo me costó- de que corriera conmigo los cinco kilómetros de la Pasos Lentos, resulta que no habrá carrera.
Me alteran los nervios los planes fallidos pero lo tomo con calma, ¡lalaralará! Como dijo Natalia ayer que el tiempo se evaporaba en la chorcha del desayuno: Abuela, te voy a tocar música para que te tranquiles, (idioma niña hermosa).

Secuencias melodramáticas de una vida sin posturas en un miércoles muy quitadito de la pena.












23 comentarios:

  1. Querida amiga, Malque, que se te cure pronto la perrilla, aquí le llamamos orzuelo que es una bola de pus, y las viejas dicen que sale cuando te mira una preñada jajjajaja Besosss

    ResponderEliminar
  2. ufa yo creí que había carrera.
    el orzuelo también se cura con un anillo de oro, frotado para que tenga una cierta temperatura.
    besote!

    ResponderEliminar
  3. Voy a inventarme algo para curar la "perrilla" esa.
    Coges un ajo y lo hierves, luego lo introduces en un calcetín sudado y te lo colocas encima de la perrilla, sujetado con una goma como si fuera el parche de un tuerto, durante dos años, y verás como cuando te lo quites ya no está la perrilla, jajajjaa.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Bienque... yo tmbsiento q todo me pasa.

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja!, disculpe ud. la gran carcajada, no me burlo de su problema ocular, eso nunca!, pero es que ud. escribe tan genial que como loca me eh puesto a reir y toda la gente curiosa me manda miradas acusadoras y fisgonas.

    Yo le voy al remedio del Toro, total! Probando uno no pierde nada, que son un par de años a cambio de volver a lucir unos deslumbrantes ojos tristes?!

    Cuidese mucho Malque, un abrazote!.:)

    ResponderEliminar
  6. Eso es buena señal, y te digo que es buena señal porque le suele salir más a la gente joven. A mí de más joven también me salían perrillas de esas que tu cuentas. Por aquí los llamamos orzuelos y la verdad es que son bastante molestos; pero a mí ya ni me salen orzuelos ni perrilas. Por eso te digo que es que todavía estás joven y la sangre te hierve pidiendo guerra. Que se cure pronto.

    Besos Malque

    ResponderEliminar
  7. Me encantan tus breves relatos. Ojalá algún día pudiera escribir algo corto con la misma limpieza y pulcritud que lo haces. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  8. Tráete aqui6, a la parrilla, y te la sanamos, Malque!!!
    Conmovedor y más que tierno, el relato de hoy. Me ha encantado,!!!
    Besicos

    ResponderEliminar
  9. Tráete aqui6, a la parrilla, y te la sanamos, Malque!!!
    Conmovedor y más que tierno, el relato de hoy. Me ha encantado,!!!
    Besicos

    ResponderEliminar
  10. Pomada de la manzana contra el viento y se te quita en minutos... solo que no te daría para esta entrada tan graciosa.
    Besos, Flor.

    ResponderEliminar
  11. Siempre he oído que los orzuelos/perrillas se quitaban poniendo en el ojo objetos fríos.
    Espero que se te pase pronto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Jajajaja, hola Flor María, jajajaja :-) Perdón pero eres tan graciosa que no he parado de reírme mientras leía. Si te pones una llave hueca en el orzuelo se te quita. Por probar no pierdes nada. No me ha hecho gracia lo del ojo, que por otra parte es doloroso, sí como cuentas las cosas que tienes un salero que es demasiado.Eres única para contar historias tristes que se vuelven graciosas por las formas.
    Saludos y abrazossssssss

    ResponderEliminar
  13. También te pasan cosas buenas.
    Que se mejore tu ojo pronto.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Malque, siempre que te leo me dejas una sonrisa.
    Ojala pronto se mejore tu ojo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Calor. Necesitas calor en esa zona, en mi país usamos bolsitas de té y las colocamos por 15 minutos aprox varias veces al día, otros, frotan sus argollas de oro y luego las colocan sobre "el cerrito"...Aquello de sexo oral, me hizo reír,,,,Espero que estés mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. jajajaja Me ha encantado eso de "tranquiles", que inteligente es la bella, para que hacer una palabra mas larga si enseguida se entiende el sentido de la misma :)
    En Venezuela se ponia un "fuerte" -en mis tiempos una moneda venezolana muy grande de plata de 5 bolívares- encima del orzuelo-perrilla y decían que se quitaba, yo no recuerdo haber tenido nunca uno de esos pero si que los he visto a menudo en otras personas.
    Lástima que no se corra la carrera, te hubiera venido bien, aunque si quieres puedes correr con Barry por tu cuenta, aunque no haya público da igual, te sentará muy bien. :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  17. Solución sencilla y eficaz: cubre esa perrilla con gutapercha y verás que al día siguiente ya reventó.

    ResponderEliminar
  18. Nunca he tenido un orzuelo pero he oído que son muy molestos. Ánimo, que seguro que se va enseguida. Me ha gustado eso de que te consideres afortunada. La suerte, como la felicidad, es una decisión. Un besote!!!!!

    ResponderEliminar
  19. Me cuidaré de andar mirando perros en cualquier circunstancia... UN abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Y siempre un placer pasarse por aquí, sea miércoles o ya jueves...

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
  21. Yo no me pongo "experta en remedios" que los ojos me merecen mucho respeto.
    Así que cuídate y si persiste acude al médico ¿vale?

    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Hace mucho que no pasaba por aquí, y como siempre es un placer leerte. Qué pronto se quite la perrilla, un abrazo!

    ResponderEliminar
  23. Hace mucho que no pasaba por aquí, y como siempre es un placer leerte. Qué pronto se quite la perrilla, un abrazo!

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje