Páginas

jueves, 23 de julio de 2009

es mi vida...

He decidido darle hoy la espalda a Barry, apenas puedo creerlo.

Le he dicho anoche que tengo cita con un médico, pero ha dicho que para que voy a ver a otro si ya me diagnosticaron.

Ni siquiera pude decirle que era otra alternativa para sobrellevar la enfermedad, no para que me diagnostiquen.

Solo le dije que es mi enfermedad y voy a batallar con ella el poco o mucho tiempo que me quede de vida, entonces por qué no puedo buscar otra ayuda alterna de la que me está dando el neurólogo?.

No sé qué método use este médico, pero tengo claro que no voy aceptar piquetes de abejas, chochitos o aguas maravillosas, no soy de las personas que piensan que eso pueda curar.

Solo es que quiero ver qué método usaría conmigo y si me convence, solo entonces lo tomaré... cuál es el riesgo?... no lo veo.

Barry dice que me pueden timar, no lo sé, dos ángeles me lo han recomendado mucho y por qué no debo confiar en ellas?.

Es difícil confiar en las personas reales, entonces es más difícil confiar en las virtuales, pero sé que ellas no me harían daño, lo sé y lo siento, entonces no puedo equivocarme, yo no.

Estoy convenciendo a Barry, he hablado con él hoy en la mañana y me está costando mucho trabajo hacerlo, es egoísta... como él no está enfermo... no puede ver como me siento... por eso hoy estoy molesta con él ...

Adiós Barry, no me busques ni siquiera para un beso en mucho tiempo...


hoy solo quiero que te vayas al carajo!.


Y como siempre pasa, mis planes se han ido a mejor lugar, el viaje se ha ido a la chingada y la luna de miel, dormirá el sueño de los justos.

Amén.

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales