Páginas

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Babo Alejandro



Babo Alejandro


Babo Alejandro es muy singular, no se parece a ningún otro perro. Si mal no recuerdo llegó hace como diez años. Tengo extraviada la memoria. Andaba perdido. Por su aspecto a nadie le gusta. Babo Alejandro tiene los dientes y los ojos salidos. A los niños les asusta su cara. Los adultos le tienen miedo a que los muerda. Ladra muy fuerte. Es delgado. Siempre tiene hambre. Es muy listo, avisa cuando quiere salir al baño o cuando le falta agua. 
Me cuidan entre él y Tiki.
No entiendo cómo pudo salirse de la casa. Siempre está aquí metido con el chihuahua viejo, -él es el chihuahua joven-. He compartido su foto en twitter, Mis hijos en facebook.
Es mi perro fiel y se ha perdido.

Salí a buscarlo bajo una tormenta torrencial. Estaba sola. No sé ni cómo pude ir tan lejos. Fue en vano, no lo encontré. La lluvia no ha parado ¿cómo va a encontrar el camino a casa con tanta agua cayendo del cielo?

Voy a morir de dolor y angustia. Es un perro faldero, no sabe andar en la calle. Es mi Babo y se me ha perdido. 
















Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales