Páginas

sábado, 26 de septiembre de 2009

Fobias.




He visto un programa en donde un tipo se come unos gusanos y no he hecho más que voltear la cara y no ver más.
Me dan miedo terrible los gusanos, no lo puedo superar... es algo más grande que mi miedo a a las alturas.
Dicen que debo enfrentar mis miedos para superarlos y yo digo que no... nunca agarraré un gusano... primero muerta.
Cuando tengo que pelar tomates o elotes o algo que pueda tener gusanos. lo que hago es ponerme guantes y solo agarro las verduras con dos dedos.
Y es que me han salido gusanos y se me dispara la presión al punto máximo, a grado tal que mis hijos han tenido que ir a ayudarme.
Otra cosa que hago es decirle a Barry que me ayude a escoger las verduras y así ya las compramos casi para cocerse. Gracias Barry, porque siempre estas cerca de mi.
Alguna vez a mi vecina se le agusanó la basura y algunos gusanos se pasaron a mi casa. Los gritos que pegaba se oían hasta el norte de Japón.
Tampoco soporto a las lombrices, babosas u otros animalejos que se arrastren... es más de lo que puedo aguantar.
Para evitar todo toque con gusanos y parientes, he dicho que cuando muera quiero que me incineren, así me aseguraré de que los bichos no me toquen.

Otra fobia que tengo es a las alturas.
Cuando he querido vencer mi miedo, me he asomado, pero siento que el vacío me jala y no puedo oponer ninguna resistencia.
Aunque ese miedo si he querido superarlo subiendome al bungee, pero no me dejan por los problemas de la presión.
He ido a los miradores de los edificios altos, pero me aseguro que alguien esté cerca de mi, para que no me jale el vacío.
De alguna manera lo he superado, porque he viajado en avión y no me he sentido mal,,, solo prefiero no ver.
Me quedo lejos de la ventanilla o volteo cuando siento que el panorama es azul  ó blanco.
Estoy segura que esa fobia si podría superarla, pero el miedo a los gusanos no... ni siquiera he podido poner una foto de esos bichos.

He visto gusanos de colores tan brillantes.
Cuando era pequeña, en los jardínes de las casas ricas, siempre había árboles frondosos, y en julio o agosto era cuando salían.
Eran muy bonitos, de tamaños y colores atrayentes... pero los veía de lejos... jamás me acercaba.
Había otros que se llaman azotadores y tienen michas espinas. Son gris, negros o cafés, pero si llega a tener contacto con la piel una espina de ésas, deja una roncha del tamaño del mundo, incluso provocan intoxicaciones.

En Sonora trabajé en un supermercado, en el departamento de verduras.
La gente de ahí no es mala, pero los que me tocaron de mi departamento, me ponían a pelar elotes. Tenían unos gusanos como de color café y parecen de terciopelo...¡horror!, me acuerdo y se me enchina la piel.
Sabían que me daban miedo y me encerraban en la cámara frigorífica para limpiar los elotes y no me dejaban ponerme guantes.
El terror que sentía era indescriptible.Tal vez de ahí se  haya acrecentado mi fobia por los gusanejos.

Sin ánimo de ofender, prefiero a los hombres que a los gusanos. Por lo menos los hombres no me causan horror.... algunos.
Y que nadie se sienta aludido, que los hombres son lo mejor de la especie humana... después de las mujeres claro.

Y es que algunos hombres son literalmente gusanos, por lo mal que se portan con las mujercitas y en descargo de eso diré que hay mujeres que se portan mal, pero no como gusano...
¿ó alguien de ustedes conoce a una gusana?...




Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales