Páginas

martes, 27 de marzo de 2012

De heroes poco ortodoxos y un villano austero

Otra forma de ver la vida.






Admiro la valentia de Barry y la forma en que ha tomado la noticia ante la inminente muerte de su madre.
Admiro la capacidad de la abuela en su lucha tenaz contra la muerte y no dejarse vencer por los fantasmas que la acechan desde hace tiempo.
Admiro a Laura porque sabe que la felicidad está en ella y no en los besos que se fueron.
Admiro la ecuanimidad con la que he tomado las malas noticias que ha traído marzo y con las que me he mantenido serena, sin dejar que nada mueva mi paz interior.
Los temblores de tierra son menos fuertes que las noticias que recibo, me han enseñado la fragilidad de la vida.
Mi espíritu esta tranquilo y el alma en paz, sigo insistiendo en que las flores son para los muertos, y el mundo es todavía hermoso
Yo... no lloro.
Vivo la vida en solitario, no solitaria. Soy la contradicción a tres tiempos, ecuánime ante todo.













Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales