Páginas

sábado, 19 de septiembre de 2009

¡Caray!.


Qué difícil es ser educada.
Después de mi larga vida, he empezado a ser una persona diferente,antes solo daba órdenes, nunca pedía las cosas por favor ni daba las gracias, ¡ash! que mala tipa soy, je!.
Claro que con otras personas si soy educada, solo soy una maleducada en mi casa, digo groserías y a veces juego a ver quien hace cosas más pesadas con mis sobrinos, pero todo tiene límite, tampoco soy una naca.

Ahora alguien, se ha echado la tarea a cuestas de educarme, o mejor dicho de hacer de mi una persona decente y bien portada, educada y gentil.... ¡uy! vaya que será difícil.

He empezado hoy.

Ordené a Kiku que me pasara algo y de inmediato rectifiqué y le pedí las cosas por favor y le dí las gracias...ni siquiera se dió cuenta. Eso quiere decir que si cambio, poco a poco no se darán cuenta de mi evolución.

Ya se los advertí, voy a cambiar pero no me digan nada cuando vean cambios notorios en mi porque van a hacer que me avergüence de mi cambio drástico, así que.. tómenlo con calma, esto va a ser más difícil que cuando le dije a Barry que lo amaba, ó cuando acepto los abrazos de mis hijos, ó los besos de mis hermanos ó las caricias en mi cabeza de mis cuñados.

Pensé que eso era difícil.

¡Ah! pero ser una persona educada... ¡caray! creí que eso ya había pasado para mi.

Es más fácil reencarnar en la princesa Aurora, mi favorita de las princesas.

¿Qué?, yo también fuí niña y quise ser la Bella Durmiente.



Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales