Páginas

sábado, 27 de agosto de 2011

Guerritas







¨Declaro la guerra en contra de...¨ Con un pie pisando un círculo, niños y niñas juegan a declararle la guerra a su peor enemigo que es... Se decía el nombre de algún país, este brincaba en medio del círculo diciendo ¨Stop¨, calculando la distancia que había entre los contendientes, decía un número con el cual el ¨enemigo¨ creía que eran los pasos para llegar al declarante. Se ganara o se perdiera en la mayoría de los casos el juego terminaba entre risas y abrazos fraternos y si no se arreglaba con unos cuantos moquetes que después eran sellados con un ¨¿Amigos?¨

Esas eran las guerras entre los niños de antes. Las pistolas servían para atacar a los bandidos de nombre porque eran niños sanos de mente. Los policías eran amigables y respetados por todos. Ser policía era lo que más querían ser los pequeños para agarrar a los malos y darles su merecido. Las pistolas eran de dardos si acaso.

En mi caso nunca compré pistolas o juguetes bélicos a mis hijos, nunca me gustaron. Alguna vez sentí el cuerpo frío de una pistola y juré que en casa no abría nunca un arma.

Trato de mantener un tanto ajeno el blog a los hechos que suceden al país, no por eso me mantengo al margen,  trato de pensar en otras cosas mientras veo como se derrumba. Escribo cosas banales porque no quiero que la violencia se apropie también de mis letras. ¿Será que veo como el país agoniza cerrando los ojos a la realidad o haciendo como que no pasa nada?

Muchos se visten de blanco, pegamos carteles, decimos y despotricamos en contra de la violencia que nos rodea, ¿Será suficiente o tendremos que llegar a las armas para defender una paz que hace mucho nos abandonó y en la cual cada vez creemos menos?
¿Será que ha llegado el momento de comprar pistolas de juguete a los niños para enseñarles a matar porque no hay de otra? 


Matar o morir, ¿Ha llegado la hora de elegir? 








36 comentarios:

  1. No, a pesar de todo, no ha llegado esa hora.
    La situación se torna difícil, pero no es cosa de andar todos portando un arma.
    Y ojala eso nunca pase.
    Un abrazo Malque, cuídate, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  2. Espero que no sea necesario armarse. Aun nos queda la protesta social ( y no me refiero a marchas )

    Podriamos paralizar al pais, pero tenemos que estar deacuerdo muchos y ese es el problema: no estamos deacuerdo...

    ResponderEliminar
  3. Querida Malque:

    Por el bien de tod@s, espero eso JAMAS verlo, si, estamos viviendo situaciones HARTO dificiles, pero, pero, pero, que esperamos para lograr un CAMBIO TOTAL???, como antes lo he dicho SOMOS HARTOS, solo que la gran mayoria estan apatic@s, les vale un pito lo que esta sucediendo, y porque sera???, quiza porque ell@s no saben lo que es perder a un ser querido a manos de esos delincuentes.

    Malque un placer leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. UUUy Malque, pos stá difícil tu cuestionamiento y no porque no tenga solución sino porque papá gobierno nos aleccionó a dormir cuando el país se encuentra en crisis. Y a todos los gusta más eso que andar peleando por los intereses de "otroS" aún cuando esos intereses nos atañan a nosotros en algún momento de nuestras vidas.
    Necesitamos verdaderos líderes de una revolución social. Pero y luego los matan por eso nadie le entra.
    Salud!!
    Ah!
    Nunca supe quien era; MI ANGEL.

    ResponderEliminar
  5. Las noticias llegan, sólo solidarizarme con todos ustedes, no bajen la guardia que hay personas que merecen vivir con paz en un país tan hermoso como el suyo.

    ResponderEliminar
  6. Esperemos que no, que la palabra y el dialogo sirva para entendernos, pero todos los países tienen cuerpos de élite que deben de emplear con la fuerza de las armas si la razón es violada, como está ocurriendo con demasiada frecuencia.
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  7. Veo por lo que están pasando y cada vez me pregunto como hemos llegado ahí. En mi isla la cantidad de asesinatos por población da pánico.

    Yo tampoco promoví juguetes bélicos, y no me arrepiento. Pero ni aún así, las miles de familias que lo hemos hecho, no logramos neutralizar estas tragedias ya cotidianas...
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Y con la última frase que pones, no puedo dejar de pensar en aquela que dice "si quieres paz, prepárate para la guerra", la cual suena lógica y desapegada, hasta hoy que haz planteado una versión real de ella; "matar o morir", sin duda creo que pocos escogeríamos la de "morir" ¿pero llegar a matar para ello", qué horror, en qué sociedad nos estamos convirtiendo, quizá sea momento de dejar de ser tan conformistas y hacer algo por nuestro país :(
    Muy buen post Malquerida

    ResponderEliminar
  9. Yo no lo creo MalQue, esa hora aun demorara, porque a pesar de que la sociedad se une ante el repudio de actos de barbarie como los que se ven dia a dia, o vemos mejor dicho, no existe la suficiente cohesion social como para hacer un verdadero plan de accion para hacer un cambio.

    Si se quiere iniciar algo grande, muchas de las personas duduan por el temor a las bajas, es claro que siempre va a haber, alli estan de ejemplos Egipto y mas recientemente Libia. El problema tambien con nuestro pais es que tenemos que afrontar al crimen organizado, como le dicen, y a las autoridades tambien. Estamos en una burocracia y politicas podridas, y que lamentablemente se ha extendido hasta el tuetano de los huesoso de cada uno, hasta las raices mas profundas de nuestra sociedad.

    Al crimen organizado es muy facil controlarlo, pero a los trajeados de motes politicos cosatara mas trabajo.

    Podria seguirme, pero bueno ya.

    Esa es mi opinion, aclaro.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Se me hace un poquito absurdo eso de recurrir a las armas por defender la paz porque sería casi fornicar (diría algo vulgar pero no sé muy bien cómo expresar esas cosas contigo) para defender la virginidad.

    Yo también quiero mantener al margen el blog de los temas del país, en el mejor de los casos escribo una de esas parodias cutres que tanto se me dan.

    Un saludo Malque.

    ResponderEliminar
  11. No, malquerida, que la violencia no triunfe, por favor: bueno, tu texto hace reflexionar sobre lo que en casi todos los paises aconteces, los errores y los horrores que nos dejan el alma en vilo. Y cada vez más niños crecen rodeados del prestigio y de la sinrazón de la violencia.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  12. No, Linda Flor, a los niños no. Ellos tienen que saber que hay otras maneras, aprender y conocer otras opciones, pues ellos son el futuro, aunque el presente no sea lo que nos gustaría que vivieran.

    A los niños no. Que nunca tenga que llegarse a ese extremo.


    Biquiños.


    Carmen.

    ResponderEliminar
  13. Querida Flor:
    Sigo bregando porque los hombres y mujeres utilicemos nuestra voz y nuestro voto para cambiar las cosas y poder ofrecerles a las nuevas generaciones un futuro mejor.
    Pensar que en Argentina, salieron a las calles las personas que sufrieron un golpe económico... Si hubiésemos tenido todo ese "coraje" cuando la pandilla militar nos masacró durante 15 años! Mientras sólo nos movilicemos cuando nos tocan el bolsillo y no cuando nos roban la VIDA, estamos listos.
    Ojalá abramos pronto los ojos!
    Miles de besos desde la furiosa Buenos Aires!

    ResponderEliminar
  14. cuando la violencia ocurre muy lejos, en la periferia, casi en los extramuros de un país, los gobernantes y la clase política hacen muy poco por resolverla, y sólo actúan cuando ésta les estalla casi en las narices, en la puerta de su propia casa. un beso.

    ResponderEliminar
  15. El pueblo no puede mas q pedir q se termine la violencia y el asesinato impune.

    Es tarea del Estado, crear un clima de convivencia donde todos puedan vivir en paz.

    Ante un Estado ausente y la imposibilidad de armarse y/o defenderse que tiene un ciudadano, deberían surgir grupos paramilitares, al mejor estilo de los 'escuadrones de la muerte' del Brasil.

    Solo así se terminaria con tanta lacra, ya sea en Mexico, en Colombia, en Argentina o en la Conchinchina!

    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Noooo!!!! yo espero que todavia no llegue ese momento tan cruel, hay mucho por lo que tenemos que vivir todavia, tantas cosas hermosas por las qué disfrutar... es increíble que la violencia nos esté privando de vivir una vida tan hermosa y tranquila como alguna vez la hubo, sin tantas guerras, violencia, hambrunas e intereses personales.. es una tristeza pero de veras esperemos que no sea hora de elegir cualquiera de esas decisiones.

    Saludos Malque!!

    XD

    ResponderEliminar
  17. espero que ese momento no haya llegado Malquerida!
    no sé que es lo que te llevó a escribir este post, no sé si es algún momento especial que esté pasando tu país o algo que pasaste.
    Creo que está en nosotras seguir construyendo la paz sin la violencia engendrada en nuestros vientres.
    Tengo dos hijos, una mujer y un varón... yo, como tu, jamas le compré juguetes belicosos... luchemos en paz por la paz.
    besos mujer!

    ResponderEliminar
  18. Tengo fe en el ser humano, por eso la única arma que he esgrimido ha sido una pistola, para disparar flores y rehiletes con la leyenda manida, "hagamos el amor y no la guerra". Por eso la única guerra que he considerado natural, es la de las camas: matarnos de besos y caricias...UN beso desde esta Colombia, que también arde. Carlos

    ResponderEliminar
  19. Hoy leí dos blogs mexicanos, y en ambos casos el tema fue el mismo.
    Hay cosas por hacer.

    Saludos desde Perú, donde pasamos por cosas similares.

    ResponderEliminar
  20. Sigo, me informo de lo que pasa, y no puedo decir más que, observo azorado tanta muerte.

    ResponderEliminar
  21. No Malque, aun estamos a tiempo de corregir el rumbo, ojala.

    saludos ¡

    ResponderEliminar
  22. Querida...

    Sabes que mi ciudad está aterrorizada y no se puede seguir viviendo con tanto miedo y paranoia, yo ya pasé por situaciones complicadas por decirlo suavemente, pero he dicho que no mas! No mostrar vulnerabilidad, me he vuelto agresiva,desconfiada, dura y me estoy preparando.
    Andar armados, claro! porque no? ya basta de impunidad, de dejar que otros se aprovechen de la paranoia creciente por los grupos de violencia y poder, pero aqui...en la ciudad, ya cualquier malandro o mozalbete pretende darselas de sicario, de extorsionador y con esos también aqui están acabándolos los mismos grupos fuertes.
    No me gusta el tema, francamente. Pero no es tiempo de lamentar sino de actuar.

    Besos!

    ResponderEliminar
  23. no puedo evitar pensar que aún estamos en tiempo y forma de prevenir ese futuro gris que bocetas... no sé, yo y mi optimismo por un país mejor creemos en la luz de algo con mayor fuerza, el bien.

    ResponderEliminar
  24. Sra,. Bonita le tengo un premio...si gusta pase por mi blog..un gran abrazo

    ResponderEliminar
  25. I could hook you up with a dealer...

    ResponderEliminar
  26. pues yo espero que no, aun quiero creer que no estamos tan mal, pero pareciera todo lo contrario

    ResponderEliminar
  27. yo jugaba “Stop” aunque no me gustaba mucho, me latía más jugar “Hoyos” “Metita” Canicas o “Bote Pateado”

    ResponderEliminar
  28. ah si, sobre el post, pienso yo que no vale la pena dedicarle líneas a criminales ni a políticos, esos tipos ni siquiera merecen haber nacido

    saludos malque

    ResponderEliminar
  29. Ojalá la realidad fuese solo un juego de niños.
    Y es que las cosas en México están llegando muy lejos, eso de achicharrar a cincuenta y tres personas en una discoteca es cosa de locos.
    Deseo de todo corazón que pronto acabe esa pesadilla en tu país.

    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Cargar un arma es estar listos para hacer más violencia, se trata de actuar de ser correcto, de no delinquir, de esos delitos que creemos son insignificantes, esa es al primera parte de la solución, no solo indignarse

    ResponderEliminar
  31. Desgraciadamente es así, no creo que andar armados sea una solución, violencia genera mas violencia, si hubiera menos pobreza mas educación y menos corrupción, las cosas cambiaban, los hubiera no existen se habla mucho y se hace poco, desde las familias vendrá el cambio, esa conciencia tardaremos en adquirirla y para practicarla mucho mas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  32. Ojalá que todo se solucione en tu país.
    La violencia genera más violencia.

    Un beso

    ResponderEliminar
  33. No sé. Desde lejos parece que sólo podéis defender la paz con armas...

    ResponderEliminar
  34. Esperemos que no tenga que ser asi. Y en caso de que si ¿estaremos dispuestos? creo que siempre hemos sido zacatones, siempre hemos esperado que alguien mas haga algo y quizá la situación nos está orillando a de una vez por todas tomar acción, la que sea.

    ResponderEliminar
  35. Me parece que es imposible mantenerse al margen de las cosas que suceden a nuestro alrededor. Como dices, muchos hacen cosas en pro de una paz que cada vez se mira más lejana.

    Sin embargo creo que vestirse de blanco o hacer carteles sirve de poco, todos tenemos que cambiar desde el fondo, tratar, sin importar lo que hagamos de hacerlo mejor y de ser mejores ciudadanos. Vestirnos de blanco de poco ayuda y la mayoría de las veces ayuda menos el quejarnos, tenemos que cambiar porque no solamente las autoridades están mal, de una u otra forma todos estamos mal, además, el problema es de todos y por tanto todos debemos ayudar a solucionarlo.

    Besos!

    Pd. Yo nunca jugué Stop :(

    ResponderEliminar
  36. Yo tampoco le voy comprar armas de juguete a mi hijo, ni voy a comprar armas para mi... jamás se podrá combatir la violencia con más violencia.

    Saludos Flor

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje