viernes, 28 de octubre de 2016

Plana



Debut y despedida de modista de calaveras.

Sigo en la búsqueda de mi verdadera razón de existir. No nací para trabajar, menos para ser líder. Muchísimo menos para escritora. Con trabajo soy una mediana escribidora de cuentos fantasma y textos sin beneficio alguno.
No nací para ser una buena madre más bien soy una tirana incomprendida. Lo quiero aquí y ahora. Tampoco soy buena esposa. Pésima amante. ¿Cómo dices que se llama? Soñadora abortada. ¿Suena fuerte? ¡Por dios, son palabras! La realidad es cruel. Letras claras sin dosis de dulzura. Háblame claro. No me endulces el oído. La verdad duele pero aprendes a vivir con ella. El cinismo no cabe cuando el sentimiento late. Si no sirves más que para llanamente existir, dedícate a ello con todo el ímpetu que tu pequeño ser pueda. Mírate al espejo. Sostén la mirada. No bajes los ojos, eso que ves ahí eres tú. ¿Qué eres? Una mujer gruñona, peleada con la vida. Desconoces los motivos y sin embargo sigues aquí a pesar de todo. Eres hermosa pero tu ceguera nata te impide ver lo bella que eres.

El abismo al borde de tus pies. Siempre caminando por la orilla para poner al límite tu capacidad de sobrevivir. Admítelo, eres una miedosa pero azuzas al temor al límite de la cordura. ¿Qué más puede pasar que no haya pasado ya? Los miedos van más allá de tus fuerzas. Logras vencerlos con el carácter férreo pero siempre sobrevive alguno. Asustas al diablo. Cuando una mujer está enojada, el diablo corre por agua bendita.

¿Qué rumbo vas a tomar? No quieres leer, escribir ya no te apasiona. El ejercicio que marcó tu cuerpo ha huido de ti como huyen los que no se dan la oportunidad de conocerte guiándose por tu cara de pocos amigos. Además no sabes conservarlos.

¿Amigos dices?
Me asombra la cantidad de amigos que no tengo pero me asombra más la cantidad de amigos que aún tengo. Soy un cuerpo cansado. No lo digo yo, lo dice la que me mira todas las mañanas al levantarse. Hilos rotos. Ideas sin destino escritas en un libro imaginario. ¿Te gustaría escribir en una revista virtual? Obvio no. Si no escribo para mi menos lo hago para otros. Déjame reír un poco. Esto de la escribidera es un hobby en vías de extinción. Tranquila todo pasa. He descubierto que me gusta más hablar con Los tres huastecos que intentar escribir versos sin rima, métrica ni estilo. Textos sin alma ni calidad de escritos. En eso no soy criticable.

Les enseñé a decir "hola" a mis pericos adoptados -todo en mi ha sido antes de otros-. Todavía no logro que digan mi nombre. MaLquEridA es muy largo, quizás Chiqui lo aprendan más rápido. En eso estoy. En esas ando. De vez en cuando echo un vistazo a lo que fui. No expreso con palabras lo que nunca dejé de ser. No existe significado de aprendiz de escribidora. Y si existe tengo flojera de indagar cuál es. He llegado al punto más plano de mi existencia. Todo se ve claro. Tan claro que no veo nada. Quizás es mejor así. Vivir sin dar batalla, de todos modos no voy a salir viva de esta. Cuando muera tendrá tiempo que habré dejado de existir y nadie absolutamente se habrá dado cuenta de ello. Ni yo que al igual que en la vida seré la última en enterarse.












domingo, 23 de octubre de 2016

Huesitos cantores




Sr. Calavera



A propósito de la proximidad del Día de Muertos, el Sr. Calavera ha bajado del sitio donde aguarda todo el año a que llegue la fecha en que  pasará a adornar la ventana de la entrada de la casa.

Sus huesos están un poco ajados por el tiempo que pasa a la intemperie. El barro ha perdido color. Unos pequeños rasguños pero nada que lamentar. El sol le ha comido el color en traguitos de vida.

Es la primera vez que las cuencas vacías me hicieron estremecer. Hipnotizada por breves instantes con la mirada vacía de muerto viejo, me sentí atraída hacía un abismo.
Los vellos erizados por la extraña sensación no sentida jamás quedaron parados por un imán imaginario.
Hoy no será.
Hoy no.
No señor.

Es la primera vez que el Sr. Calavera y yo tenemos una comunicación un tanto rara.
Venciendo el temor lo tomé del mentón haciendo que no me viera más. Una cosa es que adorne la casa y otra que me asuste. Así yo no juego.

El Sr. Calavera me mareó con la vista de calaca viviente. Sus huesos chocan entre sí al mover del viento. Campanas al vuelo tocando a muerto. Tilín talán, tilín talán.

Para vencer el temor lo miro fijamente.

Mirada muerta,
boca desnuda
barrito de sol
huesos musicales
cogidos con alambre suave.
Saetas al viento
ojos negros
dime quién te quiere más.
Solitario amor.

















martes, 18 de octubre de 2016

Esa especie de suerte llamada memoria

Los recuerdos se hacen menos en esta mi memoria olvidada. Algunas personas muertas en la realidad vuelven a fallecer en sueños sin razón aparente. Estrecha de memoria los dejo pasar. La hora de soltar lastres pasó mucho tiempo ha. Mi barquito ha tomado rumbo. Despierta y dormida mi alma -si es que existe- descansa.

Desecho temores. Guardo un poco de complejos. Sin ellos pierdo mi esencia. Flagelo de tres puntas para azotar las carnes cuando la soberbia lo amerite. No es ser mi propia víctima. Es para recordar que por ellos existo según mis convicciones. Nada he de preguntar lo que nadie puede contestar. Los que se fueron no han de regresar a despejar dudas vanas. Los errores corregidos son verdades borrosas.

La cabeza semivacía no da pauta para albergar sinrazones. No pesan los pecados no cometidos ni el blondo pelo caído a mis pies.  El daño es sin reparación. Mi memoria es libre de equívocos ajenos. Cargo lo mío en el bolso de mano. Ni tanto que fuera que en él no quepa. Los enojos con la vida están en agonía. Soy feliz dentro de la propia infelicidad. (Ríete anda, hazlo por mí).
 Dalila cortó mi alborotada melena. Barrió con la escoba de bruja el sello característico. Mi sello personal fue a dar al bote de la basura. Pequeño Goliat dime a qué le temes. De quién te escondes. Alza la cara, de mi no te espantes. Soy incapaz de hacer daño a nadie.

Los limones de suyo amargo sirven también para preparar un agua refrescante. Digamos que soy un limón sin vanaglorias ni exquisitas presunciones. Sin herir el ego a veces creo conocer la razón de estar en este mundo.
¿Por qué no hablas así en la vida real?
Confórmate con que hable. No le pidas peras al olmo.

Pasajera de la vida. Tren de la discordia. Me subo en el tercer vagón. El mío es de la suerte. Quimeras llevándome por caminos desconocidos. Labios delgados partió en el tren del ayer. Legado de vida que no me corresponde heredar a nadie. Desahuciada de la alegría me cobijo bajo el manto de risas ajenas.

Escribo lo que de mí entiendo. Compleja la suerte de ser yo. Y sin embargo tres puntos suspensivos lo ameritan. Desafiando el inexpugnable cerebro todo ha cambiado.
Sorbos de aire me mantienen viva. Imberbe otoño hace cavilar la vida que va volando en las nubes de algodón profano. De vez en cuando trágate el orgullo y come un poco de humildad. Te sentará bien.

El tiempo me ha dejado en el sillón de la marmota para descansar el vuelo. Tocando tierra firme deseo que mañana sea como ayer. Porque ya lo conocí quiero vivirlo de tal forma que mis pies conozcan el camino sin ostentar heridas.
Del futuro que alguien se encargue. El destino juega a la par del que se deje. Alegoría de lágrimas sin fin.

(Cada día te entiendo menos,
yo cada día me conozco más)


Aquí me bajo.



¡Pu puuuu!
Chucu chucu chucu chucu chuchuchu.
















jueves, 13 de octubre de 2016

Pensares

El mundo se yergue sobre sus cimientos de ignominia,
veo el amanecer tapizado de muertos.
Muertos de guerra, de hambre,
de amor.

¿Alguna vez me quisiste?

El alba nos confunde con un sol esplendoroso,
Duarte se exonera a sí mismo con las manos manchadas de sangre.
La cicuta no es castigo para los traidores.
Testaferros del poder merecen morir mil veces.
Los pájaros del exterminio revolotean sobre nuestras cabezas,
han llegado las huestes del infierno a la raíz de nuestra bondad.

¿Dónde están los niños?

El diablo existe en las mentes de los poderosos,
Dios no se deja ver, no sabe qué hacer.
Mujeres claman venganza contra los golpeadores de cuerpos enfermos,
-lo maté con gotitas de amor y tres cucharadas de cianuro- 
la victoria según lo mire el cada cual.

¿Dónde  consigo un trocito de tiempo?

Abuela
quisiera ser gato para ser libre y no ir a la escuela.
Las cadenas de un sistema educacional
grilletes del martirio,
sueños de libertad.
La vida es ahora.
Saber para que no te vean la cara de tonta mijita.
¿Por qué no puedo ser libre?

Curriculum vitae de una señorita

Un poeta busca musa que haga sufrir a su personaje principal.
Me puse en contacto, estoy desempleada,
a mi poeta ya no le inspiro ni siquiera un versito fresco cortado por la mañana.
Curricula en mano me presenté muy oronda,
soy la mejor villana, bruja de mercadotecnia,
lágrima fácil,
dolor y quebrantos son mi bandera.
Sentadita de pierna cruzada espero el ring ring de mi teléfono.
Ya no queda nada.

Infortunios menguados.

El mundo sufre el paso implacable de la humanidad,
y yo
con el perdón de sus mercedes,
me desgajo la vida inquiriendo
a la impertérrita figura del espejo,
cómo hago para cumplir las ordenanzas de quién tiene mi vida en sus manos...

Otórgame la gracia de saber escribir mi epitafio
en la serena quietud del viento.
La soledad ya no existe ni en los cementerios. En la madrugada nadie espera ya por mi.

















domingo, 9 de octubre de 2016

Nunca voy a negar todo lo que de mi existe

Me frustra no entender a la gente. Me pone loca cómo es que lo que dicen no concuerda con sus acciones. Callar es mejor. Se evitan los yerros que luego como lozas caerán sobre las espaldas.

Cuando un ser querido o no muere se sensibiliza el corazón... y la lengua. Se dicen cosas que en el momento suenan fáciles. Compromisos que no se han de cumplir. La palabra queda.

Pasa el tiempo, las cosas siguen igual, volvemos a ser los mismos seres imperfectos que ante la muerte de alguien olvidamos tras las lágrimas derramadas.
Esto es lo que me frustra. Siendo espectadora no concibo el actuar de unas personas. Mi lengua viperina se afila. Quiero gritar, recordarles lo que dijeron entonces pero la maldita prudencia que trae consigo la edad me dice que debo callar. (Hablo del plano real porque lo que es el virtual hablo más que Los 3 Huastecos).

¡Ay no!

Quiero que alguien me escuche.

¿Quién? ¿Quién puede ser? Alguien que esté al tanto, que comprenda mi frustración. Para algunos será veneno lo que diga, para otros es la verdad sin adornos. (Escríbelo Flor de María).

Agggh mátenme o algo.

Encuentro a Laura. Le digo lo que me sucede. Lo platico también con Barry. Ellos dos entienden. Son el saco de mis frustraciones. Los admiro por seguir conmigo esta lucha de tratar de entender quién soy y qué carajos hago aquí.

No me dan la razón por el hecho de ser yo sino porque la tengo. Tengo la mala fortuna sin que suene petulante de tener la razón o sea siempre. Entendiéndose por siempre cuando lo digo que es casi nunca. El ¨te lo dije¨ es odioso la mera verdad.

Me tranquilizo pero aún tengo clavada la espinita de la frustración.

Busco al causante. Decido decir lo que pienso pero cuidando mis palabras. La sinceridad a veces daña. Mis palabras son dañinas por ácidas. No ocultan mis sentimientos ni quiero ocultarlos. Debo tener cuidado.

Flor venenosa. (Cuando digo lo que pienso me siento víbora).

Nos hemos alejado. No veo por lo pronto acercamiento al menos de mi parte. No concibo las formas. Sus reacciones me molestan, No lo hace como quisiera lo hiciera o más bien como sus palabras lo dicen. Además ya aprendí que si no es bueno lo que voy a decir mejor no lo digo. (De ser cierto esto me quedaría muda por toda la eternidad y lo que sigue). Amén.

Por eso creo que es mejor no decir nada, de esa forma las palabras no nos condenarán. Tampoco decepcionaremos a nadie. La decepción es un algo inexplicable. Es morir desangrado gota a gota. Ay.

El silencio hable por mi. Cada uno que lo interprete a su manera. Eso es mejor que corroborar lo que de uno se piensa.

En la búsqueda de la imposible me pregunto ¿por qué buscaste mi sonrisa y cuando la ves lo primero en que te fijas es en mi pelo?

Es apabullante pensar y en domingo eso es sacrilegio.

Si fueras perro ¿qué pensarías de alguien que te cambió por otro?








viernes, 7 de octubre de 2016

Soy amiga de un perro

Yo confieso ante ustedes oh hermanos míos que debido a la intolerancia brutal -ya estarás jabón de olor ni que perjumaras tanto- en la que estoy sumida, regreso con profunda pena y dolor -que sea menos- a los antidepresivos. En este día fueron presos de mi furia, Barry, Natalia y Laura. Soy un cerillo. Me prendo en un dos por tres. No puedo más. Digo, si puedo pero mi familia -sobretodo Natalia- serían los más afectados- y pa' qué martirizarlos con mi genio de los diablos. Ya bastante tiene con vivir conmigo. Que conste ante dios y los universos baratos que no me estoy flagelando. En verdad os digo oh hijos míos -¿qué no eran hermanos?- que duré tres semanas "limpia". Algo es algo dijo un calvo cuando le salió un pelito. Ni hablar, seguiré por este mundo caminando sobre nubes. Habrán de disculpar si he dejado por ahí algún rastro venenoso. Cuando me enojo me esmero. ¿Lo extraordinario de hoy?: conocí al novio de mi hija. Buen tipo. Lo vi a los ojos y no sudé. Platiqué poquito. Hilé varias frases sin titubear ¡Gloria al dios de Barry! No me dormí de regreso a casa ¡Aleluya hermanos! -¿no eran hijos?- le sonreí a una linda y hermosa viejecita de trenzas y delantal que desde lejos se solidarizó conmigo en ese momento. Tan linda ella. Me miraba. ¿Qué pensaría? Si mi madre viviera se parecería a ella con ese par de trenzas negras negras con hilitos de seda gris. Barry una vez más dio muestras de su amor por mi. Y para cerrar con broche de oro me hice amiga de un perro. Un esnauzer o como fregados se escriba.
A lo que sigue. Debo pensar un buen pretexto para la miss de La Bella. En las prisas por salir olvidamos la mochila. No hicimos tarea. Reflexionaré muy bien si mando una nota o dejo que Natalia resuelva ese problema. Al fin que ella como yo salimos siempre airosas de los líos en que nos metemos. Hablando de líos. Natalia ha entrado de lleno a la etapa de las groserías. ¿De dónde las aprende esa niña-esponja? Npi.

miércoles, 5 de octubre de 2016

En la suela de mis zapatos

Pudiera ser que en mi mente tercermundista guarde todavía creencias arcaicas. Resabios de una cultura de dioses de barro y alguno que otro de cerámica. Creencias obsoletas de  dioses y diablos.
Entonces...
Pensar en que los demonios expulsados en los aquelarres efectuados por mi Vecino el Asesino queden pegados en la suela de mis zapatos cuando paso por su casa es cosa de mentes primitivas -asegún yo-.
Nomás no le digo a nadie que los espíritus chocarreros se pegan a mis zapatos, igual que cuando rara vez acudo al cementerio. Las ánimas se quedan pegadas junto con la tierra, teniendo que limpiarlos muy bien antes de entrar a casa. Y no lo digo pa' que se rían. Si lo hacen, vayan a reírse de sus calzones,¡pos estos!
No es para menos que uno ande en estas elucubraciones sin sentido si se tiene como vecino un chamán. Hasta al más plantado se le harían yo-yo los calcetines.
A medianoche -no siempre- se oyen cantos lúgubres, quejidos de mujer, golpes en el piso, tambores con sonidos inquietantes, olor a perfumes raros, azotes quizás.
Entonces uno empieza a ver sombras, caras de Lucy en la ropa doblada, fantasmas convertidas en el día en cortinas. La mente es muy poderosa. Y la mía digamos que da mucho para pensar disparates
Oh....
Estuve a tres de que me diera el supiritaco cuando ayer por la mañana pasé por la casa de mi vecino. ¡Virgen del Chongo Parado, escurría sangre por debajo del zaguán! La gente pasaba sin inmutarse. Nadie decía nada. Nadie se quejó. Supongo que su mente elemental piensa lo mismo que yo: por si las moscas no vaya a ser el diablo y resulte que el señor chamán de verdad tenga superpoderes, alianzas con entes de los que prefiero no pensar en estas horas de locura y termine por convertirnos en menos que nada.
¿Por qué nadie llamó a la policía para que investigara? Npi. No hagan preguntas imposibles de contestar y menos a esta hora.
Razones para evitar pasar por ahí tengo muchas. Es camino obligado para salir de la calle. A fuerza debo pasar, no existe otra manera a no ser que sea volando. Pero pues no tengo alas. Los bultitos que están apareciendo en mi espalda son en realidad la joroba de los años acostados sobre mis pulmones.
Bueno...
Soy fácil de sugestionar por eso evito pensar en lo qué hace mi vecino dentro de su casa cuando hay ceremonias. Conjuros, sacrificio de animales -quiero creer que la sangre no es de personas- rezos y demás. Es preferible no saber. Aquí admito ser lo más ignorante posible. Mi mente subdesarrollada es susceptible en demasía a creer lo que muchos no. Alabado sea el primer mundo.
Entonces...
  Mi Vecino el Asesino y su chamana esposa son muy amables -una cosa no quita la otra- nadie dice lo contrario. Es mejor sonreír y saludar cuando tengo la mala fortuna de cruzarme en la calle con ellos. Los he visto cuando están alterados por alguna circunstancia. Pongo pies en polvorosa. Ojos que te vieron ir... Dios guarde la hora de toparme con ellos. Son el diablo.
Por eso...
cuando me entraron los celos al ver que la chamana mima a mi gato -que no es mío pero si porque vive en mi casa- no dije ni pío. Y a Calixto que como todo macho adora que le hablen bonito para caer en las redes de quién sea pues ya qué. Ni llorar es bueno. Total soy la MaLquEridA por muchos -consta en actas- incluyendo mi gato, mis perros y mis huastecos gritones.
Ai cuando amanezca
y si el dios que sea me lo permite -si es que le quedan ganas- vendré a corregir engaños y suturar frases inconexas. Etiquetar estilos y además redactar como se debe. Fin de la historia. Este cuento se acabó. la MaLquEridA dice
chau.










domingo, 2 de octubre de 2016

¿Quién dijo miedo?

Hablemos de lo poco que nos queda. El amor eterno y su final anunciado. Después de todo los asilos tienen su lado bueno, a los cuidadores los puedes mandar al carajo sin remordimientos. ¿Qué tienen las infieles en su favor que no sea el odio de la sociedad? Desde mi ventana veo brillar el sol. (Mentira, está nublado). Vi a Natalia esconderse en el rellano de las escaleras. No era ella. Fue una sombra. Compré un tratamiento de belleza que promete quitar el rictus de mi cara. Si dios hizo los domingos para descansar ¿por qué no haces caso y te quedas conmigo? Las películas oscuras de Ingmar Bergman ¿Lo escribí bien? Las fotografías no guardan olores. Si cuando nací me hubiesen hablado del karma, habría cuidado mucho mis palabras. Desde entonces todo es tan extraño. ¿Sabes el nombre completo de tus amigas? Yo no. Juanita, Maricruz y... ¡vaya! ni siquiera recuerdo el nombre de mi mejor amiga de la adolescencia.  Estoy creando distancias entre mis amigos de hoy. Mantengo los silencios como mi forma de expresión. Si Emilio y yo existiésemos en la vida real no nos habríamos conocido. Uy, nos hubiésemos perdido de mucho. Las historias de amor no son de mi agrado ni en forma de libro. Esa es la razón por la que no te leí preciosa, (mentira, si te leí). El arcoiris de Natalia tenía los colores desordenados. Hasta en la naturaleza hay un orden a seguir. Y yo color café le dibujé y no existe. Ella y yo nos amamos pero de lejitos. Si fuera escritora nuestra historia sería un trancazo. Encontré un bicho negro en el patio trasero. Le escribí una historia en mi mente. Se llamaba Remigio pero como en mis cuentos no hay finales felices no la pasé a papel. Igual lo maté porque me dio miedo picara a Natalia o a los perros o al gato o a Los Tres Huastecos. ¿Quién de los dos pondrá fin a nuestra loca historia de amor? Bien mirado soy buena persona en letras. De la vida real otro día hablamos. Te he eliminado de mi corazón -me dijo- ya no existes más. Ni que fuera gripe para curarte de mi. Existir sin ser=ser sin existir. Y aí vamos los dos. Tú prometiendo sempiterno amor y yo dejándome querer con restricciones. ¡Viva, estoy adelgazando! Los brazos, las piernas, el derriére. Blah, seré una lombriz panzona. Nada de lo que me digas será usado en tu contra. Pediría la pena capital para los infieles pero el mundo quedaría despoblado. Para seguir amando a Enrique necesito no verlo en la actualidad. Los amores platónicos ne deberían envejecer. Atavismos sustanciales. Rocinante puso cara de angustia al ver quién sería su jinete. Ya ni la televisión nos mantiene unidos. Los ejemplos de pareja y su realidad escondida. Hoy amanecí viva entre tus contactos. Es demasiado tarde para poder parar. Tienes un asiento preferente en el tren de mis quimeras escondidas. Aún espero tu carta. El misticismo de los incautos. Toque de queda. Hoy es 2 de Octubre. Si de verdad te importa lo que pasa ¿por qué no haces algo? Mis textos no son para domingo... ni para lunes ni para martes ni... y entonces no permití me tocara la cabeza. No creí su gesto de ternura. Los amantes y su vivir de sueños irrealizables. ¿Qué más da formar parte de un todo desaparecido?













Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.