Páginas

jueves, 15 de septiembre de 2011

¡Shu shu torito shu shu!




Los pies calzados con unas sandalias blancas se atascaron en una plasta verde viscosa. ¨No mames mames¨ fue lo que salió de mi cándida boca. Había metido el pie en las heces verdes de una vaca que me miraba con ojos gachos.
Me hice para atrás sacando el pie de semejante cosa pero... metí el otro pie en otra plasta viscosa, ¡Me lleva la chingada!

¡Pinche madre, ¿Pues a donde nos trajiste pinche guía? Digo... este, ¿Señor don guía donde estamos?

¿Cómo es que yo siendo tan mamona había accedido a ir a ese bosque tan verde, tan limpio, tan lleno de pájaros que parecía que conversaban?

-Me voy a enfermar con este aire tan puro- le dije a mi hija. -No estoy acostumbrada al aire limpio del bosque- mientras veía como unos pájaros negros revoloteaban sobre nosotras.







-Es un buitre- dijo el guía - Se come la carroña.
-¡Mta madre! espero no ser pasto de él- dije levantando la mirada tras haberme limpiado con la hierba las sandalias tan blancas que para ese entonces tenían un color verdoso. De pronto sin  saber de donde un toro estaba frente a mi ¡¡¡Mamá, ayúdame doquiera que estés, acuérdate de las pocas veces que te obedecí por favor y sálvame mamita!!!



¡Gulp! Un toro del tamaño del mundo estaba frente a mi. ¡Gulp y más gulp! Este... emmm... señor guía puede decirle al torito que me dé permiso por favor?
No quiero decir por respeto hacia mi persona que el méndigo señor guía estaba muerto de la risa.

Sabiendo que no me iba a ayudar decidí hacer frente a semejante burel, me armé de valor, respirando hondo, le dije, ¿Torito me das permiso por favor? Se me quedó viendo así como diciendo -Pinche vieja- y siguió estorbando mi camino.

Mmmmm, como sabía que no se iba a quitar pasé frente de él sintiendo que los calzones se me hacían yo-yo, que bueno que llevaba pantalón porque sino vaya espectá-culo que hubiera dado.
Seguimos caminando cuidándonos que el toro no nos fuera a coger por detrás sin ver que... ¡¡¡Si!!! volví a meter la pata en esa plasta verde.
Parece ser que el sitio donde estábamos era un aparcadero de vacas o no sé como se diga pero había un madral. Pinche señor don guía que no sé donde madres nos metió. Seguro nos quiso llevar a algún lugar familiar porque encontramos a dos becerros que estaban de mamones, había llegado la hora de comer.




Caminábamos por entre la maleza, hasta me sentía en una aventura, e iba imaginando que pasaría si esto o aquello. Por si las moscas buscaba un rastro de civilización que encontré en una cerca que estaba un poco lejos pero me serviría por si nos perdíamos. Tampoco le perdí la pista a unas mangueras que servían de guía por si acaso. De cualquier forma el guía dijo que nunca se le había perdido nadie.

Los buitres encima de nosotros formando círculos me daban mala espina.

Seguimos avanzando cuando nos encontramos a dos tiernos becerritos que estaban perdidos. nosotras gente fina de ciudad no sabemos como lidiar con semejantes animalitos, así que les decíamos: Allá está tu mamá vaquita ve con ella, anda. Vano decir que los becerros se nos quedaban viendo como diciendo -Pinches viejas locas- y no avanzaban, nomás nos veían con ojitos pendejos.






El tipo guía esperaba a que termináramos de conversar con las vaquillas, yo creo que nunca lo había sido de personajes tan singulares como nosotras.
Seguimos avanzando, seguí metiendo mis piececitos en heces fecales. Vimos un río tan cristalino como nunca había visto uno en la vida, en el que me quedé maravillado viendo su cauce mientras el tipo nos enseñaba en donde nacía -el río no el tipo- según él.





De regreso encontramos otro toro enorme,  yo me dije a mi misma: ¨Ten cuidado porque esté si te puede coger, se le ve la cara de cogelón¨
Cuando el señor don guía le tocó la nariz al torito me dijo que hiciera lo mismo, obvio que no lo hice no vaya ser el diablo.




Ya de regreso el camino fue más rápido, sorteando hojas comidas por gusanos, con hoyos tan enormes donde cabía mi dedo meñique, y el tipo diciendo que no había gusanos ahí, ¿´tonces esos hoyos que son pendejo? digo señor don guía.

Cualquiera que me conoce sabe que los gusanos son mi máximo temor en la tierra.

Y ya.

Luego les cuento de las hadas que vi.







35 comentarios:

  1. Suele pasar que las primeras salidas a conocer a doña Madre Naturaleza no siempre son del todo agradables. O por lo menos hay un factor de riesgo. Pero bueno, eso también forma parte de las vivencias de uno =P Estoy seguro que, con el tiempo, podrías llegar a acostumbrarte. Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Por Dios bendito, Malque, ese día sí que tuviste contacto con la naturaleza, jajaja. Se dice que pisar la m. trae buena suerte, así que ese día sí que fuiste afortunada. Los toros peligrosos son los toros bravos, los de torear, pero la mayoría no son para temerlos, aunque mejor es mantenerse a distancia, jeje. Pero seguro que estar en todo aquello te resultó gratificante, y esa imagen que pusiste de la luz del sol entre las copas de los árboles es preciosa. Besos.

    ResponderEliminar
  3. La Madre Naturaleza tiene sus cosas, pero es siempre mejor que la jungla de cemento. Perdón por los truismos.
    Un beso.
    HD

    PD: Siempre me divierte la confusión que se genera en todos los que vivimos en Argentinas cuando leemos "coger". El título era MUY fuerte, pensé lo peor, jejeje.

    ResponderEliminar
  4. Yo prefiero cualquier cosa que la ruidosa y peligrosa cuidad. Sera porque luego de una vida entre autos una se aburre, la naturaleza es bien bonita solo que muchos no estamos acostumbrados.
    Un saludo malque. :)

    ResponderEliminar
  5. jajajaja Tus sandalias blancas eran un detector de plastas de vaca...jajaja
    Mira que si te llega a coger el toro, menudo drama, te hubieran tenido que dar un montón de puntos...jajaja
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  6. Que envidia, -de la buena- yo tiene años que no salgo a un paseo así, una de las últimas veces que salí fue al bosque de las Lagunas de Zempoala

    ResponderEliminar
  7. Ah que envidia, a mi me gusta mucho esa de la convivencia con la biodiversidad aunque en el metro de esta ciudad es como lo mismo jajajaja hay de todo hay de todo.

    Saludazo

    ResponderEliminar
  8. Qué lindo paseo!!! Y IAC con los gusanos!
    Quiero saber sobre las hadas!!!
    Me encanta tu blog :)

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  9. Querida Flor:
    Me hiciste morir de la risa! Encima me siento totalmente identificada con tus penurias! Me gusta la Naturaleza, pero muchas veces creo que yo no le gusto a ella... :(
    Espero la continuación con las hadas!!!
    Besos desde Buenos Aires, amiga linda!

    ResponderEliminar
  10. AW, ♥gusanos♥

    Qué padre paseo, leyéndote puedo saborearlo también.

    =)

    ResponderEliminar
  11. jajaja q divertido, justo llego de mis clases, 5 horas en un laboratorio ¡parado! te leo y me siento más cansado por tu travesía XD

    Le hubieras tomado una foto al pendejo.. ups! diré al guía ^^

    ResponderEliminar
  12. Pero... ¿estuviste de excursión, o en un cuento de hadas...?

    ResponderEliminar
  13. jajaj Señora bonita a la otra que salga de paseo por el mundo de los mortales no salga tan nice y arregladita ya sabemos que es toda una Diva ..pero dee vez en cuando es bueno usar tenis.. aunque se pierda el estilo..

    ResponderEliminar
  14. Qué sinvergüenza, con tanta palabrota y enfermándote con el aire puro... De eso no se enferma! Qué pensarán las hadas de este post!? Mmmm... (:

    ResponderEliminar
  15. jajajajajajaja demasiado aire limpio??? ayyy Malque pues a donde se fueron a meter??? pobre de ti y tus sandalias blanquísimas!!!

    ResponderEliminar
  16. Te felicito, MALQUE, `POR TU DÍA DEDICADO AL CONTACTO CON LA NATURALEZA EN TODO SUS SENTIDOS, JE JE JE.

    BESOS.

    ResponderEliminar
  17. Hola Malque!!! Ya ves que una excursión y el contacto con la madre naturaleza es bien divertido. Pero... yo que tú hubiera comprado lotería pues por estas tierras dicen que pisar una "mierda" da suerte y de inmediato hay que comprar... chica!!! para la próxima ya sabes!!!! compra que si toca ... bendito alegrón!!!
    Por cierto... expectante me tienes con las hadas... con lo que a mi me gustan!!!! BESITOS Y SALUDITOS DESDE ESPAÑA.

    ResponderEliminar
  18. Realmente parapelos, escalofriante historia, pero que bueno que viviste para contarlo...Muchas bendiciones un placer estar aqui.

    ResponderEliminar
  19. Realmente parapelos, escalofriante historia, pero que bueno que viviste para contarlo...Muchas bendiciones un placer estar aqui.

    ResponderEliminar
  20. si el aire limpio es lindo, bueno es q en México tambien no es muy popular su limpio cielo (jajaja, por lo menos el de DF)
    yo tenia una foto con un toro, grandazo, son lindos pero dan miedito :O

    ResponderEliminar
  21. Vine a dejarte un beso solamente.

    Y deja de andar insultando animales o me enojo.

    Kiss

    ResponderEliminar
  22. Me encantaron esos pintorescos pensamientos dedicados al pinche guia.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. eso es cierto; los buitres, gallinazos, cóndores, quebrantahuesos y demás avecillas, tan simpáticas ellas, cuando sobrevuelan sobre un grupo de personas, es porque están especulando sobre su posible almuerzo, je.
    ha sido un relato muy divertido, besos.

    ResponderEliminar
  24. se ve que estuvo interesante tu salida jejejeje pobre guia ya nada mas tenia que agacharse para que no le cayeran los golpes jajajaja saludos!

    ResponderEliminar
  25. No hay nada mejor que una visita a un área verde, respirando aire puro, y caminando, explorando, acampando. Sí, todo lo anterior es genial, incluso si uno acaba pisando caca de algún animal. De todos modos, son más limpios que nosotros, los humanos.

    Buena excursión. Y relato.

    ResponderEliminar
  26. Ora si me tenias doblandome de la risa! XD

    Tira esas chanclas a la basura pero ya!

    ResponderEliminar
  27. Jajaa si que tuuviste un hermos dia de relax!
    jajaa
    No era Toro salvaje ? pues porque si era el , si que me tiro encima y que me clave sus .. bueno y como te vas de sandalias , mi niña? Y blancas encima? Ahh no nooo, que poca clase de aventura tienes ! :P acuérdate para la próxima !
    ( si es que hay próxima , porque a ti te pasan todas! :)
    )
    jajaa
    Bss

    ResponderEliminar
  28. te la pasas viajando malque!

    :D diviertete mucho

    ahora nos cuentas de las hadas

    ResponderEliminar
  29. Querida Flon,

    Que chidilla aventurilla, me gustaria estar entre HARTAS vacas!, pero te estas haciendo muy groserilla pilla eh! :D

    Alguna vez te has dejado lamer la mano por una vaca moquienta?, ademas de grande y rosada la tiene MUY raposa...luego te digo que delicias se puede hacer con esas lenguotas!.... mejor te digo de un vez
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    pd tacos de lengua, jaja!, con harta cebolla, cilantro y una buena salsa, saben retedeliciosos, mmmmmmm ya hasta se me antojaron unos takechis de lengua, ubre y maciza y un consomecito caliente :D

    Los de machitos bien dorados son SUPER DELICIOSOS.

    Felices tacos, chaus!

    ResponderEliminar
  30. Eeeso, Valiente Amigochiiiiisima!
    Ya estás lista para visitarme... jejeje...

    ResponderEliminar
  31. Excelente tour malque. Aunque dejame decirte que en la selva no hay vacas, ni toros.
    Muy bien que te reencuentres con la naturaleza y que pendejees al guia, pos este!
    Saludos...

    ResponderEliminar
  32. Hace mucho tiempo que no veo vacas ni toros, recuerdo que en mi niñez se podían ver todavía vacas pastando cerca de mi casa... hoy todo está diferente, solo se puede ver automóviles :(

    Saludos querida amiga.

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje