Páginas

martes, 22 de abril de 2014

La mejor de las críticas

Venciendo el temor que me daba el leer uno de mis cuentos a La Bella por miedo a no captar su atención, ayer por tercer día consecutivo le he contado una de las muchas historias fantásticas salidas de mi cabeza.

Puestos los codos sobre el lugar más cómodo que ha encontrado después del regazo de su madre, Natalia espera sobre mi panza, las palabras con las que ha empezar a soñar.

Erase que se era... en su mente comienza a dibujarse el personaje del que hablo. Apolinar III una lombriz sin manos queriendo ser guitarrista. 

Presta su atención he dejado atrás el miedo a que no me entendiera algunas palabras por demás incomprensibles para ella. Atenta escucha lo que saco de un libro sin hojas.

Sigo leyendo, ojos somnolientos, frágil cuerpecillo cayendo sobre mi soñando en un mundo que ahora sé inventé para La Bella.

Temores atrás, respiración profunda, brazos de abuela arrullando una vida que es menester hacer feliz como prioridad en este mi mundo de dolores recurrentes y quejas insalvables.
Voy por buen camino, ayer se durmió casi al final, dándome sus opiniones en cada frase que se le diera la gana.
Natalia La Bella, la mejor crítica y dueña de mis cuentos ha nacido ya. 
Mis miedos como tantos otros han quedado en el pasado que no ha de volver. 
Hoy toca ser feliz.











Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales