Páginas

miércoles, 14 de marzo de 2012

Manos de estómago





Imagino que Marte está apostado en la séptima casa de Tauro que trae líos con Sagitario porque de otra manera no puedo creer lo que me sucede.
Me han pasado cosas feas, nada que no tenga remedio pero feas al fin y me pasan a mi chingao. Bien dicen que al perro mas flaco se le cargan las pulgas o algo asi.

Tomé prestada la computadora de mi hijo pero...

¿QUÉ CREEN?

 ¡EXACTO! ya la descompuse, pero no fue mi culpa es que lo jurito que yo no fui, fue Teté.

No soy supersticiosa porque es de mala suerte pero desde el martes 13 todo me sale mal. Menos mal que no se manejar porque si no Barry me habria echado la culpa de que al coche se le haya roto la rotula o algo asi.
Juro que no le hice nada a la pc, es más si hice algo mal que me quede rubia para siempre jamás. Rubia pero no tonta. Eso nunca lo seré.
Por cierto hoy Barry dijo que me admira por ser muy inteligente, [el si sabe reconocer el talento nato} pero qué desperdicio mucho porque soy un ama de casa, siendo que podría desarrollarme en otra cosa con mucho éxito. Pero pienso que no tiene nada de malo ser amita de casa.

En fin, volviendo a la compu de mi hijo, algo le paso a la chafaldrana dónde se conecta la batería porque no carga a menos que agarre el espiritaco y no lo mueva. ¡Oigan eso es imposible! Se me duermen los deditos, me tengo que mover en algún momento y es cuando aparece el letrerito mamón ¨Batería crítica, cambiela o se va a chingar a su madre¨ 

Pero antes muerta que dejar de escribir, ya parezco león enjaulado. Lo que se me ocurrió fue atorar el espiritaco con un pisapapeles, el pisapapeles recargarlo en el cojín del sillón, pero -maldito pero- tengo que estar agachada, como ya sabrán, no me agacho ni para... ejem ejem cof cof, para nada pues.

Se me ocurrió poner un cojín en el suelo y héme aquí hecha bolita -bolita ya estoy- pero me refiero en el suelo escribiendo.
Tengo que terminar antes de que venga mi hijo y se dé cuenta de lo que le pasó a su compu.

Iba a escribir una corta -como le gustan a Xhabyra- o sea historia corta pero no puedo dejar de escribir.
Lo malo de estar en el suelo es que Benito Tiki se echó junto a mi y Babo Alejandro me agarró de la cintura. Comenzó a hacer movimientos de atrás para adelante. Tuve que gritarle para que no me fuera a cog... perdón a ... a... a... coger, no encuentro sinónimo, perdón.

Pero pero pero como dice la Mariposa, ya no me da tiempo de contarles que si bien en marzo me ha ido de la chingada, puede ser que -ahora si- conozca a Enrique Bunbury. No va creer que a viejitas como a mi les guste su música pero así es ¡LO VOY A CONOCER!

Además de que pronto abrazaré con todas mis fuerzas a La Bella. A Kiku le está yendo bien en su tratamiento contra el cáncer. Barry me ama. Tengo muchos amigos que han estado al pendiente de mi y eso me hace feliz. El Ángel no ha aparecido -tengo la esperanza que lo haga pronto- y seguir para adelante como dijo la hermosa terapeuta que nos quiere mucho y se ha convertido -junto con la Mariposa- en ángeles que nos cuidan.

Tampoco ha hecho su aparición mi querido sicólogo pero creo que anda dándole vuelo a la hilacha. Eso indica que ya está bien. 
Por cierto, ¿si un sicólogo necesita ayuda, quién lo escucha? ¿otro sicólogo? Yo creo que se han de volver locos de atar.

Bueno ya... para que no estén con el pendiente, otro día les contaré cómo fue que me quemé la mano y la forma en que descompuse la televisión y el play. Soy un ente maligno para todo lo que tenga que ver con tecnología, todo descompongo. Sin contar que el celular no hace otra cosa que brrrrrr... brrrrrr... ha de estar enojado porque no le pongo credito.

Por eso digo que tengo manos de estómago.

Chau, nos vemos en la otra compu que no tiene acentos ni signos ni nada, ustedes perdonen.













Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales