Páginas

jueves, 17 de octubre de 2013

Ando volando bajo

Un sábado cualquiera te despiertas en la madrugada porque en tus sueños haz tenido una idea genial, de las que hace mucho no tienes porque tu cerebro ha quedado hueco. Y despiertas muy mona, te limpias las lagañas, estiras los brazos, tomas el iPad, lo enciendes y de pronto aparece una señal que te hace saltar de la cama.

¡Maldición! ¡No puede ser! ¡No no no!

Descuelgas el teléfono y no se oye nada. Línea muerta, muda, tal como te quedas al ponerte a razonar -un crimen a esa hora de la mañana- y te das cuenta, ¡Maldita maldición te han cortado el internet y el teléfono! 
¡Me lleva el demonio, no puede ser!

Sabes que has tocado fondo cuando piensas que más no pudo pasar. ¡Maldita crisis! Creías que ya no podía haber nada malo más pero si, el recibo de pago indica que el tiempo para pagar hace mucho se venció.

A esa hora las ideas no fluyen y menos pensar que hay otras personas que la están pasando peor que tú pero no razonas sólo sabes que tu vida virtual va a quedar en stand by porque no podrás escribir ni leer ni nada y eso es primordial para ti porque si, porque lo necesitas como la Flor necesita de tus palabras para sobrevivir.

Se te ocurre una idea al pasar los días, ¡Roba la señal! Y te la robas unos minutitos y escribes unos cuantos correos rápidos mal redactados a unos pocos de tus amigos y vuelves a desaparecer entre las brumas de la  vida real.

Después de todo no es importante para muchos la virtualidad pero para ti si porque es la manera que tienes para no enloquecer en la rutina diaria.

Es tu oasis particular..

Y llega el día que se salda la deuda con la telefónica y quieres devorar todo lo que no leíste pero te la tomas con calma porque miras de soslayo los blogs y todos siguen ahí hasta la sorpresa de encontrarte nuevamente a uno de tus mejores amigos y a otro que te extraña pero se resiste decírtelo para que no lo creas débil o algo así.

Y la vida sigue y vuelves a empezar como cada día como todos los días en esta vida virtual que a ti especialmente te alimenta ese espíritu loco que tienes y que necesita nutrirse con letras de otros.

Y comienzas a remontar el vuelo, la crisis sigue ahí pero tu ya tienes internet. Por muy exagerado y banal que parezca, para ti es tu vida por mucho que te digan que la vida esta acá fuera.











14 comentarios:

  1. Te extrañamos... antes no te cortaron el gas... ahí si está para llorar, ja ja!

    ResponderEliminar
  2. Pero Malque ¿quien puee vivir sin internet? !!!!!!!!!!

    Suscribo cada una de tus palabras, en serio que es una tragedia lo que te paso. Menos mal que la deuda ya fue pagada, aqui te esperamos.

    ResponderEliminar
  3. Noo, no, si quieren que me saquen la plancha, las cacerolas, lo que quieran, pero Internet no. Cómo te entiendo, a mí me entra un aburrimiento y doy vueltas por la casa jaja.
    Un beso Malque.

    ResponderEliminar
  4. Te entiendo perfectamente. Hace dos noches me dejaron sin internet y andaba por la casa como alma en pena, sin saber qué hacer.
    Bienvenida de nuevo a este mundo de locos inadaptados.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. La vida está en cada lado por donde uno ande. Uno es responsable de por donde anda , cómo y cuanto tiempo le dedica a cada cosa.
    Me gusta esta vida también!
    Me alegra que estés acá.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  6. lo importante es que los problemas se solucionan y otra vez te tenemos por aquí.
    así es la vida.

    besos.

    ResponderEliminar
  7. La reaccion que tenemos la mayoria cuando nos cortan el internet, es digna de estudio, porque podemos volvernos locos y mordernos las uñas al ver que no tenemos, desesperar porque vuelva, pero cuando vuelve... es como si jamas hubieramos estado al borde del ataque.

    Adictos no confesos, podria ser.

    Que bueno que "volviste" :)

    ResponderEliminar
  8. Sin internet no sabría que hacer.

    Soy un adicto.
    Lo confieso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Aquí uno más que no puede vivir sin Internet, :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Es cierto, de repente se encuentra uno con un montón de tiempo con el que no sabe que hacer :))
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  11. Uy pero es que somos esclavos del internet!!!

    Te extrañé!

    ResponderEliminar
  12. A menudo, perder de vista los propios horizontes, se convierte en una formula inequivoca para darles valor.
    En raras ocasiones, el que se merecen; las mas de las veces, sufren el desorden de la desproporcion.
    Sin embargo, no es juicioso juzgar los valores añadidos pues, cada cual, da valor a aquello que, para si, es importante.

    Me alegra saber que somos valiosos para ti. Aun en la mas absoluta virtualidad. Jajaja,...

    Bss.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  13. No se que sería de mi vida sin internet..... creo que me daría cuenta que hay un mundo afuera que me estoy perdiendo !!
    Me has dejado en reflexión !!

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje