Páginas

viernes, 7 de octubre de 2016

Soy amiga de un perro

Yo confieso ante ustedes oh hermanos míos que debido a la intolerancia brutal -ya estarás jabón de olor ni que perjumaras tanto- en la que estoy sumida, regreso con profunda pena y dolor -que sea menos- a los antidepresivos. En este día fueron presos de mi furia, Barry, Natalia y Laura. Soy un cerillo. Me prendo en un dos por tres. No puedo más. Digo, si puedo pero mi familia -sobretodo Natalia- serían los más afectados- y pa' qué martirizarlos con mi genio de los diablos. Ya bastante tiene con vivir conmigo. Que conste ante dios y los universos baratos que no me estoy flagelando. En verdad os digo oh hijos míos -¿qué no eran hermanos?- que duré tres semanas "limpia". Algo es algo dijo un calvo cuando le salió un pelito. Ni hablar, seguiré por este mundo caminando sobre nubes. Habrán de disculpar si he dejado por ahí algún rastro venenoso. Cuando me enojo me esmero. ¿Lo extraordinario de hoy?: conocí al novio de mi hija. Buen tipo. Lo vi a los ojos y no sudé. Platiqué poquito. Hilé varias frases sin titubear ¡Gloria al dios de Barry! No me dormí de regreso a casa ¡Aleluya hermanos! -¿no eran hijos?- le sonreí a una linda y hermosa viejecita de trenzas y delantal que desde lejos se solidarizó conmigo en ese momento. Tan linda ella. Me miraba. ¿Qué pensaría? Si mi madre viviera se parecería a ella con ese par de trenzas negras negras con hilitos de seda gris. Barry una vez más dio muestras de su amor por mi. Y para cerrar con broche de oro me hice amiga de un perro. Un esnauzer o como fregados se escriba.
A lo que sigue. Debo pensar un buen pretexto para la miss de La Bella. En las prisas por salir olvidamos la mochila. No hicimos tarea. Reflexionaré muy bien si mando una nota o dejo que Natalia resuelva ese problema. Al fin que ella como yo salimos siempre airosas de los líos en que nos metemos. Hablando de líos. Natalia ha entrado de lleno a la etapa de las groserías. ¿De dónde las aprende esa niña-esponja? Npi.

21 comentarios:

  1. Si te vas a sentir mejor así, me parece muy bien que las tomes. Pero no dejes del todo de estar "enojona", solo un poco. Me encantó tu descripción de la viejita de trenzas. También que te hayas hecho amiga de un perro. Besos, Malque.

    ResponderEliminar
  2. De vez en cuando en bueno enojarse, para desfogar uno lo que lleva dentro, ya que de los contrario la sangre se envenena. Seguro que el novio de tu hija es buena gente, y en cuanto a si te duermes en cualquier sitio, o no te duermes; no te preocupes, cada cual que haga de su capa un sayo. Y hacerte amiga de un perro me parece fenomenal. Estos animales los hay que son mejores que muchas personas. Además puedes enseñarle que le muerda al vecino, si se pone muy impertinente, sobre todo cuando se haya cargado a alguien, y la sangre corra por la calle.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  3. Te prevendrá y defenderá de tus odiosos vecinos, me refiero al perro no al novio, estos nunca se sabe lo que pueden durar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Si esto ya es bajo los efectos de los antidepresivos, no le aflojes, mana. Que son una maravilla.
    Un abrazo.
    *me retracto... Si pareces ángel en esa foto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Vete tu a saber donde escucha la nena a esas gentes groseras que solo saben expresarse con pura grosería, vas a tener que lavarles la boca con estropajo y jabón del muy fuerte...jajaja
      Besos y salud

      Eliminar
  5. Jajajjaa, Natalia ha tenido una maestra excelente.
    Seguro que obtendrá la máxima nota en groserías... jajjaja

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Muy acojonada no debes tener a la nieta cuando es capaz de decirte: " Ojalá que no se roben a mi mami abuela, porque si no me tendría que quedar a vivir contigo y eso si es feo".
    No le enseñes el comentario a la niña, no sea que repita la grosería y luego me eches a mí la culpa de malo que aprende.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Ahí está mi Malque. Oh, mi querida Malque.
    Pareces san Francisco de Asís :)
    ¡Guapa!!!
    Lo que tú creas, Malque, jajaja (eres simpática siempre, expliques lo que expliques ...), si ves que necesitas medicación, tú y tu médico sois los que tenéis que decidirlo ( no sola, eh, ten en cuenta lo que diga tu médico ...).

    Y si tú miras a los ojos del novio de tu hija y no sudas, muy buena señal. A ti la mirada no creo que se te escape ...
    Jamás de los jamases dejas rastro venenoso, ay, Malque, qué cosas dices ... al contrario ...
    Eres un regalo.

    No te preocupes, la etapa de las groserías pasa, es una etapa ...

    Un beso grandísimo de Rosa Rosita.
    Y para Bella :)

    ResponderEliminar
  8. Antes se me ha pasado por alto Malque; a mí me gustan los niños que dicen palabrotas y groserías, como diría "Harry el Sucio" me alegran el día.


    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Jajjajaaj de quién va a aprender? de la misma de la que también aprende la vida...
    ; )

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. ¿Y qué le hace una mala palabra a un niño? Mejor una grosería que un mal acto y el desahogo es aconsejable desde la infancia porque de otro modo acumulas, acumulas y cuando estallas, arde Troya y explota el vecindario.
    Me encantan tus textos, Malque.
    Un gran abrazote.

    ResponderEliminar
  11. Hola Malquerida , no te preocupes que lo más probable es que lo haya oído en la escuela en la hora del recreo , en cuanto a tú enojo no pasa nada como solemos decir en casa "una mala tarde la tiene cualquiera" eso está bien que seas amiga de un perro , eso sí no te enojé con el no vaya a ser que te muerda .
    Te deseo una feliz noche amiga mía besos de flor .

    ResponderEliminar
  12. Oh hermana, oh hija, te lo perdono todo solo porque pudiste estar tres semanas limpia. Ramén.

    ResponderEliminar

  13. Tu 'Bella' es sabia como su abu.
    Y sabe bien de quien tiene que aprender y de quien no, fijo!

    Yo una vez también tuve un amigo perro.
    Era blanco y negro.

    Un beso y un cálido abrazo!

    ;)

    ResponderEliminar
  14. Los esnáuser, son buena gente. Yo tengo uno que es una complejidad de razas: criollo con chau y chau y esnáuser. Pero quieren como si tuvieran mejor corazón que uno. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  15. has tenido suerte que sea un schnauzer y no un mastín napolitano, pues terminabas con la cara toda babeada.

    besos

    ResponderEliminar
  16. Seguro que tiene buena maestra y si te hiciste amiga de un perro, quizá sea por que no eres tan fiera.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. La Bella es tu sucesora , dentro de nada la tenemos por aquí cagándose en el Dios de los chingados??? Es eso lo que dices?? Bueno, algo similar. Tus tacos son la leche. Y si tienes que tomar antidepres tómalos, no te autoflageles.
    Besazos, guapísima

    ResponderEliminar
  18. Quédate con todas esas cosas buenas y disfruta de la compañía de quienes quieren lo mejor.
    besos

    ResponderEliminar
  19. ¿Has vuelto a las gominolas? Buehh, el mundo feliz viene bien de vez en cuando.
    La Bella tiene suerte de tenerte.
    Y nosotros de leerte, con o sin ayudita.
    Y eso es tan chido!!!

    Besos grandes, mi pendejita linda.

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje