martes, 30 de agosto de 2011

El buen Mr. Barry





El día que Mister Barry le pidió matrimonio a Flor de María a ella se le cayeron los calzones de la emoción, pensó que nadie querría nunca casarse con ella por el genio de los mil diablos que tiene.
Sin pensarlo dos veces dijo ¨De aquí soy¨ respondiendo de inmediato que si, no vaya a ser el diablo y Barry fuera arrepentirse.
Sin más empezaron los preparativos para casarse el 29 de agosto del año del señor.

La boda no fue la boda del año, no disfrutaron la fiesta porque... esperen no hubo fiesta porque el papá de Flor de María no quería que se casara con el buen Mister Barry, ´tonces sucede que a Flor de María se le metió en la cabeza casarse de nuevo porque... porque... porque si pero... su esposo dice que no, nel, never, nunca, jamás, que ya se casó una vez y con eso es suficiente. 

Pero...

Una negativa no detiene a Flor así que más veloz que elefante con reumas ha empezado a mover las influencias que tiene sobre algunos seres cercanos vulgo hijos y tendrá su boda... de kermesse pero boda al fin.
Su hijito la entregará y su hijita irá con su padre. El juez o sea su sobrino amado Alan los casará y su otro sobrino amado será... no sé pero algo habrá para que sea padrino. Tendrá sus anillos de celofán y su pastel de tres leches, amenizada con música de los 80´s.

Y ya.

¡¡¡ME VOY A CASAR!!!

También en este blog hay buenas noticias... y la mejor es que pasado el tiempo Flor de María y Barry siguen juntos contra los malos augurios, ¡Ah que romántico!











lunes, 29 de agosto de 2011

Addio Alejandro







Con el celular fuertemente apretado en su mano, Alejandro yacía en la banqueta a la puerta del edificio de departamentos donde vivía. Las llaves tiradas a un lado no pudieron abrir la puerta de su casa donde llegaría a descansar.
La última llamada registrada fue a Laura - su amiga- quien tuvo la difícil tarea de identificarlo. En una cama de hospital, con la cara tapada con una sábana blanca. Alejandro dejaba esta dimensión para adentrarse a otro mundo.

Armándose de valor Laura llamó a los padres del muchacho para darles la noticia. Inconsolables llegaron al hospital sin entender que era lo que había sucedido. Unas horas antes Alejandro había pasado la tarde con Laura riendo bajo la lluvia, disfrutando la mutua compañía. Haciendo planes para una vida que a unas horas lo abandonaría. La imagen sonriente de Laura quedaría grabada en sus pupilas para siempre. 

Bajo la sábana blanca el cuerpo frío de Alejandro esperaba que fueran por él. 

Cuando llegaron los padres, Laura les tuvo que decir que su hijo estaba muerto. Ella nunca podrá olvidar el grito desgarrador de la madre al enterarse de la fatal noticia. Ayudada por su esposo e hijo, la madre apenas pudo soportar el terrible dolor que da perder a alguien que era más que su hijo. La vida misma se le iba convertida en lágrimas. Nadie que no haya pasado por las mismas circunstancias sabe lo que ella sufrió, lo que sufre.

Sentados los padres y hermano junto a Laura, esperaban silenciosos las cenizas de Alejandro. Los padres no quisieron velarlo ni avisar a nadie más, solos soportaban la pérdida del hijo que los hizo reír con sus travesuras. Recordaban las tardes cuando Alejandro ensayaba con su grupo de rock-metal. Cuando jugaba con su hermano, cuando lo llevaban a la escuela. Como cuando quiso independizarse y aceptaron que él se fuera.

Un infarto fulminante acabó con la vida de Alejandro a sus treinta años.

La urna con las cenizas de su hijo le fueron entregadas a la madre quien lo acurrucó entre sus pecho. Recordó cuando nació y lo veía cerrar sus ojitos bajo el arrullo de su tierna voz. Una sombra negra pasó bajo sus ojos y la bendita inconsciencia la llevó por unos minutos a acompañar a su hijo a las puertas de la nada.
Lo mismo que desde el instante que murió Alejandro sabía lo que la vida significaría para ella... nada.

Descansa en paz Alejandro do quiera que estés. No tengas miedo a la oscuridad todo está bien. La llama que te acompañará para alumbrar tu camino está prendida.

Addio Alejandro, addio.







sábado, 27 de agosto de 2011

Guerritas







¨Declaro la guerra en contra de...¨ Con un pie pisando un círculo, niños y niñas juegan a declararle la guerra a su peor enemigo que es... Se decía el nombre de algún país, este brincaba en medio del círculo diciendo ¨Stop¨, calculando la distancia que había entre los contendientes, decía un número con el cual el ¨enemigo¨ creía que eran los pasos para llegar al declarante. Se ganara o se perdiera en la mayoría de los casos el juego terminaba entre risas y abrazos fraternos y si no se arreglaba con unos cuantos moquetes que después eran sellados con un ¨¿Amigos?¨

Esas eran las guerras entre los niños de antes. Las pistolas servían para atacar a los bandidos de nombre porque eran niños sanos de mente. Los policías eran amigables y respetados por todos. Ser policía era lo que más querían ser los pequeños para agarrar a los malos y darles su merecido. Las pistolas eran de dardos si acaso.

En mi caso nunca compré pistolas o juguetes bélicos a mis hijos, nunca me gustaron. Alguna vez sentí el cuerpo frío de una pistola y juré que en casa no abría nunca un arma.

Trato de mantener un tanto ajeno el blog a los hechos que suceden al país, no por eso me mantengo al margen,  trato de pensar en otras cosas mientras veo como se derrumba. Escribo cosas banales porque no quiero que la violencia se apropie también de mis letras. ¿Será que veo como el país agoniza cerrando los ojos a la realidad o haciendo como que no pasa nada?

Muchos se visten de blanco, pegamos carteles, decimos y despotricamos en contra de la violencia que nos rodea, ¿Será suficiente o tendremos que llegar a las armas para defender una paz que hace mucho nos abandonó y en la cual cada vez creemos menos?
¿Será que ha llegado el momento de comprar pistolas de juguete a los niños para enseñarles a matar porque no hay de otra? 


Matar o morir, ¿Ha llegado la hora de elegir? 








viernes, 26 de agosto de 2011

No pasa nada Flor de Nopal





El Ángel de la Guarda es uno de los mejores amigos que pude tener en la vida, me ha enseñado tantas cosas que enumerarlas sería ocioso. Es el amigo que siempre busqué y que ahora puedo decir orgullosa que lo tengo.

Hoy se va de vacaciones, la fuerza de la costumbre hace que ya lo empiece a extrañar antes de que se vaya. Si me pusiera a escribir el gran cariño que le tengo me pondría a llorar y a él no le gustan las lágrimas. Haré mi mayor esfuerzo tratando de conservar la sonrisa que me ayudó a sacar. Pondré en práctica todo lo que me ha enseñado. Mucho del cambio de mi carácter gruñón se lo debo a mi querido amigo.

Te quiero mucho Ángel de la Guarda, sin ti esto no será fácil pero recordaré cada palabra tuya, cada sonrisa y seré valiente como casi nunca lo soy. Y no me digas que no pasa nada porque si pasa. Has estado en los peores momentos de mi vida y me has ayudado a salir adelante. No estarás en los momentos buenos que se avecinan así que tendrás que aguantar la andanada de noticias que habrá a tu regreso.

No me rodearé de espinas como la flor de nopal para que nadie me haga daño, mostraré mi mejor cara, no dejaré que nadie mueva mi paz interior y sonreiré a cada momento.

Hasta pronto Ángel, te deseo lo mejor que la vida te pueda dar y esperaré ansiosa el momento de tu regreso. Y no, no son lágrimas lo que sale de mis ojos, son perlas que ensartaré para hacer un collar que te regalaré a  tu vuelta.








lunes, 22 de agosto de 2011

Se venden utopías





Dicen que los sueños no se venden, uno cierra los ojos para pensar en lo que tanto desea, encontrar la manera de realizarlos y cuando se logran, sonreír satisfechos por el éxito alcanzado.

Me venden una utopía por un precio risible, puede beneficiar cúrandome mi mal. Me pongo contenta porque sé que eso es imposible pero que caray ¿Acaso no puedo soñar? Las ilusiones de ser alguien ¨normal¨ vuelven a aflorar en mi alma. Me venden una medicina milagrosa para sanar. Después de acostumbrarme a estar así, de nuevo surge la esperanza lejana de estar bien.
Caigo en la idea de querer volver a estar ¨bien¨, de volver a mi vida como ¨antes¨ de ser esta que soy. ¿Y si acaso me enfermé para valorar la vida? ¿Acaso no me he dado cuenta que esta que soy es mejor que la de antes?

Me venden quimeras por un módico precio. Imagino como sería otra vez ser ¨Yo¨ sin eso que me hace diferente a los demás.

Quiero comprar quimeras, quiero creer que los sueños existen, que esta puede hacerse realidad. Ser la de antes pero con la experiencia de estos dos años. 
Me venden un sueño, pero tengo miedo que al despertar sea una pesadilla, que todo sea igual que antes, cuando era yo, cuando la MaLquEridA no existía y la única en mi era Flor de María.

Voy a comprar la quimera de una vida normal, ¿Qué puedo perder? Acaso tengo mucho que ganar al despertar un día y darme cuenta que los sueños son eso... sueños inalcanzables a mis manos temblorosas.

Placebos para una vida ¨normal¨ que ansío pero que encuentro tan lejana como esa quimera que me venden.








jueves, 18 de agosto de 2011

Eso de hacer el amor se está volviendo cotidiano






Tu y yo
Yo y tu
Qué más da.


¿Por qué
no
nos
volvemos
a
enamorar?


Tu y Yo
Yo y Tu
que más da si estamos juntos
si somos Tu y Yo
Yo y Tu
en el día
Tu y yo
en la noche
los dos
al final
solos Tu y Yo nomás.





















miércoles, 17 de agosto de 2011

El estanque






Desde que empezaron las lluvias una parvada de pajarillos se han instalado en el techo de mi casa, no sé de que familia sean pero sus pi pi pi son tan armoniosos que parece que despierto en el cielo. Me levanto, me asomo con cuidadito para no asustarlos. Están metidos en un pequeño charco que se ha formado en el techo de la zotehuela. Veo como uno mete las rosadas patitas en el agua como tentándola, después mete todo el cuerpo y empieza a revolotear para mojarse por completo. Se espulga cada tramo del plumaje sacando todo bichito que pudiera estar escondido entre sus plumas. Se vuelve a sacudir y sale del estanque para pararse en los barrotes de la protección a que el sol seque sus plumas.

Cuando todos se han bañado, empieza el piar como si se platicaran las últimas nuevas. Es maravilloso como pueden vivir la vida tan simple sin tantas complicaciones. Veo su forma tan llana de vivir la vida y me pregunto porqué no aprendo de ellos.

Terminando de bañarse, con pequeños brincos pasan de un barrote a otro sacudiendo las alas. Pían sin cesar, alegres de estar vivos.

Un ruido cualquiera hace que se asusten y vuelen por todos lados sin dirección, se acabó el espectáculo. Cierro la cortina, me voy al espejo. Veo que tengo una sonrisa en el rostro, la primera de la mañana, me doy cuenta que algo tan sencillo como ver los pajarillos bañarse, me ha hecho muy feliz.

Suspiro y lleno mi corazón de vida, empiezo el nuevo día, pero... Algo me está pasando, esa mujer que está frente al espejo no soy yo. Yo soy hosca, taciturna, enojona. No... esa no soy yo.










+Imagen tomada de google.

lunes, 15 de agosto de 2011

Florecita, Florecita dónde estás que no te veo...





¨Con esto no vas a sentir nada¨ Me dijo el hombre que sonreía invitándome un trago. De no más de veinticinco años su sonrisa me envolvía entre sus dientes blancos. 
Estiré la mano aceptando la bebida mientras sentía en el muslo, su mano acariciándome por  debajo de la mesa.

¡Ah caray!

Había aceptado ir con él a ese bar porque necesitaba una poca de acción. La vida estaba siendo muy tranquila, ir a un bar me distraería de esta vida sedentaria que llevo.

Brindamos por algo que no recuerdo. Sus ojos no se apartaban de mi, de tanto en tanto me sonreía sin quitarme la mano de la pierna poniéndome nerviosa.
Alguien entre penumbras se acercó a servirme otra bebida y brindamos de nuevo. Sentía el calor en las mejillas, la cercanía de mi acompañante, su aroma y la bebida me estaban transportando a la gloria.

Al tercer trago no pude más, me desabotoné un poco la blusa y hablé fuerte para que me oyera, -Ya no quiero más Bruno, ya estoy mareada- mientras él reía a carcajadas indicando a la sombra que me sirviera otro trago.
-Uno más Honguito- Me dijo bajo la miradas cómplices de Kiku y Barry que habían permanecido callados el tiempo en que Bruno me quiso emborrachar.
El nacimiento de Natalia lo tiene nervioso y a Kiku se le ocurrió la idea de distraerlo un poco y de paso celebraríamos su pasado cumpleaños.

Los ojos se me estaban cruzando, la lengua de trapo y el miedo a hacer una barbaridad, me hacían reír como loca, la música de Pitbull me ponía eufórica, caray yo una dama bien portada intentando moverme al ritmo de I know you want me.

Pedí a Kiku me acompañara al baño para despejarme pero la pista me mareaba y el piso se movía, pinche madre quien me manda aceptar invitaciones de chamacos pendejos que lo que quieren decir es que falta poco para que su hija nazca y está muerto de miedo y de nervios.

Vaya con él.

Ahora a ver qué hago para quitarme este malestar, tan fácil que habría sido tomar tequila y no me pasa nada pero no, aí voy, pidiendo tragos que sepasumadrequesean haciendo que se me suban las copas, mareándome desde el primer trago.

Eso si sin perder el estilo, me mareo pero no me apendejo ni se me olvida nada, así que Barry, no olvidaré lo que me dijiste, estaré esperando ansiosa el momento en lo que llega Natalia.
Yo desde ayer ando perdida entre sopores y sueños atrasados, así que si alguien me ve díganme donde estoy.

Y ya, me voy a dormir porque sigo cruda, además es lunes y los lunes ni las gallinas ponen.















sábado, 13 de agosto de 2011

El cadáver de la srita Kelly Lamar-Brown






Un escalofrío recorrió la espina dorsal de la dueña de la casa, algo le llamó la atención en el suelo, un pequeño bulto que a simple vista no se distinguía que era pero al acercarse y estirar la mano para tocarlo, se estremeció. El cadáver de la señorita Kelly Lamar-Brown estaba al pie de la escalera. Su pequeño cuerpo adolescente había quedado aplastado, ¿Bajo el pie de quien? Nadie lo sabría, el asesinato de la señorita  Lamar quedaría en la incógnita como tantos otros que aparecen muertos y nadie se pregunta como es que fallecieron.

Tenía las piernas largas y estilizadas, el cuerpo delgado apenas iba tomando forma. Era una adolescente.

Se había instalado hace unos días, llegó huyendo de las lluvias torrenciales de las últimas semanas. La sábila donde vivía junto a su madre y sus tías, había sido arrastrada por el chorro de agua que caía de la canaleta del baño haciendo que todas huyeran en desbandada. Su madre le había advertido alguna vez que no se acercara a la puerta de la cocina, mucho menos que entrara a la casa, sería un suicidio le había dicho la mamá quien arrastrada por la lluvia se había perdido en el desagüe del lavadero.

Sola, agarrándose de una rama de helecho, había salvado la vida cuando esta se atoró en la coladera. Haciendo grandes esfuerzos se había arrastrado debajo de la lavadora, esperando que la tormenta pasara. Un hecho fortuito hizo que sacando fuerzas de donde ya no había, había logrado introducirse a la casa cuando la señora abrió la puerta para sacar a los perros al baño, la señorita Kelly, se metió escalando la puertita de los chihuahuas con mucho tiento, buscando la sombras, pasando desapercibida a la vista miope de la dueña.

Se escondió tras el refrigerador toda la noche, sin moverse, respirando apenas para que las hormigas que también huían de la inundación no repararan en ella.
Cuando sintió que todo estaba en calma, exploró los alrededores, tardó un poco debido a que una pata trasera se le había roto.
Recorrió toda la cocina, arrastrando la pata, dejando rastro de un líquido viscoso. Pasó por el baño de visitas hasta llegar a las escaleras que le parecieron enormes pero algo a la mitad de ellas le decía que ahí podría esconderse por un tiempo.

Un macetón con una sábila y un venado de sonrisa infantil le servirían para tejer la telaraña donde viviría hasta reponerse de la pata rota, si, la señorita Kelly Lamar-Brown era una araña patona adolescente.

Le llevó toda la noche subir los cinco escalones que serían su destino. Descansó un poco mientras chupaba agua de la sábila, comiendo pequeños insectos que salían de las espadas, planta cercana que tenía infinidad de ramas tocando el techo.
Recuperada, empezó a tejer con hilos de seda una hermosa telaraña que al amanecer estaba ya dándole cobijo. Se tendió a dormir exhausta, pero tenía al menos refugio por un tiempo.

Así fue como la dueña de la casa la encontró, pasando la jerga por el escalón movió la maceta haciendo que la telaraña de la srita. Lamar se rompiera con un chasquido, esta corriera a esconderse debajo de la panza del venado de sonrisa infantil. Asustada, apuntaba las patas delanteras para atacar en caso de que el enemigo  se le acercara.
La dueña no hizo nada, siguió limpiando sin buscar a la señorita Kelly. Antes de correr asustada, la dueña alcanzó a ver el cuerpo diminuto, supuso que era una araña joven que empezaba a vivir, no sería ella la que terminara con su existencia.

Pasaron los días, la señorita Lamar-Brown aprovechó para sanar y comer uno que otro mosco que pasaba distraído quedando atrapado en la sutil telaraña mientras ella tejía rápidamente el saco donde moriría el mosquito intrépido.

Empezó a agarrar fuerzas, por la noche al recordar a su madre, las lágrimas le escurrían formando unas pequeñas perlas cristalinas que danzaban al compás del viento que se colaba por el techo de las escaleras.

Una noche oscura salió a explorar el mundo, le había llamado la atención una extraña planta ubicada en un mueble alto, en la esquina de su escondite -Un día iré hasta lo más alto, puede que ahí esté mi madre- Pensaba sin quitarse esa idea de la cabeza de pelos rubios.

Así emprendió la aventura, poniendo en una pequeña maleta lo necesario, salió camino a la planta extraña pero algo o alguien le impediría llegar a su destino.
En la noche, con las luces apagadas, nadie se fija donde pisa, y la señorita Lamar sin saber de donde, le llegó por encima la enorme planta del pie de un humano que bajaba por un vaso de agua para aplacar el calor sofocante.

Murió aplastada igual que su sueño por encontrar a su madre.

Despatarrada, con el cuerpo plano y sin vida, la encontró la dueña de la casa, quiso agarrarla pero le dio escalofríos, tomó una servilleta y con un palillo la empujó hasta ponerla en el centro del blanco papel. Hizo un pequeño envoltorio, la depositó en la maceta donde meses antes había sido enterrado Jason Enrique, el bienamado pez beta de la dueña.

Si en algún lado podría encontrarse contenta la arañita -pensó la dueña- será en el jardín donde vivía, por lo menos su espíritu vagaría montada en las aletas de Jason Enrique que la llevaría a donde quisiera bajo sus glu glu alegres, olvidando la lluvia, que un mal día separó a madre e hija. Sobre las aletas del pez beta recorrería el jardín en busca de su madre, tal vez algún día la encontraría, tal vez.











+Iamgen tomada de google.

viernes, 12 de agosto de 2011

Aunque no te pueda ver






No me gusta el caldo de pollo, siento que es para enfermos, pero en ocasiones hace falta. Ayer fue la ocasión en que pekeñita me dio un plato repleto de caldo de pollo para mi alma.
No... no lloré, me sentí muy bien, no siempre son cosas malas lo que me pasan, últimamente puras cosas buenas me suceden. Agradezco mucho que peke me dedicara esta canción porque me doy cuenta que mis palabras no destilan puras tristezas y enojos también hacen bien.

No pude insertar el video, así que pongo la letra de la melodía que es lo más importante. La canta Alex Ubago.

Si ayer tuviste un día gris, tranquila
yo haré canciones para ver
si así consigo hacerte sonreír.

Si lo que quieres es huir, camina
yo haré canciones para ver
si así consigo fuerza pa´ vivir.

No tengo más motivos para darte
que este miedo que me da
el no volver a verte nunca más.

Creo ver la lluvia caer
en mi ventana te veo pero no está lloviendo
no es más que un reflejo de mi pensamiento,
hoy te echo de menos.

Yo solo quiero hacerte saber
amiga estés donde estés
que si te falta el aliento yo te lo daré,
y si te sientes sola, háblame,
que te estaré escuchando aunque no te pueda ver...
aunque no te pueda ver.

De tantas cosas que perdí
diría que solo guardo lo que fue
mágico tiempo que nació en abril
miradas tristes sobre mi se anidan
y se hacen parte de mi ser
y ahora siempre llueve porque estoy sin ti.

No tengo más motivos para darte
que esta fría soledad,
que necesito darte tantas cosas más.

Creo ver la lluvia caer
en mi ventana te veo pero no está lloviendo
no es más que un reflejo de mi pensamiento
hoy te echo de menos.

Yo solo quiero hacer saber
amiga estés donde estés que si te falta el aliento
yo te lo daré...

Gracias pekeñita, hoy sonrío más que ayer y menos que mañana gracias a ti.









miércoles, 10 de agosto de 2011

Que poca madre







En San Luis Río Colorado, Sonora, México, el tipejo que ocupa el cargo de alcalde Manuel Baldenebro inició una campaña para que cada persona que lleve un perro callejero le condonen impuestos prediales o del agua a doscientos pesos por cada perro que será sacrificado aunque digan que su muerte será sin dolor. ¿Cómo saben que no les dolerá? 

Para que no se vea como cacería, el alcalde acepta solo un perro por casa. Así que si usted vive en San Luis Río Colorado y hay muchos perros por su colonia, puede cazar a uno y le darán doscientos pesos por la vida de ese perro que lleva arrastrando con una soga.

Es inhumano, es una vergüenza y lo es más para las personas que han llevado a los perros para que les den el descuento, 17 000 según cifras que manejan ¿Cómo pueden comer sabiendo que eso que se están llevando a la boca se compró con la vida de un pobre animal? La sobrepoblación de perros callejeros se ha convertido en un problema de salud pública y el alcalde tomó esta medida para acabar con el problema. Muerto el perro se acabó la rabia, nunca mejor dicho el refrán, que vergüenza.

No me cabe en la cabeza que alguien pueda ser tan desgraciado para llevar a un perro a la muerte segura y además que den una recompensa por eso, me parece inconcebible.
No soy activista, no soy quien para juzgar pero es tener poca madre lo que hacen. Primero el echarlos a la calle, si no pueden mantenerlos para qué hacerse de una mascota.
Después cazarlos para obtener un descuento, me enoja saber que estemos llegando a tal grado de deshumanización que seamos capaces de llevar perros al sacrificio por dinero. No me sobra el dinero, pero no creo que aún estando muy necesitada llevaría a mis perros ¿No piensa la gente que ellos también sufren? ¿Qué les pasa?

Admito que cuando era joven maltraté a mis mascotas, y me avergüenzo de ello pero ahora trato de enmendar los errores viendo por los perritos que andan en la calle. No por todos pero si por los que se cruzan en mi camino.

Hay formas de hacer las cosas y esta no me parece la más adecuada más bien me indigna y me provoca tristeza saber que estamos en decadencia.
Yo sufro hasta por mis mascotas virtuales cuando no les doy de comer. A los perritos de la calle les doy algo cuando se me acercan  porque no puedo llevarlos a mi casa, no los maltrato, no les hago daño entonces por qué la gente no piensa un poquito en ellos, por qué no piensa que son seres que sufren y que les duele el abandono al que los han confinado.

¿Qué sigue?












martes, 9 de agosto de 2011

LaU






Con un vestido café ceñido al delgado cuerpo, botas del mismo color y el pelo recogido haciendo resaltar sus enormes ojos, cámara en mano y la inseparable grabadora, LaU estaba lista para la entrevista que había  esperado siempre: Leo Messi, jugador argentino ganador de todos los trofeos habidos y por haber. Estrella  del Barcelona, (Catalogado el mejor equipo del mundo) vendría a México y ella lo entrevistaría. Sabido es por la  gente que la conoce que Lio Messi es su amor platónico.

Nerviosa, esperando que el amor de su vida llegara, LaU inquieta se movía de un lado a otro. Los nervios hacían presa de ella. Eran las dos de la tarde, hora en la que Messi llegaría a la reunión con los medios. Una voz a través del aparato de sonido anunció que ya estaba en el país, lo trasladaron en helicóptero pero... se mareó, así que tuvieron que posponer la entrevista en tanto se reponía. El partido anunciado ¨Los amigos de Messi¨ que se realizaría en el estadio azul de la capital mexicana se efectuaría después de la entrevista pero debido al malestar del jugador se pospuso hasta el fin del juego.

LaU estaba un poco decepcionada, las preguntas que había pensado desde que supo que estaría frente al jugador revoloteaban en su mente esperando el momento propicio para salir de sus labios. 
Martín Palermo, Mauro Camoranesi, Dunga, Romario, Diego Lugano, Edgar Davids, Pablo Quattrocchi, Raúl Gutiérrez y Jorge Campos fueron los jugadores a los que ella tuvo a primera vista, casi nada así que mientras Messi llegaba LaU tuvo en qué entretenerse.

Lleno total en el estadio azul, Messi  saludaba al público haciendo sus jugadas, pero el show se lo llevó Jorge Campos, ex-portero de la selección mexicana a quien le gritaban ¨Puto¨ cada que sus manos tocaban el balón, haciendo señas él les devolvía el saludo entre las risas del público.

Terminado el partido, LaU ansiosa esperaba, grabadora en mano a Messi quien nunca llegó, dejando a la prensa con un palmo de narices.
¿Qué fue lo que pasó realmente con él? Nadie lo sabe pero la decepción causada entre los reporteros fue grande, parece que se instaló en su papel de diva y dijo ¡No! a las entrevistas decepcionando a la prensa quienes estuvieron desde temprano para llevarse las mejores fotos y respuestas del jugador.

Así fue como terminó la entrevista soñada de LaU a quien eso no la amilana y sigue pendiente de los jugadores esperando que el día de la entrevista soñada llegue.

Hoy es cumpleaños de LaU, y quiero decirle que si la entrevista soñada no llega, el que trabaje en la carrera que estudió es un sueño realizado, que estoy muy orgullosa de ella. Que nada en el mundo es más importante que ella misma. Si se ve en el espejo lo realmente hermosa y buena que es en todos los aspectos esa tristeza que tiene de manera permanente se borrará cuando se descubra a si misma.

Te amo chorrocientos mil millones, Kiku, eres el sol de mi vida y si Messi no te dio la entrevista, yo si sé quien puede dártela...¡Yo!, algo es algo no?













lunes, 8 de agosto de 2011

Me lo dijo la prima de una amiga







Dice la prima de mi amiga que el viernes que estaba muy aburrida esperando que llegara su familia, encendió la televisión para distraerse un poco, pero no había nada digno de ver. El Ensayo sobre la ceguera ya le aburrió y decidió ver la televisión cosa extraña en ella porque no ve tele a menos que salga su cantante predilecto o sea nunca.

Empezó a cambiar y cambiar de canal hasta que llegó a uno de una pareja muy pobre porque no tenían ni que ponerse, andaban desnudos (Me acordé de alguien que decía así en sus chistes).
Quiso cambiar de canal pero algo le llamó la atención, la señora o lo que fuera le dolía algo porque se quejaba muy fuerte: ¨Oh yes yes yes¨ ¨Oh my godness¨  ¨Yes yes yes¨  Decía mientras el hombre sudaba y sudaba haciéndole algo que no alcanzaba a ver ¨Oh lord¨ decía, supongo que creía morir porque nombraba a dios.

La tipa tenía unas botas negras que le llegaban arriba de la rodilla, era todo lo que vestía, el tipo sudando a mares y con una cara lujuriosa que al auscultar a la mujer le ponía los ojos en blanco. La ponía hincada, parada, sentada, arriba, abajo, posiciones que en la vida imaginé-dijo la prima de mi amiga- Yo menos contesté.
La mujer enterraba las uñas en la espalda del tipo mientras él no le quitaba la vista de encima y sus manos buscaban algo en los pezones de la mujer cosa que nunca encontró porque lo hizo muy seguido, ella seguía con sus gemidos incansables. ¨Yes yes yes¨ ¨Fuck me¨ le decía o algo así entendí, no sé que quiera decir eso dios mío.

Me quedé muy intrigada, digo perdón la prima de mi amiga quiso saber porque se quejaba tanto la dama, y se vio entonces como el hombre le estaba metiendo algo a la mujer quien sonriente agradecía tal hecho.
Pero lo que no entendí-digo entendió- es que se veía en sus caras que estaban a punto de explotar, entonces el tipo ponía a la mujer en otra posición y empezaban de nuevo los jadeos y los gemidos de la tipa, hasta que casi tocaban la punta del cielo y el tipo vuelta a empezar. ¿En verdad se puede eso? ¿Llegar a la cima y en el momento de gritar, detenerse y volver a empezar, infinidad de veces? -No sé respondí- No sabía que se podía hacer todo eso, me quedé en cuando ella arriba o  abajo según el que se cansara primero.Y yo que no tengo a quien preguntar chingao porque mi familia todavía no llega.

Lo que voy hacer es investigar bien en el canal que me dijo mi prima, ¿O era mi amiga?










sábado, 6 de agosto de 2011

Nunc insanus dicere

.




Dicen que estoy loca

porque me río en el espejo
y hablo con las sombras
Porque nadie sabe que ahí habita
la razón de mi demencia.

Yo si sé por qué me juzgan loca,
porque navego entre brumas, una poca de prudencia
y un hato de locura.

Porque hago de mi mente
el rincón de mis desdichas
y el afán de mi cordura.

Porque sonrío con mis demonios
y me burlo de la muerte
Porque estando loca
soy más feliz que muchos cuerdos.

Nadie en su sano juicio
puede tener
tres tesoros,
un amante, un rey y un ejército de pescados...

Yo si
dicen que nadie en su sano juicio...














*Imagen tomada de google.

viernes, 5 de agosto de 2011

Lo incomprensible de mi sonrisa






En ocasiones, cuando me cansan los libros de historias imaginarias, releo los textos que he escrito en el blog. Muchas de ellos son tan tristes que al volverlos a leer se me hace un nudo en la garganta, mi vida ha sido tan triste que me pregunto por qué a pesar de todo sonrío en las mañanas al abrir los ojos. 

Siento el impulso de borrar todas esas vivencias que me han partido el alma pero si lo hago la mayor parte de mi vida quedaría en el olvido. Mis nietos no sabrán muchas cosas que son importantes. La intención de escribir aquí fue soltar el lastre que no me dejaba vivir. Escribirme a mi -a Flor de María- como a pesar de estar malherida y llorosa me pude levantar, eso es lo que quiero que sepan, que a pesar de todo hasta de mi misma me pude reír.

Y sigo sonriendo evitando dar click a las historias tristes porque son lo que me hacen ser lo que soy, una señora con la sonrisa espontánea a pesar de todo... a pesar de mi.














martes, 2 de agosto de 2011

Buscando el lado bueno y eliminando obstáculos







Cuando el neurólogo dijo que podía caerme sin motivo aparente no pensé que eso sucediera tan rápido, desde entonces me he caído tres veces, yo que soy muy precavida, me he caído tres veces. Ni siquiera tengo reflejos, la pared de la escalera estuvo a un tris de estrellarse en mi cabeza, afortunadamente la maceta me salvó, no metí las manos a pesar que la pared se acercó peligrosamente a una velocidad impresionante a mi cabeza.

Los escalones se hacen más altos de lo normal, debo traer zapatos de bota para que mis pies no se enchuequen,. Le he dicho a Barry que ponga el baño abajo para librar las escaleras, pero eso haría que casi no hiciera ejercicio.

Ayer tratando de saltar la puertita de los chihuahuas me fui a estrellar contra el suelo, haciendo que mi cabeza se diera tal jalón que perdí varias ideas.
Rodillas raspadas, moretones y el cuello adolorido es lo que me dejó el golpe de ayer. Mi santa familia quitará la puertita para que no me vuelva a caer, son ya tres veces que azoto en el mismo lugar. Yo que decía que el suelo no se hizo para mi, me ha recibido tres veces seguidas.

Mi Ángel dice que debo buscarle el lado bueno a las cosas malas que me suceden pero imagino que con el madrazo de ayer se perdió en el agua que no sé de donde salió e hizo que mojara mi ropa.

Y aquí estoy contando mis cuitas para que el golpe duela menos o quizá para encontrar el lado bueno que se me perdió, Barry dice que ni lastimada dejo de escribir, puede que ese sea el lado bueno del madrazo que me di, todavía tengo ánimos para escribir. En tanto seguiré lamiendo mis heridas esperando el momento de volver a levantarme. 















Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.