Páginas

jueves, 16 de febrero de 2012

Con otra mirada










Por más que se esforzaba en ver un sombrero, el niño le decía al elefante que se moviera dentro de la boa para que los demás vieran que no mentía. Le jalaba la cola al paquidermo pero este no hacia movimiento alguno. ¡Niño mentiroso! gritó el aviador, y el niño se puso a llorar.













Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales