Páginas

domingo, 8 de enero de 2017

Las horas

La fe es un grave sufrimiento, es como amar a un extraño en vano...*

Estoy agarrada del filo de la ventana a una altura aproximada de unos poquitos metros para llegar al infinito. Al no retorno. Así mi fe.

Cuando me dieron una buena noticia me aventaron al precipicio de la felicidad. Necia como soy me agarré a la orilla. Yo no quiero paraísos, que no. No me den esperanzas que miren luego no me puedo levantar pero si me dicen con una sonrisa ten fe, verás que si. Les creo.

Llevo un tiempo asida con una mano a esa esperanza. La otra se soltó de a poco conforme los días han estado pasando.
No puedo más. Si ha de tronar que truene de una vez  La espera es una tortura innecesaria. El  ¨ya¨ tirano no admite más tiempo. Si digo ya es justo en el momento.
La fe debiera ser como yo: Necia pero pues no, más bien es bruja, desaparece a la primera por arte de magia. Y eso que no nomás estoy pensando en eso si no... Dios o el diablo salven al mundo de los necios. Apóstata de la esperanza rindo culto al desasosiego.

A primera hora solté una mano. He perdido si se puede la mitad de mi fe. Se cayó por allá lejotes de mi. Ah por dios ¿quién inventó los paraísos?

¿Dónde guardo la poquita fe que me queda antes de que termine diluyéndose en los caminos vanos de la desesperación?
De una cosa estoy muy segura. No podría ser guardiana de la bomba atómica.


¿Por qué siempre conviene alegrar a la gente? también de vez en cuando está bien, asustar un poco.*



*Las Consecuencias EB.



¿Un cafecito con un bolillo?  Que pastas de thé ni que ocho cuartos  Bolillo señores. En las mañanas beberse un café junto con un bolillito es tocar el paraíso. ¿Qué no tiene chiste? ¿Qué saben ustedes de amor si nunca les han besado el ombligo? además eso dicen porque el bolillo es tan simple como yo pero si lo probaran adiós galletitas. ¡Bolillos para todos! ¡Yo invito!
Después de eso aguanto hasta que me digas que ya no me quieres. (nocierto).










37 comentarios:

  1. Hola hermosa, fijate que cuando daba mis clases de historia irremediablemente tengo que pasar por la historia de los hebreos, el cristianismo y el surgimiento del catolicismo. Como tu sabes, se supone que la escuela es laica, bueno pero hablar de fe me gustaba, siempre les decía que depositarán su fe en sí mismos porque así no iban a esperar nada de nadie, sólo de la fuerza interna para lograr sus metas (afortunadamente nunca vino a reclamarme ninguna mamá). Y según yo y mi ética loca, así se sentirían más seguros, quien sabe como lo tomaron esos niños y adolescentes pero si que me recuerdan con cariño.
    Luego hablando del bolillo. Mamá Chelelo (tiene 88 años) ha estado viviendo con nosotros una semana sí y otra no, no se cuanto tiempo ande así pero desde que se peleo con mi tía (con la que vive) así ha sido. El caso es que le gusta tomar su café con leche en las noches, pero como es noctámbula ayer estábamos platicando casi a la una. El caso es que le digo, -que te doy mamá, tengo semitas, concha, cuernito. -¿tienes bolillo?- si pero mira también tengo pan bimbo y le puedo poner mantequilla y azúcar- NO, dame bolillo para que lo moje con mi café, si hay bolillo para que quiero más.
    Así que me acorde de ella, que también prefiere el bolillo, aunque yo ande buscando la forma en que no le falte su pan dulce para el café.
    Te mando un beso.

    ResponderEliminar

  2. Aguanto hasta que no me diga/n que me quiere/n...

    Yo te tengo fe.

    Un beso y un cálido abrazo bajo un sol helado.

    ResponderEliminar
  3. Jamás he tenido fe en nada.
    Ni en las religiones, ni en las personas, ni en mí mismo.
    En las religiones porque parecen cuentos infantiles. Todas. Me resulta increíble que haya gente que pueda creer en cualquiera de ellas... pero claro, si no crees entonces la muerte se vuelve algo horroroso, difícil de soportar... y claro... mucho mejor tener fe en cualquier religión, la vida eterna, la felicidad y bla bla bla...
    En cuanto a las personas no he de decir nada, sólo con ver como está el mundo ya es suficiente.
    Y en cuanto a mí mismo he dado pruebas suficientes durante toda mi vida de que no puedo fiarme en absoluto, soy una sorpresa perpetua.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Te dejé mi comentario en el reverso...
    :-)

    Tengo fe en que entiendas...

    Abrazos desde mi mar

    ResponderEliminar
  5. De chica parecía tener una fe a prueba de balas, me duró hasta los veinte, después nada, vacío, oscuridad y enfrentar la vida como se puede.
    Soy tan imperfecta que no le pido a nadie que me quiera, apenas un poco de sinceridad.
    Gracias por el café y el bolillo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. ¿Bolillo? Tomaré café mientras me entero que clase de pastel sabe tan delicioso.Cada día la fe es más difícil de mantener, pero...
    digo yo que habrá que creer en algo, aunque sea en uno mismo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola Flor de María. Dicen que la fe mueve montañas. Ya es difícil mover una montaña pero eso dicen. Yo tengo fe en las personas de buena voluntad. El mundo está muy confuso y no somos capaces de parar las guerras porque los señores de las armas y los gobiernos no quieren. Triste, muy triste la de niñ@s que están muriendo y que están usando para que maten en la guerra.
    A veces pierdo toda toda fe en el ser humano y pienso que somos mierda podrida. Otras veces me recompongo y vuelvo a tener fe en un mundo más justo. Los fanatismos religiosos son los que están destruyendo el mundo, junto con las armas que vendemos para ser cada vez más poderosos.
    Ten fe que la ciencia avanza mucho y lo mismo un día quien sabe si no encuentran un medicamento que pare y alivie tu dolor.

    Me encantaría tomar ese café con uno de esos bolillos que dices están tan deliciosos.
    Abrazosssssssssssss

    ResponderEliminar
  8. Ta fe tiene tanto de largo como de ancho. No existe una partitura de la fe, un código definido. Y por lo que expresas, uno llega a aclarar aún más, que la fe no es la misma en todos. Es paradógica. Y que bueno que áun te salten de gusto las papilas, por lo que te encanta: el café no con galletitas, sino con bolillo. ERes un encanto. Carlos

    ResponderEliminar
  9. ¿Y quién mide la fe?
    :)
    Sólo Dios. Existir, sí existe la fe.
    Acepto encantada tu café y el bolillo (voy a mirar qué es y cómo un bolillo), jajaja, siempre me haces reír ... y sí te quiero, son muchas cosas, Malque, guardadas en mi corazón ...
    Ya estuve, leyéndote, un ratito en el paraíso, ahora me tomo el bolillo, jajaja ... eres muy simpática ...

    Un beso, y con todo mi cariño.
    Y otro para Bella :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué ricoooo, ya lo miré, la próxima vez que cocinemos comida mexicana, los intento hacer, y con el guacamole, ummmm ... se parecen a nuestros 'bollitos'.

      Un besazo, Malque.

      Eliminar
  10. Venga ese bolillo y ese café (con una gotita de tequila? ) que en las cosas más sencillas es donde mejor encuentra una la sabiduría.
    La fe?
    Esa que te mantuvo en una nube hay que guardarla como oro en paño en una cajita...
    La impaciencia es la que a menudo nos hace perderla...
    Tal vez porque lo que anhelamos lo queremos a la de ya, cansados de tanta espera y promesas fallidas, y a veces hay que saber esperar un tanto tantito, y verás como sí llega, de lo contrario, ya le forzaremos la mano (aunque tú me digas, no, no, noooo). Sonrío.

    Besos, mi pendejoncita linda.

    ResponderEliminar
  11. Veamos mi querida MALQUE ¿ qué es fe? creer en algo sin pruebas de que sea cierto... ¿qué sabemos cierto? NADA. Cada día nos levantamos con mil creencias que damos por buenas sin serlo y sin embargo no nos las cuestionamos ¿Alguien se pregunta por la mañana si tiene fe en que no se le va a caer un meteorito en la cabeza, de que no se va a salir de una curva mientras conduce o que se va a ahogar comiendo lenguado?
    Sin embargo sin tener ni idea de lo que sucede tras la muerte decidimos que es algo terrible y morimos de angustia atemorizados ante su idea. Lo mismo sucede con lo que sea que nos de miedo, un examen, un nuevo trabajo... la salud, tenemos una enfermedad, la que sea y los doctores que saben hasta donde saben y poco más, dicen ... te quedan tres meses...o lo menos 10 años.. o te espera una vida entera de horrorosos dolores.. o tranquilo que no tiene nada. Luego ...los tres meses son 12 años( un tío mío) o los 10 años, dos meses ( mi padre) y los dolores horrorosos remiten ( una prima) o empiezan a dolerle al que no padecía nada de nada ( su marido )... no sé cómo darte fe mi querida MALQUE, solo sé que siendo inteligente como eres... deberás sacar tus propias conclusiones... entre recrearte con una idea que te reconforte, te proporcione serenidad y cierto bienestar ayudándote a vivir tu día día, disfrutando de las pequeñas grandes cosas que suceden cada instante, de paso q haces un poquito más felices a los que te rodean, mientras seguramente ellos hacen lo mismo por ti? y.... ¿dejar caer la ventana de golpe sobre tu mano muriéndote de dolor por miedo a que te vuelva a doler lo que sea que te duela? ¿ qué decides? ...

    No se tú mi cielo, desde luego yo intentaría sujetar bien fuerte la ventana con las dos manos, la anclaría fuerte y entonces respiraría hondo todo el oxígeno que alcanzara mis pulmones y levantaría la mira al cielo a ver si con suerte pasa una nube ... o dos, incluso puede que hasta con suerte si me concentro podría escuchar el canto de algún pajarillo que seguramente estará en alguna rama cercana... o música a lo lejos... o algo que merezca la pena escuchar .. en todo caso cerraría los ojos y lo intentaría ¿ y si lo escuchas? ( un pajarito ) ¿ y si Natalia que está a tu lado no se ha dado cuenta, se lo muestras y gracias a ti puede escucharlo contigo? ¿ y si Barry que estaba enfrascado en no sé que asunto agotador necesita que tú le salves haciéndole para para escuchar a ese pájaro que de pronto es lo único que existe en ese instante para todos vosotros ? ... y ¿si tú no hubieras estado ahí para todos ellos? ¿quien iba a hacerles vivir ese instante irrepetible?

    No sé como hacer que tengas fe mi querida MALQUE, solo sé que vivir es cuestión de fe... y también sé una cosa... si crees que vives, vives. Si no crees ...estás muerto. FIN

    Noooooooo... cómo que fin! jajaja
    Tú estás viva .... muy viva afortunadamente y siendo así...
    Mañana salgo a mandarte bandadas de pájaros que te visiten ; )


    MmuaaaaaksS!


    ResponderEliminar
  12. Qué rico, Malque.
    Tener fe o no tenerla es algo qué llenaría muchas páginas.
    La que nunca deberíamos perder es en nosotros mismos.
    Besos 🌹


    ResponderEliminar
  13. Tremendo disco de Bumbury, cada uno de sus temas son un peores que un dolor de muelas...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  14. mi primera bebida siempre es un café bien caliente; luego, al llegar a casa disfruto de varias tazas de té. hasta los 26 años bebía un promedio de nueve tazas de café diarias, pero ya no.

    en cuanto a la fe, tengo una especie de fe laica que se sostiene con un fuerte trabajo previo.

    besos

    ResponderEliminar
  15. La fe siento muchas veces, es como el agua. Asi como se nos va yendo de nuestro alcance se renueva y regresa. Que somos sin un poco de fe? Aunque sea en nosotros mismos. La fe enresumen es la fortaleza que creemos nos falta. Un abrazo enorme Malke se te quiere

    ResponderEliminar
  16. Bueno, quien sabe corazón, a lo mejor la fe es como el rabo de las lagartijas, se lo cortan y vuelve a crecerles... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  17. Tal vez lo que quisiste definir fue esperanza aunque la fe y la esperanza van de la mano y a veces yo las confundo. Muchas veces he visto no el precipicio sino el abismo. Un día incluso me sujeté a la mirada de mi perrillo. No te dejes vencer nunca.

    ResponderEliminar
  18. Todos nos queremos agarrar a clavos ardientes para mantener firme la esperanza y la fe, aunque a veces signifique perder.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Sólo se puede tener fe en el propio criterio a la hora de afrontar las cosas que nos atañen.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Aquí estamos nosotros para darte toda la fe que te haga falta. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  21. Yo no tengo fe religiosa.
    Me queda la fe en algunas personas.
    Y un poquito de esperanza.

    Me apunto corriendo a ese café con bolillos,qué rico!
    Eso sí,me queda la fe en las pequeñas cosas (las más grandes)...
    ; )
    Salú y un beso.

    ResponderEliminar
  22. La fe, en pequeñas cosas, en logros del día a día...esa es la fe que me queda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. De vez en cuando es bueno un pequeño susto a los que nos quieren para que no se olviden de querernos.

    ResponderEliminar
  24. Tendré que probar el bolillo ese, que yo soy muy panero.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo puedo elegir entre el bolillo de la panadería más cercana, el que le surten a la tienda de la derecha, el que le surten a la tienda de la izquierda y el de la bodega express (mini supermercado). Es raro porque el resto de los panes de ellos no pueden competir con los panes de los otros lugares; pero sus bolillos son muy buenos y los más baratos ($1.30, nada más).

      Eliminar
  25. Órale, comamos un bolillo con mantequilla y un café bien cargado y que cada quien tenga fe o no. Que nada es obligado.
    Libertad ante todo.
    Un beso, mi mana.

    ResponderEliminar
  26. Mientras se vive, se tiene fe: sino mejor nos morimos de una vez.

    ResponderEliminar
  27. Por el camino voy profesando mi amor a la Malquerida. Por el camino voy...

    ResponderEliminar
  28. Malquerida!!! no imagino cuan densa debe ser tu situación como para que tu fe se encuentre tan cansada de intentar ser, pero vaya que te entiendo y en todo tu derecho. Habría que estar en tu situación, pero siempre he creído que mientras se esté en esta existencia, hay que luchar, que la vida misma es una lucha constante, así que van porras de este ingrato hombre que te abandona por tanto tiempo.
    Te envío muchos ánimos y todas las porras del mundo.
    Van apapachos ;-)

    ResponderEliminar
  29. Yo la fe, la heredé; la tomé de mi mamá. Seguro tendrás bastante con la mitad de la tuya; con un poquito es suficiente ;)
    Sobre el café acompañado de bolillo, pues... yo le pondría mantequilla :)

    ResponderEliminar
  30. Hay momentos en la vida que hasta la fe se tambalea, pero... ¿qué sería de nosotros sin ella?
    A la fe va unida la esperanza y no la podemos perder para seguir caminando lo mejor que podamos.
    Me encantaría poder tomarme un café con un bolillo a tu lado, sería el mejor momento para darte un fuerte abrazo con mi admiración y cariño.
    kasioles

    ResponderEliminar
  31. Me recuerda tu escrito a un relato ( a parte de un relato que escribí hace ya mucho tiempo). A mido de novela.

    A veces lo únixo wue mantenía en pié al personaje protagonista en su dura lucha diaria esa eso " una tímida fe colgada del cuello a modo de talismàn".

    La fé no sólo mueve montañas ( sea grande o pequeña a veces minúcula . ..) , pero logra con su adsurda magia que atravesemos adversidades realmente imposibles...

    Un gran abrazo Malque.

    ResponderEliminar
  32. ¡Jajaja! Esta frase Malque me ha encantado: ¿Qué saben ustedes de amor si nunca les han besado el ombligo? Que me besen el ombligo ya... Y marchando una de bolillos, que me muero de ganas por probarlos.
    Todo mi cariño Malque con este abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Te he leído antes, por ello estoy aquí. El café y los bollitos están deliciosos. La fe, siempre anda a los tumbos, pero al momento de sentir que la perdemos estiramos la “E solo un poquito, y solita regresa a dosificarnos de ella, Dios te llene de alegría la vida.
    Abrazo

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje