Páginas

jueves, 25 de octubre de 2018

Oye mi amor (como dice la canción)

Miren ustedes había guardado un trozo pequeño de dignidad por si lo necesitaba. Digamos una emergencia qué sé yo. Tuve que usarla. Costó trabajo encontrarla porque la escondí muy muy detrás del corazón para que nadie lo encontrara. Saqué el trocito, lo limpié muy bien con un trapo de lino blanco y ¡Listo! Mi dignidad o lo que queda de ella fue de nuevo pisoteada. No lloré, no no no, eso lo dejo para las horas muertas cuando ya de plano ni el jazz alegra mi día. Muy valiente erguí el 1.50 de mi cuerpo, llené los pulmones de sabiduría, mantuve la boca cerrada y caminé apoyada del brazo del Barry. Íbamos caminando lalaralará. Yo dirigiendo el camino a seguir. Que mi cuerpo esté en decadencia no quiere decir que mi cerebro también. Intoxico la mente de pensamientos abyectos, de malas palabras. De orígenes sin destino. El robot habitante de mi cuerpo piensa por sí mismo. Tipitipi tom tipi tom. Existo luego pienso. Al revés pa' no ser diferentes en la igualdad humana. Cuando me enojo no hablo, soy una tumba. Voy dejándome arrastrar por el brazo, mi apoyo. ¡Demonios! De haber sabido ni nazco. Hecatombe de emociones. Saltimbanquis trogloditas. Vituperios al dos por uno agolpados en las sienes de la olla express de mi cabeza. El orgullo me tira pero el hambre me levanta. No sabía que fueras talla treintayoso. Pos yo menos. ¡Viva una tienda de ropa para señoras sedentarias! ¡Yupiii! ¡Loada sea la Virgen de las gordas! Una mujer que se ejercitó toda su vida convertida en un honguito gracioso. Y luego me pongo a cortar mi pantalón de las patas porque me quedan grandes de lo largo. Hice lo de costumbre. Me lo pongo, lo mido, pongo alfileres a donde según yo es mi justa medida. Me lo quito, le cortó a una pata, luego a la otra. ¡Lixto calixto! Me lo mido de nuevo. Oh oh una pata me quedó más larga. ¡Chin! Repito el procedimiento. Me lo quito, lo mido, le corto lo que sobra y listo again. ¡Oh oh! Ora la otra pata me quedo corta. ¡Chin otra vez! Siempre hago lo mismo. La mera verdá los pantalones míos no son cortos por modelo, no, son piraste yo los corto y me quedan chuecos. Me importa? No. Así me los pongo lalaralará. Con mis botitas dan un toque de gringa loca y pobre además. De esas gringas que parece que no se bañan pero yo sí me baño. Tengo otros tres pantalones para arreglar pero la Emilia dice que no me ponga digna y se los de para que me los mande a arreglar. Lo pensaré. No quiero acostumbrarme a que me ayude. No señor. Echaría a perder los tres pantalones. ¿A quién le importa? ¿A ustedes?¿A mi? No, 'Tonces que el mundo siga girando. Pero amigos, compañeros, poetas locos, recolectores de historias, cantantes desafinados, vagabundos de sentires, este post no trataría sobre pantalones zancones sino de dignidades pisoteadas pero como ya me tengo que ir a desayunar pos otra vez será. Por cierto al cachito de dignidad que me quedaba le corté otro trocito del tamaño de mi furia -ya no soy la que antes fui- lo guardé en la planta de mi pie izquierdo. El que arrastro aferrado a mi desconcierto. Nadie busca la dignidad en la planta del pie. La dignidad se busca por los cielos. Para no sentirme mal por si la pisotean. Ya no me duele (bueno si pero no le digan a nadie). Digan ¡Click!

16 comentarios:

  1. Existes y piensas, piensas y existes, ¡ya lo creo, querida Malque!
    Un texto precioso. La simpatía y la ternura.

    Un beso, lalaralará.
    :)

    ¡Click!
    :)

    ResponderEliminar
  2. Que digamos click. ¡Click!, pues.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La dignidad está, en esa actitud tuya tan libre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Vivan tus pantalones mochos... click!

    ResponderEliminar
  5. Tu dignidad está intacta, chamaca.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Tu dignidad está a buen recaudo...
    Click!
    Y Tipitipi tom tipi tom

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. y debido al título de tu post, me leí toda tu historia de un tirón teniendo a maná como música de fondo en algún profundo lugar de mi cerebro.

    besos.

    ResponderEliminar
  8. Matas la furia aquí.
    :)
    Eso está bien.
    Yo también lo hago.
    Gringa loca, jajajjajajja
    Tú escribe, escribe y escribe.
    Así vamos sobreviviendo a la p... realidad.
    Para algo han de servir los blogs.
    No?

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. La dignidad habita donde a veces cuesta de ver. Me parece una imagen muy triste y bella guardar un trozo de dignidad para emergencias. Porque la vida, la enfermedad, las leyes, nos pisotean tanto, que si no contamos con un ahucha de la dignidad a salvo, nos volvemos gusanos.

    Un abrazo grande. Otro para tus pantalones de gringa loca con botitas.

    ResponderEliminar
  10. ¡Click!
    Muy bien por tener un buen escondite donde guardar un trocito de dignidad. Que bueno leerte, una aprende mucho con tus escritos. Graciasssssssssss
    Abrazosssssssss

    ResponderEliminar
  11. <la dignidad, tu dignidad, está a buen recaudo Malque. Por mas que cortes los pantalones seguirá prendida en tu alma :))

    Un abrazo con clik!

    ResponderEliminar
  12. La dignidad es lo que nos mantiene vivos. Nunca se puede permitir que nada ni nadie nos la arrebate. Guardadita en el zapato está a buen recaudo. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Que aunque "el orgullo te tire el hambre te levante' siempre.
    Eres TÚ y eres maravillosa como eres... porque ERES DE VERDAD.

    Un beso y un cálido '¡Click-achuchón!

    :)

    ResponderEliminar
  14. ¡Ay MaLqu!Cuánta dignidad trasmites a flor de piel, Flor de María. Megabesos.

    ResponderEliminar

Advertencia:
Este blog es administrado por una bruja psicótica y malhablada que
tiene la mala costumbre de quedarse callada aunque la ocasión no lo amerite.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales