Páginas

miércoles, 28 de mayo de 2014

Tum tum tum

Por la forma en que me vio las dos ultimas veces mi Vecino el Asesino y la manera tan fraterna de saludarnos, tengo la ligera sospecha de que pronto nos ofrecerá sus servicios chamanescos y no creo aceptar. No es que dude de el pero si no pudo ver en su futuro inmediato que los cacos robarian su coche pues ¿Asi como? Supongo seria una buena experiencia pero ¿Y si me gustan sus ritos y sus bailes? ¿Y si despues me vuelvo chamana? ¿Y que tal y aprendo a bailar al son del tum tum tum cubano? Digo, el ritmo ya lo tengo pero, ¿Y si...? Mejor no le buigo. Barry dijo que ya no lo nombre como mi "Vecino el Asesino" ni que le diga "Chamana" a su señora esposa, segun el debo respetar, ¡Achis! Si estoy diciendo la verdad. Yo le llamo "Mi vecino el Asesino" porque de verdad es mi vecino y le digo "Asesino" porque el otro dia oi de su propia voz que mato un perrito. Ai sta yo no miento. A su esposa le digo "Chamana" porque ella hace los ritos, todos lo saben. Yo no digo mentiras, a las pruebas me remito. Retiro lo dicho, no me remito a nada. Igual son meras suposiciones -de que quieren ofrecerme sus servicios- y ya me estoy inventando toda una historia. A lo mejor ese dia nos saludo porque estaba muy feliz y solo queria compartir su dicha. Por si las moscas no asomare la nariz cuando vea su coche afuera, capaz que nos convence ¿Y luego? En fin, dejare de jugar con esto, los voy a dejar en paz pobrecitos, si hasta eso ya me estoy haciendo amiga de las chamanitas digo de sus hijas por si algún dia se ofrece tengo quien me ayude. No se en que pero algo habrá y si no nada quita sonreirme con ellas. Mejor iré a dormir, en lugar de escribir sandeces. Esto de cenar a medianoche despertó mi insomnio y mi imaginación absurda pero muy jocosa. Ademas pronto serán las cuatro de la mañana, hora de Lucy y a ese si le tengo miedo. Me voy, abur. Chaito. ¡Ay mis acentos!

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales