Páginas

sábado, 29 de abril de 2017

de días

Escribía cualquier hora, en cualquier momento. Cualquier instante era bueno para sentarme a escribir. Lo hacía como un acto reflejo. Algo normal en mi. Sentada hace poco ¿Cuándo? ¿Quizás ayer? Me quedo fija la mirada en el blanco monitor. Escojo el título. El dedo aprieta mal la tecla. Blanca la pantalla. Todo es perfecto. No pasa nada. Escribo. Las ideas fluyen agolpándose en la yema de los dedos bailarines. Hay imposibles demasiado perfectos. Mis dedos aprietan la tecla errónea. El texto se fue al carajo. ¿Quieres que te ponga un micrófono? Pregunta alguien que ha permanecido a mi lado sin decir nada hasta ese momento. ¡No! Declino el favor. No es lo mismo hablar que escribir. Lo mío mio es escribir. Espero el efecto ansiado de la pastilla. Han pasado dos horas desde la última toma. Dos horas agónicas con la cabeza a reventar. Olla de grillos queriendo parir lo efímero del sentirse gente normal. Desisto. Me voy a hacer otra cosa que no me provoque tanta cordura. El tiempo se agota. Las horas de claridad duran menos. Vuelvo al lugar idóneo. Comienzo a escribir el origen de los sinsentidos caducos. Todo bien. Los dedos aliados escriben bajo mi mando. Las teclas cobran vida, se mueven bajo un temblor incipiente. Terremoto en escala desastrosa ha borrado todo otra maldita vez. Hace mucho la tecnología quedó rezagada junto con mi aptitud para manejar cualquier aparato que me suponga trabajo complejo. Ya no hablo, ya no escribo. Ya no existo. ¿Dónde se pierde lo que queda de mi? Tercer intento. Diez de la noche. Me he convertido en tartamuda de movimiento. Pe pe pe. Yo yo yo. Mi mi mi. Click y la nada aparece ante mi. Me largo, me voy al carajo. El velo cae ante mis ojos. La nada como forma de violencia. ¿Qué más da escribir? Te traje un libro de mandalas. Las puedes colorear a tu gusto, están muy bonitas incluso las puedes regalar. Atrás viene la dedicatoria. Muchas gracias pomelo ahí. El silencio absoluto ametralla mi cerebro. Dos burbujas azules. El mundo es hermoso. Cuando nadie me ve dejo que el pp se apodere de mi. No opongo resistencia. Me arrastro para ver mi imagen frente al espejo entonces puedo ver a lo que se enfrenta mi familia. Entiendo las razones. Yo haría lo mismo. Me voy sin firmar. Mi cuerpo ha recobrado la conciencia. Iba a escribir que al rato regresaba a corregir errores y apuntalar la firma en un texto doloroso. El dolor de estar es más fuerte que el de ser. Recordé que es sábado. Hoy especialmente estaré a la vista de mi interior. Hoy especialmente no estoy para nadie. ¿Por qué publicas el texto si tiene muchos errores? Redacción mala. Ideas imprecisas. Lagunas. Sin firmar. La última vez tardé tres días en voover a corregir errores. Firmar me supone demasiado esfuerzo. ¿Qué más da todo o nada? Tus errores no son inútilmente visibles para los demás. No te preocupes por ello. No me preocupo. ¿Entonces? Nada. Enjoy. Ya vete. Ya me fui desde hace mucho y ni te diste cuenta.

23 comentarios:

  1. a veces me ha pasado de borrar "sin querer queriendo" trabajos, textos, poemas, incluso posts. Por eso te sugiero que vayas guardando cada pocos minutos lo que tienes escrito y así vas salvando tu trabajo.
    Ánimo y sigue adelante

    ResponderEliminar

  2. Con 'pp' o sin el, eso pasa... para exasperación mayúscula de a quien le pasa cuando le pasa.
    Cada un@ es cada un@... pero en mi caso (con días de hasta diez y más intentos con sus consiguientes fracasos en las más variadas tareas...); lo que he hecho es dejarlo estar hasta el día siguiente u otro momento más propicio.
    Y también me he acostumbrado (pese a mi testarudez innata de ir a contracorriente) a hacer lo que te sugiere 'karin rosenkranz'.

    Paciencia, ánimo, un beso y un cálido abrazo testarudos! ;)

    :)

    ResponderEliminar
  3. Incluso con todo eso escribes de maravilla.
    Es un lujo leerte.
    Leerte por fuera y también por dentro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Bien y me gustó. Sentí que escribías para mí.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. A mí me gustó el texto y no le veo los errores.
    Pero entiendo lo que dices.
    Un abrazo, Malque.

    ResponderEliminar
  6. Yo también iba a decirte lo de Karim. De todas formas, el texto está perfecto. La lucidez para mí la quisiera.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola malquerida , a mi muchas veces me pasa lo mismo así que ya somos dos , animo amiga , y vuelve a la carga .
    Besos de flor .

    ResponderEliminar
  8. Qué maravilla de texto, Malque.
    Por fuera y por dentro, como dice Toro.
    Justo eso.
    Gracias.

    Un beso, con mucho cariño.

    ResponderEliminar
  9. Entiendo lo que sientes,no es nada fácil.
    Pero el texto me parece lúcido.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  11. No se como seria el texto que se borró, pero este es una maravilla... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  12. Estos textos tuyos están tan vivos que son un poema de principio a fin. Siempre que vengo siento que hay que quitarse el sombrero :)

    Besos floridos.

    ResponderEliminar
  13. Hola hermosa, el dolor de estar es mas fuerte que el de ser, que profunda frase, tanto que me siento burra al querer descifrarla, no podre, porque nadie es como tu hermosa, con esos chispazos maravillosos e iluminados, me conformo con pensar y descifrar esa frase, aunque me lleve toda la vida. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  14. Pasa,son cosas que pasan,siempre es grato leerte,de cualquier forma,abrazotes.

    ResponderEliminar
  15. no te preocupes mucho por tus escritos. haces lo que humanamente puedes y nosotros te leemos con mucho cariño.

    besos.

    ResponderEliminar
  16. ¿Y para qué quieres mandalas pudiendo deleitarnos con tus letras? Besotes!!!

    ResponderEliminar
  17. Intenté entrar hace unas semanas y me decía que el blog ya no existía... ahora, de casualidad, veo que en verdad sí continúa... ¿Será un error de la matrix?
    Al menos puedo volver a leerte.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  18. Esto que es escribir,oficio maldito a veces. Esto que es vivir, para tener qué escribir... Se me hace un nudo, y valoro mucho más cuando el sonido del imeil me indica que una tal Malquerida pasó y me escribió algo en mi blog.
    Mis saludos y respetos, señorita escribidora.

    ResponderEliminar
  19. Siempre que he venido a visitarte, me he sentido feliz al leerte y sé que había valido la pena.
    Admiro tu tesón y tu saber estar, sobre todo el que eres transparente y dejas volar los sentimientos de tu buen corazón.
    Cariños en abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
  20. Hola mi bien querida, perdón por la tardanza.
    Paso desde tu propio comentario, así qué, doy un buen repaso porque todas tus letras corregidas o sin corregir, son el espejo de tu alma, donde se reflejan tus sentimientos, preocupaciones y dolores.
    Sobre todo sabre todo lo angustioso que es seguir adelante día a día.
    Una buena semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  21. Es el viento que se lleva los textos y los comentarios. Que hace mucho viento. Pero no pasa nada, porque el cariño nos hace perseverantes. : )
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Algunos hasta a eso lo llaman el pánico de la página en blanco...

    Y lo que queda de ti, lo llevo dentro.

    Un abrazo, chaparrita.

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje