Páginas

sábado, 17 de mayo de 2014

Siempre te llevo encima como la suerte o el destino

Los espacios se van reduciendo. Caminar casi no puedo. Mis pies dudan si correr o quedarse tiesos. Mi cuerpo sucumbe al cambio. -Me adelanto- dices. ¿Para que?, no tenemos prisa pero ya no me escuchas, te han alejado de mi esos pies tan tuyos tan sin miedo. ¡No me dejes sola! Nadie me escucha. ¡No quiero que salgas con la niña! Un abuelo asesinado por no dejar que le robaran a su nieta. ¿Me esperas? Ya no puedo casi caminar. Necesito un asistente personal que haga todo lo que mis pies no me dejan. Si si si estoy viva y bla bla bla. Dame la mano abuelita. Mis espacios se reducen. ¿Que somos? Me adelanto para llegar mas rápido? Para que correr si de todos modos vamos a llegar. Los pies inseguros reducen los caminos. Ese tipo se me queda viendo. No, espera me esta dando el asiento. Gracias señor. Mueve tus pies así abuela, camina como yo. Es como volver a empezar. Mi casa dejo de ser el nido de ideas ahora será funcional con pasamanos por doquier. ¿Quieres un cafe? Apoyate en mi. ¿Donde estas que no te veo? Tengo muy claro hasta cuando quiero vivir. "La opinion general es siempre la peor tiranía". Quiero unas alas para mis pies. ¿Eso que? Eso, caminar como señora -dama nunca he sido- no como bebito dando sus primeros pasos. ¿Y si pones música? Mis espacios se reducen. ¿Y los acentos? ¡Que se vayan al diablo! Estas muy densa. Y tu muy pendejo. ¿Como dices que te apellidas! Jaja ¡Te gane! Oye, ¿Me llevas a caminar? Ya solo somos tu y yo. ¿Y los chihuahuas que? ¡Ah si! Mejor vamos al cine. Nel, no me gusta. Es de verdad, no quiero que salgas con la niña. Esta bien, tu mandas. Igual no puedo caminar. ¿Esto es una apologia a tus pies? Escribe y deja de dar lata. ¿Tu no vienes abuelita? Yo queria que ya no lo pusieran para olvidarme de todo, quiero ser libre. Volvamos a vivir al departamento. Para volar solo tengo el cielo. ¡Listo! ¿Te gusta? ¡No! A mi si y es lo que importa. Oye... de verdad, ¿No le puedes decir a tu dios que me eche una manita? Total pa' lo que me falta. ¿Sabes que me da miedo morirme antes que tu? ¿Quien te va a cuidar? No se. Mejor no te mueras y asunto arreglado. Oye perdona ser un lastre. ¡Shhh calla y camina! ¿Y si volvemos a descubrirnos? Yo no quiero que me veas en este estado. ¡Sorpresa, vivo contigo! Mis espacios se están reduciendo y el cielo tan lejos de mi.

16 comentarios:

  1. Con el tiempo nos va fallando todo.
    A todos.
    Vista, oído, movilidad, resistencia, agilidad mental, dormir mucho, capacidad de ilusionarse... mil cosas.
    Supongo que lo inteligente emocionalmente hablando es saber aceptarlo y readaptarse constantemente.
    Eso se dice muy rápido pero sé que no es fácil.
    Ojalá tú lo consigas.
    Ánimo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy bien Toro, solo estoy perdiendo la poca dignidad que me queda.

      Gracias por pasar.

      Eliminar
  2. Ay Malque , que puedo decirte. Yo tengo 43 y apenas puedo atarme los cordones, intento dietas en vano y mi metabolismo re dormido.....los años pasan, un embole, te dejo un besote guapa.

    ResponderEliminar
  3. Como le digo a alguien -odia que se lo diga- esto también pasara igual sabemos que esto no tiene remedio.

    Cuidate Salome ( me recuerdas a Bunbury y su canciion)

    ResponderEliminar
  4. Dama has sido, eres, y serás hasta el fin...
    No te preocupes corazón, muchos estamos igual, el secreto es adaptarse y aprender los mejores trucos para estar lo mejor posible :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. mmmmm. te toca regaño? no, creo que por hoy no, solo que difiero en algunas cuestiones, la dignidad se lleva en la mirada, y el ser una dama , no esta e los pies, un abrazo

    ResponderEliminar
  6. los espacios se van reduciendo, los pies vacilan, pero el amor y la compañía familiar estarán allí por siempre.

    besos.

    ResponderEliminar
  7. Positivismo, siempre, amiga. Es la mejor medicina para todo.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  8. Para volar sólo tengo la imaginación... cambié un poco tu frase :) por el momento aguanto y hoy diría unas cuantas palabrotas, mañana me traerán a mi nieto y lo único que deseo como harás tú que la vida sea buena y les regale más sonrisas que lágrimas...
    En fin, espero que después de soltar los demonios al espacio te sientas mejor, cada una lo hace a su manera...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Se pierden fuerzas todos los días, pero no dignidad. Ojalá aquéllas te acompañaran siempre como ésta. Estamos contigo. Necesitamos tus palabras. Ánimo, chamaca.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Un abrazo infinito, mi querida malquerida!

    ResponderEliminar
  11. Animo preciosa, tus palabras alimentan, tus pensamientos vuelan y tus pies responden ya verás que sí. Con mucho cariño te mando un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  12. TU texto un drenaje de lo que sientes al paso del tiempo. Es necesario drenar, soltar esas lascas que arrugan el alma y los sentimientos. Deben salir para sentirse, y creo que te sientes bien cada vez que arrojas, esto que te espina adentro. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  13. Últimamente pienso eso, que vivir es ir quedándose en un espacio reducido. Mejor, para abrazarte.

    ResponderEliminar
  14. El pendejo te agarra fuerte, tranquila.
    Me apasionan estas tormentas de pensamientos tuyas.
    Besazo y ánimo

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje